30 oct. 2010

El “A”scenso de Bazar Colucci


"les estaré eternamente agradecido por un año espectacular lleno de sábados con frío, calor, sol, lluvias, tormentas pero sobre todo con fútbol y AMISTAD"

La categórica victoria del sábado último en el predio del “Paseo del Este”ante Cyber Telecentro Blue Dragón por 5 a 2, partido dirigido por el juez Carlos Hernández, devuelve a la división superior a Bazar Colucci, la campaña cobra valor desde lo competitivo de la categoría con equipos de real envergadura y con un juego en algunos casos bastante aceitado, no tuvimos un buen primer semestre con una campaña que lejos estuvo de colmar las expectativas pero en esta segunda mitad del año el equipo consiguió un juego que le permitió meter un segmento final de “solo victorias” para llegar así a primera división en un regreso esperado y por lo comentados por algunos otros también “cantado”.

Ahora si, hablando en serio -¿antes no lo hacía?-, gracias Dieguito Marín por la invitación y gracias al grupo, simplemente espectacular, me recibieron de la mejor forma y les estaré eternamente agradecido por un año espectacular lleno de sábados con frío, calor, sol, lluvias, tormentas pero sobre todo con fútbol y AMISTAD.

El Pantel de Bazar Colucci

Funes Cristian - Soffietti Enrique - Soffietti Anibal - Zehnder Germán - Zehnder Guillermo - Barlasina Juan - Gaido Fernando - Borghesi Adrián - Pelletán Luis - Fercodini Fernando - Foglia Gustavo - Suarez José Luis - Riberi Fernando - Gervasoni Marcelo - Gianfrancisco Diego - Marin Diego - Williner Javier - Bartomioli David - Santillán Gabriel - Martini Claudio - Gorosito Leonardo - Dunky Diego





Dudy Bartomioli - Gabriel Santillán - Diego Marín, una foto con futbolistas importantes y decisivos -me refiero a ellos-


28 oct. 2010

El golpe inesperado.


"la muerte de Kirchner parece que nos une, nos vuelve a obligar a recorrer un tema común, no hay banderas en esa plaza, no hay violencia en las calles, no se ven los buitres en busca de la carroña que los alimenta"

Ustedes ya lo saben, este es un espacio que encierra un contenido marcado por lo futbolístico, pero no hay forma de evitar el tema, como mirar para otro costado cuando el hecho que pasa frente a nuestros ojos a cada instante hace que esa distancia que pareciera separar siempre la realidad de la General Paz hacia acá por algunos instantes no exista, la muerte de Kirchner parece que nos une, nos vuelve a obligar a recorrer un tema común, no hay banderas en esa plaza, no hay violencia en las calles, no se ven los buitres -que quizás operan en las sombras- realizando los temibles vuelos rasantes a los que nos tienen acostumbrados en busca de la carroña que los alimenta, el país y su solidaridad están intactos aún con los veletas de turno, aún con los hipócritas sin memoria.

Me banco la hipocresía de Bergoglio, por que lleva la bandera de la hipocresía de la Iglesia tatuada en la piel, de esa iglesia conocedora de ya no tener la potestad de arrojar la primera piedra, me banco la rara actitud de Cobos, al que respeto por su arrojo cuando su epopeya en pos del futuro del campo, pero lo desconozco al saber de su deseo de presencia en el velatorio aún sabiendo que no es bienvenido –¿buscaba lavar pecados?-, me banco la palabra de Moyano magnificando la gestión del ex presidente al compararlo con Perón, me lo banco a Moyano por que no sabe lo que dice, me banco todo, aunque me cueste digerirlo, hasta la columna de Rosendo Fraga –¡como le gusta comer mierda a ese tipo!- , a esta altura creo poder entender todo, menos la alegría de algunos por una vida que se apaga, menos el no acompañamiento en el dolor a una familia Argentina, menos a esa gente llamando a los programas de radio festejando por la muerte de un político, por pensar distinto, juro aún no lo puedo creer, ¿cuándo vamos a aprender?, así no salimos jamás. Me cuentan de una caravana de coches con banderas y cánticos en algún lugar de Entre Ríos, sin palabras, sin palabras.

Los Kirchner no son santos de mi devoción, como olvidarme de su historia con las petroleras, y aerolíneas, o lo que se sabe del juego –casinos- en la Argentina, no soy un veleta, no me olvido para nada de todo eso, pero tampoco me olvido de que ese pingüino agarro un país con más de treinta millones de mineros a setecientos metros de profundidad y vimos la luz después de las cacerolas, tengo presente y lo tendré a ese flaco vizco, el que le dijo a Bush “no nos van a patotear” cuando el genocida aterrizó en Mar del Plata para re colonizarnos y hasta le dio un estadio a Chávez para que contraataque al asesino, ese flaco raramente cabrón y piola fue quién puso lo que había que poner para que en el peor momento de Fidel en su vida política -casi prohibido en varias latitudes- hable en las escalinatas de la facultad, ¿lo recuerdan?, jamás olvidaré que ese flaco desestructurado y obsesivo descolgó el cuadro de Videla de la Esma -foto- espantando todos los fantasmas del perdón para los represores, ¿poco?, ¿mucho? , no lo sé, solo sé que en un país donde todos hablan y nadie hace nada por nadie este tipo hizo, y con eso basta para llevarse mi modesto respeto.

No se cuidó, no aflojó, el político y la ambición de poder siempre estuvieron por encima del hombre y del padre de familia, no es un reproche, por que seguro lo haría nuevamente, ahora hay terreno para jugar, ¿donde están esos grandes analistas de cagadas ajenas?, ¿donde los criticólogos del modelo?, ahora tienen cancha, basta de hablar al pedo, basta de conducir de boquilla, hay una mujer que acompañar por un largo camino, hay un país al que ponerle el pecho, lo necesitamos todos.


25 oct. 2010

“Entre el cielo y el infierno”


"...ser Dios o el diablo, Benedicto XVI o Bin Laden, Obama o Bush, Favaloro o De la Rua, Caradura o Polisón"

En la semana anterior encontré de manera recurrente en los medios una frase repetida de manera preocupante, de mínima no merecedora de ser soslayada, los rubios presentadores de la TV -porque siempre son rubios y rubias- hablan permanentemente de estar “entre el cielo y el infierno”, esta frase ultra repetida por los jóvenes conductores de noticieros deportivos que en tiempos de carencias de información explosiva optan por mostrar algo más que “jopos” elegantemente armados y fijados, o corbatas rigurosamente ajustadas, intentan diferenciarse, y en medio de una búsqueda que los lleva a ningún destino pasando por ningún lado son capaces de usar una y otra vez frases tan huecas como esta, de todas formas los invito a revisarla, me refiero a aquello de “entre el cielo y el infierno” presentado como una rareza, ¿en realidad se trata de una rareza?.

Cappa está “entre el cielo y el infierno”, pregunto, ¿sus detractores más conocidos no lo están?, hablaban de la presencia del DT del “Bicho”Pedro Troglio refiriendo “entre el cielo y el infierno” sin analizar “un” dato de lo que muestra su equipo, no importa, lo ubicaban allí, donde pareciera que hay lugar para todos lo que ellos quisieran, a Borghi lo sientan “entre el cielo y el infierno” porque su equipo juega a nada, entonces, interrogantes, un equipo con Bataglia en condición de lesionado en recuperación siempre, con Medel jugando de vaya uno a saber que, con Mendez por derecha como turco en la neblina y con Luchetti atajando pelotas en el Arco Iris, ¿puede ese equipo soñar con encadenar un par de ideas conducentes?. Schumacher es otro ejemplo por que está “entre el cielo y el infierno” ya que su Mercedes no anda, ¿donde está la selección de básquet?.¿Se acuerdan aquello de que Manu no quiso estar en el mundial?, adivinen, ¡Correcto!, “entre el cielo y el infierno” como “la oveja” Hernández. Y así puedo seguir hasta mañana o pasado, y me encontraré con que “entre el cielo y el infierno” estamos todos, no faltará uno, estarán todos aquellos que los chicos engominados y las chicas de escotes pronunciados decidan que deben estar tan solo para llenar esos segundos donde se presentan los famosos compactos en la espera de la fecha, y aquellos que no fueron invitados a la mudanza también, por que el nuevo hábitat es… “entre el cielo y el infierno”.

“Entre el cielo y el infierno” quizás también encontremos a los dirigentes, periodistas, hinchas y gobernantes y tantos otros protagonistas como tantos otros habitantes tiene este bendito país, el hecho que a simple vista marca una diferencia exigua habla de la diferencia de ser Dios o el diablo, Benedicto XVI o Bin Laden, Obama o Bush, Favaloro o De la Rua, Caradura o Polisón ser de Boca o de River, esa diferencia habla de ser el mejor de todos y merecer pleitesía o el peor de todos los tiempos merecedor del peor de todos los desprecios y vejaciones, así vivimos, “entre el cielo y el infierno”, en la cuerda floja, en la cornisa o sobre el filo de una navaja, y pareciera que allí se terminar el mundo, un mundo de solo dos colores, blanco o negro, donde sos de derecha o de izquierda, bueno o malo, y la diferencia es cada vez menor, estar aquí o allá, algo que alguna vez se veía como una cuestión divina reservada para solo después de la muerte hoy habla de una cita actual, donde la corriente migratoria marca tendencia y muchos dejan el cielo para instalarse allá, y no olviden esto, aunque suenen las alarmas… ¡no corran, hay lugar para todos!

20 oct. 2010

Cuando la memoria no acompaña.


Me cuesta creer haber escuchado a Verón decir “parecemos nenas…” en la ya conocida referencia al golpe recibido por el pibe Lamela en Mendoza jugando para River ante un equipo de esa ciudad provocándoles las escoriaciones que todos vimos, no lo entiendo a Verón, ese futbolista que todavía no terminar de pagar todas las deudas que tiene para con el honor del fútbol argentino.

El tipo no protege al pibe desde sus dichos, y me cuesta creer que quién tanto se golpea el pecho a la hora de mostrarse como un futbolista de futuro dirigencial no intenta pensar con la cabeza, Verón pensó con los pies una vez mas, como en aquella tarde donde le pidió a Palermo que no patee al arco por que le podía hacer un gol a Estudiantes –su ex equipo-, es decir que por ganar le importó un carajo perder la amistad de Martín

Verón pensó con los pies una vez más como cuando en épocas del último mundial se lo veía más en afiches publicitarios que dentro de la cancha generando aportes sustanciales.Verón volvió a pensar de la única forma que sabe hacerlo, lo hizo como en aquella ocasión en la que protagonizó aquel acto que derivó en que cada partido en cancha de River la gente le grite “vende patria”, no se olviden de aquel cruce ante Inglaterra, ¿Qué pasó allí?, ¿Se olvidó la Bruja?, seguro que se olvidó como de cuando sus papeles no estaban “del todo” en orden a la hora de emigrar a algún club del exterior, ¿no se trató de una estafa, de un fraude?, cuanto lo siento, cuanto siento que este tipo de personajes no se den cuenta a tiempo y se llamen a silencio, favor no olvidar que fue uno de los que de regreso de Sudafrica se mostró disconforme por decisiones del entrenador a través de dichos que no expreso “puertas adentro”,¡ vamos Verón!.

Verón es un tipo grande como para tomar velas en entierros donde no se las dan, Verón es un tipo que no está en condiciones de arrojar la primera piedra, nada mas lejos que encontrarse libre de pecados, ahora, lo de “parecemos nenas”… a vos no te queda nada mal pelado.


13 oct. 2010

El pelado mas famoso.


Por Edgardo Daniel Peretti

Sus datos biográficos indican que se llamaba Carlos Bautista Veronesse, que nació un 10 de octubre de 1939 y que jugó al fútbol en los diferentes equipos de la Liga Rafaelina, en su combinado y que fue un técnico exitoso, ganador y motivante.

Lo que no dicen los fríos números o la enumeración simplista es que fue un adelantado, un verdadero pionero en esto de entender el deporte como un juego de imprevistos y estrategias, y al fútbol como un acontecer de la vida que tiene que ver con las cosas importantes y con los resultados en la vida.

En el ambiente le decían, simplemente, “El Pelado”. Así se lo conocía y se lo reconocía en un ámbito que por aquellos años aún no estaba impregnado de tanta mediatización y verso alrededor del juego más lindo, del entretenimiento más querido, del saber de las aptitudes y el de las más crueles dolencias.

Así es el fútbol. Y el Pelado amaba el fútbol. Había sido un gran jugador, un estratega de aquellos que le llevaban varias hojas al almanaque y cuando cruzó la raya de cal – por entonces, así se marcaban las fronteras- no sólo siguió marcando tendencia sino que estaba adelante por varios cuerpos. Los pibes lo querían, los mayores lo oían y los rivales le temían. Y eso que tenía un carácter bravo y defendía sus convicciones con la misma intensidad con que quería el rodar de la cuerina por el césped.

Recuerdo decenas de discusiones sobre el tema; muchas de las cuales subían todos los tonos y se enroscaban en las cercanía de la locura insolvente, pero siempre con mucho respeto, terminando casi inexorablemente con un copetín y unos quesos cortados sobre la mesa. Proponía, invitaba y pagaba él.

El paso de los años lo ha puesto entre mis grandes favoritos. Sabía sacar de cada jugador lo mejor, exploraba virtudes que muchos no veían y cuando plantaba un equipo en el campo no era producto de la casualidad sino de la meditación. No tengo temor en afirmar que estaba adelantado a su tiempo.

Hace algunos días, “Pichón” Grana me contaba que vendían diarios juntos en la plaza para juntarse unos mangos, ellos eran dos pibes que caminaban calle y aquilataban vida desde la necesidad de lo que falta y la alegría de lo que sobra.

Sería bueno que en estos tiempos de delirio y venta de humo a granel, algunos se iluminen con un baño de humildad y se acuerden de lo que pregonaba este tipo que la sabía lunga y no se guardaba nada. Que había caminado cancha y vestuario hasta los resquicios más increíbles.

Se fue a principios de diciembre de 1997. En aquel momento le dediqué unas líneas y me permití incluirlo en un partido de próceres que se le habían adelantado en la partida, en un escenario mágico y caprichoso donde mandaba la pelota. En algún momento me preguntaba si no había sido irrespestuoso. Hoy, trece años después, estoy convencido que me quedé corto. Profetas de la pelota como el Pelado no tienen fin aunque la memoria afloje. He hablado muchas veces de él con esposa y sus hijos y nunca me atreví a preguntarles cuál era el sueño que había dejado su memoria.

Creo que yo estaba bien rumbeado. Estaban juntos en la evocación el jugador, el técnico, el hombre, el padre y sus consejos siempre atinados. Igual, pienso que debo agregarle algo: la imagen de aquel pibe que vendía diarios y –seguro- que armaba una pelota con una toronja de la plaza y le pegaba de chanfle para colarla en el ángulo de las ramas del lapacho más alto.

Carlos Bautista Veronesse. El “Pelado”. El más famoso. El fútbol aún le debe homenaje.

Edgardo Peretti

-gracias a www.periodistalibre.com por la foto que ilustra esta columna-


11 oct. 2010

Un fin de semana EXCELENTE...


Hacía un tiempo que no podíamos armar un fin de semana fuera de la ciudad en familia, a veces hay cuestiones que se imponen, este fin de semana que termina de quedar atrás fue la excepción ya que pudimos irnos al río, Sauce Viejo el destino y mucho pero mucho descanso como principal objetivo de la salida, la pasamos excelente con Mary y Orlando junto a Eli, Mica y Gonza, les dejo algunas fotos -además como fiel testigo de una pesca extraordinaria-.








Con Orlando , Eli, Gonza y Mica en la lancha del "tio tato", una nave












Gonza y Mica atentos al trabajo de Orlando en el armado del espinel.











Junto a Gonza con el resultado de un muy buen día de pesca, moncholos laguneros, amarillos, moncholos y algún doradito que devolvimos por su tamaño...






4 oct. 2010

...es impostergable un baño de humildad.


el “petiso” dijo... “el reglamento es lo primero que pongo en el bolso cada fin de semana”

A veces pienso en que podría estar haciendo vinculado al fútbol si no me hubiera tocado en suerte participar desde la agradable tarea de “ir a ver venir y contar”, la respuesta cae como fruto maduro, “de todo” menos árbitro, vi todo acerca de los jueces de fútbol, quizás con mas detalles que los que usted puede imaginar por tener árbitros en la familia, tíos, primos y hasta mi suegro, así que a mi no me la cuenta nadie, eso me da la chance de ver un poco más allá , se que los árbitros juegan apuestas entre ellos por no sacar tarjetas en todo un partido, o por sacar una cantidad determinada, o saben en la semana a cual o tal jugador expulsarán el domingo, ellos más de una vez se divierten, se divierten en la misma proporción a la que sufren. Son los jueces de un duro deporte, son los jueces del fútbol.

Hace no mucho escuché en una cancha de la liga rafaelina que a un juez le gritaron “bien hecho que tenes un hijo discapacitado”-con palabras más crueles que estas, por que las hay-, y es esa una de las tantas miserias que deben sufrir, le diría que el ejemplo citado es moneda corriente, así somos, crueles, hirientes, mortales desde la palabra y esto va mas allá de la condición social, son los médicos como lo son los cartoneros, los abogados como peones de albañil, somos así -y no es desde la resignación que lo digo-.

Por otra parte, y lejos de toda justificación, en el rostro de algunos árbitros se advierte a veces ese perfil belicoso de alguien que porta una tarjeta como si se tratase de una 45, saña, de eso se trata, sus rostros tiesos a la hora de encarar a un futbolista para tan solo mostrarles un acrílico amarillo hablan mucho más que de la advertencia que implica el espíritu de la sanción propiamente dicha, a veces ver a un juez con la roja en la mano es ver a Aquiles yendo por Héctor y la venganza de la muerte de su hermano colgando de la punta de la lanza, y eso no contribuye, enardece.

Entre las miserias de quienes gritan en nombre de un error, entre el escaso nivel de preparación y perfeccionamiento que muestran ciertos jueces, la intolerancia del medio, las cámaras que le dan más pantalla a algunos árbitros que a encumbrados actores, ¿o usted no ve más en tele a Lunati que a Darín?, entre toda esa ensalada vamos rumbo a un fútbol que no perdona desde lo impiadoso que se torna el medio, esa “sucursal del manicomio” de la que habla Appo en la cita de algún cuento se escapó de esas hojas hace un largo tiempo para hacerse carne en la vida misma, ¿o usted piensa que las reacciones de estos tiempos de ciertos personajes son cosas de “gente cuerda”?.

Hace unas semanas en el predio de la AFA, me cuentan, los líderes de la Dirección de Formación Arbitral (DFA), Horacio Elizondo, Claudio Rossi, Darío García y otros trabajaban en jugadas de campo y su interpretación arbitral, las jugadas se llevaban a cabo dentro del área, y sin dar nombres porque la fuente lo merece, no hubo un juez de primera que acertó “una”, ¿saben quién fue el mejor promedio de ese “práctico”?, un árbitro de la “C” que no tiene contrato con AFA, y cuando al finalizar Rossi le preguntó a que se relacionaban sus aciertos, el “petiso” –como todos lo llaman al citar la anécdota- dijo que “el reglamento es lo primero que pongo en el bolso cada fin de semana”, ¿quiere apostar algo a que Laverni no lo lleva?, ¿quiere apostar algo a que en el bolso de Lunati hay tres pomos de gomina y ningún reglamento?, ¿quiere apostar a que Pezzota lleva más “atomo” que gomina pero no el reglamento?.

Entre el filo de las lenguas de aquellos que en nombre de las “ciento cuarenta pulsaciones” pueden hacerlo todo, entre lo vehementes y no siempre objetivos que somos algunos periodistas, lo impiadoso de algunos hinchas, la altanería de algunos entrenadores que ven como su trabajo se les esfuma por falta de resultados y buscan un “chivo expiatorio” en todo lo que se mueve, un fútbol chato de futbolistas cuasi suplentes de los jugadores de los “80”, entre esas paredes del laberinto avanzamos, hacia un abismo lleno del vació del fútbol de hoy, donde no nos damos un baño de humildad jamás, donde los técnicos no dicen “me equivoqué”, donde los árbitros aciertan siempre, donde nosotros somos los dueños en exclusivo de la verdad, donde los dirigentes no reconocen fallas ni desmanejos, ¿quién lo salva?, las personas que todos llevamos dentro, las que entiendo en muchos casos están libres, despegadas, separadas del personaje mediático que llena bolsillos, engrandece el ego pero vacía el alma. Es hora de mirarnos en un espejo que refleje lo que debemos ver TODOS, rompamos aquel que refleja lo que queremos ver y tanto nos perjudica.

1 oct. 2010

El fin de un ciclo, un "hasta pronto".

Queridos amigos de “el que suscribe” quiero contarles que he decidido no continuar en radio “El Espectador” de Rafaela, ese medio al que me acerqué colmado de expectativas y deseos de crecer, quiero contarles a quienes no lo conocen que se trata de un lugar increíble para trabajar, moderno, serio, con detalles muy cuidados, un lugar donde todo anda y todo funciona -y eso no es poco-, es el lugar donde todos quisieran estar, más allá de esto irremediablemente toda historia tiene un final y ésta como no puede ser de otra forma también tiene el suyo, no es un momento agradable para mi aunque pienso en aquello de que cuando se cierra una puerta hay otras que se abrirán, y fue eso lo que no me permitió dudar a la hora de tomar la decisión, LOS MOTIVOS REALES DE MI ALEJAMIENTO HABLAN DE CIERTA DESMOTIVACION, DE SENTIR QUE EL TECHO DE MI CRECIMIENTO EN ESTE MEDIO EXISTE Y SE UBICA PROXIMO AL PISO, SOLO FUI SIEMPRE POR UNA PROYECCION QUE AHORA YA SE QUE JAMAS ALCANZARE, PACIENCIA, ESFUERZO Y PROFESIONALISMO NO ME FALTARON, me llevo la imagen de un buen grupo, de buenos profesionales y grandes personas.

Quiero agradecerles a los dueños de la radio por el respeto con el que me han tratado siempre a través de cientos de gestos atípicos al detrás de escena de muchos de los medios de esta ciudad, gracias a los dueños por dejarme decir en un micrófono cuanta cosa quiera sin reparo alguno, aún rozando los intereses de algún auspiciante de peso –eso no tiene precio- , le digo gracias especialmente a mi querido amigo Diego Lisandro por convencerme de que debía retomar esta vocación hace ya un par de años, y hoy le digo que no se equivocó porque mientras duró lo disfruté, gracias a mis ex compañeros a los que hoy considero mis amigos, gracias a los siempre importantes PROTAGONISTAS DEL DEPORTE, gracias a los operadores por que sin ellos somos nada y gracias a mi familia por ser siempre ese sostén que soporta todo pidiendo nada.

Todo pasa y el “show debe continuar” y MI AUSENCIA NO CAMBIARA NADA, en unos pocos días nadie se acordará de mi ni de mis aportes –si es que en realidad eso ya no ocurrió-, y está bien que así sea porque los medios deben estar siempre más allá de los nombres propios, SIEMPRE, esta radio ya encontró la huella de la cual no apartarse para seguir rumbo al éxito sin tener que sortear obstáculo alguno y eso es fabuloso, querida gente amiga llegó la hora de dar vuelta la página y buscar nuevos horizontes, por eso tal vez nos escuchemos pronto por el aire de alguna otra radio donde quizás –solo quizás- ENCUENTRE ESAS OPORTUNIDADES Y ESE LUGAR QUE “ANDO BUSCANDO”.

QUE FEO ES TENER QUE IRME, ¡que feo es por Dios!, créanme que me corre por dentro un frio tremendo cuando escribo esto, es muy feo de verdad, pero es UNA DECISIÓN QUE YA NO PODIA ESPERAR, en tantos años de andar por este camino tuve la suerte de conocer lo más importante de todo, me puse frente a ellas miles de veces, hablo de mis limitaciones, esas limitaciones que tengo por montones pero que son el motor de mi constante esfuerzo por intentar superarlas, aunque cierto es también que esas limitaciones son insuficientes para impedirme advertir cuando en un lugar estoy demás -y eso es lo que siento hoy-.

Gracias amigos, nos encontramos a cada paso aquí –o en alguna esquina de la ciudad-