30 sep. 2010

"Son lo más sano que tiene el fútbol".


"...pienso en el camino inverso, en aquellas piezas que necesitan de la protección y guía aunque se asocian con el fin de accionar contra su propio funcionamiento"

El fusible de un sistema es justamente eso, la vía de escape a ese defecto en el funcionamiento, es responder ante una cuestión previsible o no, es el dispositivo que actúa en el momento justo para salvaguardar las piezas importantes del mecanismo que impulsa todo, protección, esa es su principal función, la de abrazar absolutamente todo ante el primer error o aviso del mismo, estar allí para detener el funcionamiento de esa costosa estructura que necesita de “ese” click que interrumpa el avance hacia un desenlace de consecuencias irreparables.

Pienso en el camino inverso, en aquellas piezas que necesitan de la proteccióny guía aunque se asocian con el fin de accionar contra su propio funcionamiento, complot, asociación ilícita, “cama”, esta última variante de la corporación a la que hago referencia se adapta mejor si la idea es hablar de los fusibles en el fútbol, por que los hay, entrenadores por ejemplo, esa “raza” es una de las profesiones que se ubican en la parte más delgada de la cuerda siempre, y los manejadores –managers- que en estos tiempos optan por decir adiós cuando los resultados no se encadenan, esto casi a manera de consecuencia lógica transformándose en un efecto tácitamente implícito.

Es muy feo, huele mal, pero todos sabemos que es posible, esa lesión que aparece de repente y se extiende más de la cuenta en el jugador clave es un fija y a tantos entrenadores le ocurrió, la rebelión de los del banco por ser aquellos que siempre se sienten mejores de los que están adentro solo hasta que están adentro y dejan de serlo, después se escalonan el “sobre entrenamiento” y allí siempre aparece la figura de Bielsa, la falta de diálogo entre los jugadores y el cuerpo técnico, la mentira de los entrenadores hacia los jugadores, la exigencias “desmedidas” de los profes y tantas otras que quienes hacen llamarse “lo más sano que tiene el fútbol” –los jugadores- adoptan como “modus operandi” a la hora de bajarle el pulgar a aquel entrenador “poco conveniente”sabiendose dueños de la formula perfecta para sabotear la perfomance de todo grupo en la competencia.

Ah… me faltaba algo, “lo más sano que tiene el fútbol”, el jugador, mas de una vez es consultado por los dirigentes –que no son lo más sano que tiene el fútbol- a la hora de contratar a quién reemplazará a ese “caído”, no vaya a ser cosa que les traigan otro DT que deba ser volteado antes de lo previsto. ¿Verdad?.

Es un proceso del mundo del revés, es un proceso en el que los pasos y los mecanismos están alterados de manera intencional, y hasta es aceptado por la sociedad por tratarse de este deporte único y movilizador de pasiones que pareciera ponderarlo y perdonarlo todo, es el fútbol nuestro de cada día, el que se rige con esos códigos que dicho sea de paso cada día comparto menos, el que además propone sentarse a una mesa donde el buen proceder y el "don de gente" son motivo de automática exclusión.

Se fue el primer segmento del segundo capítulo de 2010 del fútbol grande en nuestro país, y los primeros “cortos circuitos” se llevaron a aquellos fusibles que aunque encargados de proteger su sistema fueron expulsados en muchos casos por sus propios engranajes en estado de rebeldía, ¿Garnero?, ¿Mohamed?, ¿Cuánto le queda a Tocalli y quién decide su futuro?, me detengo aquí, no quiero seguir hurgando porque así quizás me encuentre con lo menos sano que tiene el fútbol, y esa repugnante tarea se la dejo a alguien con mas estómago que yo.


23 sep. 2010

La hora del fútbol verdad.

"...ya nadie se atreve a criticar a estos entrenadores que hoy pueden estar en la mala ya que su futuro habla de logros impostergables."

Y allí están los dos, el tiempo transcurre y las crisis más o menos profundas no los afectan, ni la ausencia de Riquelme ni el sobre peso de Pavone, ni la ya interrumpida sequía de Palermo ni las largas noches de Ortega en “Tequila”, nada los golpea, están allí, parados frente a frente, en veredas diametralmente opuestas, uno comanda River, el otro Boca.
Cappa es recto, cordial, idealista y un poco mal hablado, Borghi no insulta, Angel a veces es testarudo cuando opina, y “el bichi” también aunque no se le frunce el seño. Cappa pocas veces pierde la calma mientras que eso a Borghi jamás le sucede, Cappa solo habla de los árbitros y con los árbitros, Borghi no opina de “los silbatos”, el “viejo” no es campeón pero lo será y Borghi ya lo fue aunque seguro repetirá.

Pocas veces se da esto, perfiles tan coincidentes, posturas tan transparentes, ideas sin dobles discursos, no debe existir la chance de trazar un paralelo similar a lo largo de la historia de ambos clubes, pero hoy se dio así, y aquí están, listos para darlo todo, pero por derecha, pero con trabajo, pero con esfuerzo, pero con talento y clase, y en este fútbol que huele mal gracias a periodistas que “muerden del negocio” rayando lo escasamente digno para la profesión hay una buena noticia amigos, NO TODO ESTA PERDIDO.

¿Por qué no les dinamitaron los ingresos a River y a Boca?, ¿Por qué no les bajaron el pulgar?, ¿Por qué las cadenas que siempre dicen manejar el negocio no se opusieron?, ¿Por qué ni en el pedorro programa en el que Fantino “fogonea” la pelea entre algunos gallitos de riña que viven en la periferia del establishment periodístico y mediático se los critica despiadadamente?, todos estos porqué tienen una respuesta común, nadie se mete contra los talentosos y laburantes de verdad, nadie tiene los huevos que dice tener, nadie escupe para arriba, todos saben que las buenas intenciones al jugar tienen premio siempre, nadie se atreve a criticar a estos entrenadores que hoy pueden estar en la mala porque que su futuro habla de logros impostergables.

Créanme que todavía no me cierra esto de subirle las barreras a entrenadores que poco le sirven a la basura televisiva –y al resto de los medios- , aunque siento que quizás ya no hay quien se atreva –por mas “testaferro” que sea- a sostener a los Merlo, a los Ruggeri, a los Córdoba o a los Veira, es el final de una raza de entrenadores nocivos para el fútbol, es la hora de ellos, los que laburan –Falcioni, Alfaro, Subeldía, Fuentes, Gallego, Burru, Sensini- y sustentan este término desde los hechos que se observan en el juego, nada es “de boquilla”, eso es el pasado, un pasado sepultado –gracias a Dios-.

Shapó Cappa, shapó Borghi, son la prueba que hacía falta para convencernos de que una nefasta etapa de entrenadores impuestos y sostenidos desde los medios se terminó, basta de aquellos que por solo ser portadores de algún apellido afín a una camiseta se ganaban el derecho de entrenar un equipo, basta de los coleccionistas de documentos de “T y C”, basta de los coleccionistas de contratos “a judiciales”, es la hora de entrenar seriamente y representar dignamente una institución desde el rol de entrenador, quizás es la hora del Menottismo –quizas- , es la hora de “la verdad”, es la hora de jugar al fútbol”, es la hora de Cappa y es la hora de Borgui –nuestro fútbol lo agradece-.


16 sep. 2010

Ese equipo no le pertenece, ¿verdad?.


"...y ese fútbol de alta ingeniería puede pasar a ser de -un solo plumazo- el mismísimo ANTIFUTBOL."

Me niego a imaginarlo, ni siquiera por error me atrevería a pensar que ese equipo que pasó por la cancha de River hace unas pocas horas, ese Arsenal de Sarandí, ese equipo que desplegó una estrategia que rayó lo escasamente digno desde los futbolístico tiene como adiestrador a Gustavo Alfaro, no lo creo, y créanme que no me van a convencer aún viéndolo a “Lechuga” delante de su gente haciendo docencia con esta impresentable “táctica” futbolística -¿futbolística?- entre sus partituras, no me van a convencer ni aún diciéndome que se trataba de “enfriar” un juego que le desfavorecía, ni me van a convencer desde el argumento de intentar que el equipo de Cappa pierda la paciencia, claro que tampoco me creo aquello de un extremado nivel de tranquilidad puesta de manifiesto en cada acción deinterrupción, no hay forma

Vi lo que todos, es verdad, vi un equipo que dio vergüenza ajena en cada saque de arco en el cual Campestrini demoró más de cuarenta segundos de promedio en realizarlo contando con el árbitro -como casi siempre- como cómplice, vi demorar todo el tiempo “del mundo” a aquellos encargados de reponer el juego con las manos en cada saque de costado, vi un equipo hablar, caminar, pelear -a las piñas-,vi todo menos a un equipo de Alfaro, no vi esas cualidades tácticas que están a la vista hasta de los que menos saben o de los que no quieren ver, no vi ese trabajo que te deja con la boca abierta, no vi a ese equipo hibrido y ganador, lejos de la pasión de numerosos hinchas pero jugando como si lo empujara “la 12” o “los borrachos”, no vi a ese equipo que despierta preocupación en sus rivales al mismo tiempo que una profunda admiración, no lo vi, vi una "cosa rara", vi un equipo que derrapó, que dejó una pésima imagen y que por suerte para el fútbol PERDIO.

Sigan, no me van a convencer, ese equipo que llenó la cancha de hilos de alambre de púas al mismo ritmo que de futbolistas sin vocación ofensiva no es de Alfaro, estoy plenamente convencido que no es de “Lechuga”, estoy persuadido -diría ese gran hincha que tuvo “el Rojo”- de que Alfaro no saldría a jugar un partido solo cuando lo está PERDIENDO, no lo van a lograr, aquí me detengo, condeno duramente a los autores materiales de esa aberración futbolística que perdió ante River 0-1 –debió ser por más- y ordeno una fuerte investigación para conocer quién fue el autor intelectual, ya lo sé, para todos ustedes Alfaro es el primer sospechado, ¿verdad?, bien amigos, deberán demostrarlo.

Cuando uno transita por el límite sabe que en cualquier momento lo puede atravesar sin que eso signifique el alcanzar un logro, todo lo contrario,a veces comoen este caso significa caer, desbarrancarse, y ese fútbol de alta ingeniería puede pasar a ser de -un solo plumazo- el mismísimo ANTIFUTBOL.

11 sep. 2010

Central llegó a la “B” Nacional.


"para estos partidos Atletico solo puede contar con Juarez, Bovaglio y no mucho mas, para el resto esto se trata de un saco grande que no terminan de calzar"

Por razones “de fuerza mayor” vi el partido del viernes desde la comodidad de mi casa, por tele, quiero decir que me banqué todo lo que pude los “amigos de la tele” aunque cuesta, créanme, no lo vi llevarse algo inmerecido a “Mostaza”, está claro que vi otro partido al que vieron los cronistas de los diarios y radios de la ciudad sin que eso se transforme en una cuestión de montescos y capuletos, solo digo, lo vi ganar a Central bien, no hizo su gol en off-side, ni con la mano, ni lo vi robarle nada a nadie, en un fútbol tan raro y cambiante al bueno del “canalla” se le dio por llegar a Rafaela en carácter de equipo de la “B” Nacional, duro, aguerrido, defensivo pero siempre lícito, y aquí esperó un Atlético transparente, trabajador, frontal aunque también un tanto iluso en ciertas cuestiones y hasta subestimando a un Central con Jugadores de Jerarquía.

Lo ganó Central porque tiene más Jerarquía jugador por jugador y eso no debe ofender a nadie, Atletico me sigue gustando pero espero siempre un poco más del entrenador, se que puede trabajar más en función de los rivales, el viernes se liberaron zonas donde Central hizo pie, Colosal Braghieri, un constante Valentini, un arquero de primera aún con errores menores, Sarif demoledor y un muy capaz tácticamente Figueroa, todos ellos armando la escena ideal para que se luzca un Medina IN-TRA-TA-BLE, para estos partidos Atletico solo puede contar con Juarez, Bovaglio y no mucho mas, para el resto esto se trata de un saco grande que no termina de calzar bien aunque sobre esfuerzo, no estoy encontra de ello porque se trata del fogueo necesario para todo pibe que pide pista.

Danelón fue el dueño de un grito que vino desde una notable asistencia de Medina en una jugada que arrancó desde un solitario Sarif en el medio, ¿propuesta?, esquemas flexibles para estos partidos, doble cinco más férreo y Sacks mas sujeto al fondo por ejemplo entre otros puntos, digo, para no volverá ver a ese Atletico que históricamente aburrió tirando centros a nadie.

Atletico hizo lo suyo, generó sus chances pero no pudo frente a la “trampa canalla”, mesquina aunque trampa al fin, Central entró en la categoría, ahora si está en la "B" Nacional, BIENVENIDO, y yo lo vi así, lo vi ganar a Central en el resultado final como en las "tarjetas del jurado", por la mínima, pero ganador.

Atlét. de Rafaela 0

Rosario Central 1

Atlético de Rafaela: Sara; Sacks, Carniello, Bovaglio y Martín Zbrun; Lagrutta, Juárez, Serrano y Castro; Capellino y Carignano. A.S.: De Giorgi. Estuvieron en el banco: Franco, Fernández y Fissore. DT: Carlos Trullet.

Rosario Central: Broun; Zarif, Valentini, Peppino y Braghieri; Danelón, Paglialunga, Chitzoff y Moya; Figueroa y Medina. A.S.: Bava. Estuvieron en el banco: Carrizo, Gómez y De León. DT: Reinaldo Merlo.

Gol: en el primer tiempo, a los 18 min. Danelón (RC).

Cambios: en el segundo tiempo, a los 16 min. Nicolás Aguirre por Lagrutta (AR); a los 23 min. Martín Rivero por Danelón (RC); a los 30 min. Federico González por Sacks (AR); a los 37 min. Matías Zbrun por Capellino (AR) y Roberto Guizasola por Medina (RC); a los 45 min. Sergio Rodríguez por Moya (RC).

Árbitro: Juan Pablo Pompei.

Cancha: Atlético de Rafaela.

5 sep. 2010

Aquí no ha pasado nada.


Es la sensación que muchos tenemos, que aquí no ha pasado nada, nada de nada de verdad, pareciera que Maradona pasó jamás por el banco de suplentes de la selección, que Messi no se paró frente al mayor desafío de su carrera o que Heinze no se cruzó nunca con la prensa desde su prepotencia de futbolista adinerado aunque poco ganador y limitado, está latente esa sensación de que nada pasó, pareciera que no festejamos los goles de Higuaín, pareciera que Verón nunca se quedó fuera del partido que debió jugar o que Diego no leyó esa impresentable nota escrita por “vaya uno a saber” a manera de despedida de su primer y último ciclo de entrenador en la selección.

Esto es la Argentina, se los recuerdo amigos, como para evitarme varias palabras o frases aclaratorias, Don Julio y su pandilla se ven favorecidos por una patria “olvidadiza” y obsecuente de su poder, ellos saben que la memoria está vacía, ellos saben que lo que pasó está guardado, pero en la papelera de reciclaje, ¿qué pasó con Segura? , ¿Dónde están los encargados de auditar un proceso impresentable desde el juego?, ¿juego?, impresentable además desde el trabajo, ¿trabajo?, y desde la poco seria organización con aquellos juegos amistosos de circo barato paseándose por el país, no están, desaparecieron todos, esa auditoría corrió la suerte de la de Pasarella a Aguilar en River, murió antes de nacer, no se pueden “romper ciertos códigos” de este gran negocio, los que tantos defienden y hasta transforman en conceptos Bíblicos, esas auditorias que no auditan son las que se imponen hoy por hoy y no nos permiten saber la verdad, solo tapan con tierra toda la mierda de quienes manejan una selección bicampeona del mundo que atraviesa su peor momento de la historia desde lo político-deportivo.

En medio de todo esto, un nuevo proceso arranca -de verdad- frente a los españoles campeones del mundo, pero con un entrenador que se siente firme en su puesto aunque su buzo tiene bordada la palabra “interino” y eso es muy malo, nada está claro, citaron a Zanetti y Cambiasso cual mensaje al proceso anterior y el resto será solo repetición de los nombres del papelón frente a los alemanes, la redonda vuelve a rodar en medio de los escombros, en medio de la destrucción total se intentará levantar todo lo caído por mas difícil que parezca, y si en realidad es cierto aquello de que los pueblos que desconocen su pasado no puede pensar en su futuro, pobre de nosotros que ni siquiera tenemos un presente. Y más allá de los nombres y los dirigentes Vamos Argentina… ponga huevo que aquí no ha pasado nada.