29 dic. 2010

¡Feliz Cumple Tata!


Este 28 Mica cumplió los 13, y los festejó con amigas en la pileta del club, la pasó muy pero muy bien salvo el momento en el que Mela le puso la torta de cumpleaños en la cara (jaajajaj), está grande ese solcito que se llama Mica y que ya tuvo su viaje de séptimo su confirmación, es decir, un año movido para Mica y toda la familia, Mica te queremos tanto!, Tata ¡Te queremos mucho!, ¡Te amamos!...


23 dic. 2010

Navidad con Caruso


Por Edgardo Peretti
- Por acá, en Buenos Aires, donde trabajo, el sol fríe las chicharras – como decía Yamandú Rodríguez- y a la noche los bichos salen a tomar aire. Y por estos pagos, los bichos son muchos, de toda laya y color y de toda especialidad.

Y además, es final de diciembre, y final del año. Todos corren y todos quieren comprarse algo. No importa el monto a gastar o al concepto que se le otorgue a la Navidad. Es igual para todos.

En ese escenario mágico donde se perciben algunas señales que cambiarían el mundo. ¿Sabe que el sábado pasado se hizo la denominada “noche de las librerías” en la avenida Corrientes y hubo record de ventas? Si, acá se lee y se invierte en lectura, entre otros menesteres.

También está el fútbol. Escenario y fauna especial si las hay que siempre otorga algún material a la vida de esta metrópoli donde habitan – por censo- menos de tres millones de habitantes y donde todos los días aparecen otros diez millones de famélicos que laburan, disfrutan gozan y mueren en cuotas, dicho esto en el orden que quiera. Está el firmante, o el que suscribe en calidad de invitado, tomando un copetín en un bar del barrio de Monserrat cuando apareció la figura conocida y archi-mediática de Ricardo Caruso Lombardi. Pelo nuevo, barba negra y biava – me parece- en ambos espectros. Simple, sencillo, alejado del personaje, el tipo de pone de hablar de fútbol con el mozo y los parroquianos. En medio de la charla aparece el incidente con el jugador colombiano que lo acusaba de pedirle guita para hacerlo jugar, una situación que nunca se probará pero que, indefectiblemente, ensuciará al DT.

Sin embargo, advierto que el hincha anónimo –y me incluyo- no es cruel ni siquiera insidioso, y le aporta el apoyo a Caruso.

-Creo en vos, no aflojés –repiten todos y cada uno.
En la visión del hombre común, el técnico ha sido injuriado y mancillado por un ignoto jugador que no tuvo empacho en admitir que había dicho eso sin más pruebas que las palabras de su representante (las lacras de los que laburan y principales responsables del 99 por ciento de los desaguisados que protagonizan sus representados), quien jamás aportó por un estrado judicial para completar la queja. Pero de eso no hay que preocuparse, jamás lo hará.

Mientras tanto el amigo Caruso hace roncha en un boliche de la noche de los martes en plena capital y se saca fotos con los cholulos como uno que se siente casi como un protagonista con tapa en el “El Gráfico” por tanta honra.

Menos más que el cuero sigue siendo redondo – y no esférico como pretenden los matemáticos que nada saben de fútbol- y rueda y rueda en cada instante, en cada rincón, en cada Caruso y hasta en cada sospecha que lo sobrevuele.

Menos mal. ¿Y Caruso? Je. Un vendedor de humo de primera, pero simpático. Y no te cuento en las horas previas a la Navidad del fútbol donde cada pibe sueña con el celu, la compu, el jueguito y algo nuevo...bueno, eso, algunos: otros, quieren la pelota esa que brilla en el arbolito en la noche más linda y se graba a fuego en el corazón de la vida para no irse jamás, como el mejor de los recuerdos.

En esta noche pasa de todo y algunos pibes también comerán. No es poco. La puta, me estoy poniendo cada día más rebelde.

Un beso para todos.

Que la luz de la Navidad se lleve las penas.


22 dic. 2010

"el que suscribe.." tiene novedades


Hay muchas novedades en este cierre de año, un año muy positivo en muchos aspectos para mi, se va un año que me dejará una serie importante de enormes satisfacciones, es el año en el que por ejemplo el blog sumó la pluma destacada de Edgardo Peretti, es un año en el que generé innumerable cantidad de contactos mayoritariamente con amigos del exterior, en verdad estoy feliz y agradecido a todos ustedes que desde hace ya casi tres años me acompañan en esto que empezó como un idea loca nada màs, hoy es mi espacio fortalecido y en franco crecimiento.

Es por eso decidí para este cierre de año actualizar el diseño del blog, opté por uno mucho más ágil, donde todas las notas están a mano, donde encontrarán un rápido buscador dentro del blog, mucha más dinámica, animaciones y muchos caminos para interactuar como lo son por ejemplo las redes sociales.

Espero les guste, muchas gracias por tanto acompañamiento, los espero en 2011 donde el blog tendrá un fuerte tendencia a mostrar notas de protagonistas de la ciudad y muchos temas de "los nuestros", un abrazo de gol amigos y nos vemos a cada paso.

Gabriel


15 dic. 2010

Me tiras un pobre y te devuelvo un muerto.


"el problema es mayor, ahora deambulan con sus familias, ahora no solo son argentinos sino refugiados de alguna sociedad excluyente del cono sur"

Es una guerra en la que los proyectiles son unos cuantos pobres y unos pocos -muchos- muertos, si me tiras con uno te devuelvo con el otro, no es otra cosa más que una guerra cruel y sangrienta donde parece que solo ganará el poder de turno, donde esos elementos llamados pobres y mayoritariamente de rostros enraizados en el altiplano pronto pasarán a ser muertos, muertos anónimos, porque a nadie le importa quién murió más aún si es Boliviano o Peruano como si su lugar de procedencia le quitara valor al propio valor de esa vida, entre las limitaciones de un Macri acorralado, entre el provecho que pronto leyó CFK que podría obtener de todo esto y las bondades de un país que levantó las barreras de sus fronteras y que toma de manera taxativa aquello de “asegurar los beneficios de la libertad –entre otros- para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”, entre todo esto y la impotencia de sentirnos usurpados por cualquiera transformándose en algo que nos empuja a tomar armas vivimos el peor momento en las calles desde que tengo uso de razón, ¿Cuándo termina?, ¿cuál es el límite?, ¿termina o mas allá de Soldati hay más?.

Anibal -aquel de “solo es una sensación”- se esfuerza en demostrar que Macri es el culpable de todo, que no tomó medidas y que su policía es inoperante, hasta no ve delito en una usurpación, le niega las fuerzas de la federal al mismo tiempo que ningún juez quiere hacerse cargo del caso, es “quitarle hasta el banquito” como decía Ringo, pero es cumplir con el objetivo de desbancar a uno de los pocos presidenciables en tiempos de no presidenciables, ese candidato que se auto flagela con sus dichos xenófobos, son esos dichos que vienen a ratificar aquel filtro instalado en Boca donde un cartonero o lava coches con sueños de ver a su equipo ya no tuvieron cabida en una nueva bombonera solo para socios, solo para gente bien, solo para gente “como uno”, ese es Macri, un dirigente de probeta que no conoce de necesidades ni de levantarse a las seis de la mañana para ir a hacer el día fue capaz de abrazar a aquella niña carenciada para la foto de su última campaña y fue capaz de contar como de gente bien los miles de votos de Bolivianos y Peruanos nacionalizados en pos de su candidatura, claro, en aquel momento eran inmigrantes PRO ahora solo son parte de una inmigración descontrolada.

Los medios de estos tiempos los llaman Okupas, un término que suena mucho mejor que “crotos” como los llamaban otrora donde además te asustaban con esa temible figura, son los mismos que dormían en una garita de colectivos o en un banco de la plaza los que ahora viven al lado de un arroyo, del riachuelo o en un frigorífico abandonado, no asustan menos que aquellos y el problema es mayor, ahora deambulan con sus familias, ahora no solo son argentinos sino refugiados de alguna sociedad excluyente del cono sur. A Macri no le gustan porque no compran sus materiales de construcción en EASY, sus ranchos son de palos, chapas, lonas y hasta alguna tarima a modo de piso, al gobierno no les disgustan por que su líder dice dos palabras y detrás mete la letra K y la tan famosa frase de esos tiempos “con Néstor volví a militar”, para Macri son un problema, para el gobierno también, para Macri son esa barrera que lo aleja de la presidencia a corto plazo, para el gobierno es marcar a favor de CFK una diferencia indescontable respecto de todo rival en las urnas.

No faltó Duhalde y su siempre temible aparición, no faltaron los punteros políticos con handies recibiendo órdenes de vaya a saber quién, no faltó la violencia de los siempre participativos barras y no faltó la inoperancia, no faltaron los muertos, no faltaron múltiples conferencias de prensa diciendo nada, no faltó la reacción de vecinos vistos como locos y no faltó CFK solucionando todo con planes de vivienda que hasta hace horas no existían, ¿Por qué no aparecieron antes las soluciones?, simple, este país no tiene planes ni políticas de viviendas serias, este país no tiene política agrícola ni ganadera, ni de salud, ni de educación, este país tiene dirigentes hábiles que saben como mover las piezas de este ajedrez por obtener un voto entonces todo se solucionará así, con parches, solo parches y el alambre del que hablaba Copani.

Política por sobre todo, aún sobre la dignidad que no tienen esos pobres hermanos desfavorecidos en el reparto de caricias por parte de la vida, para el gobierno y para Macri no son familias ni okupas ni crotos, son solo algunos elementos que seguirán volando como ladrillazos de un lado y de otro, porque la batalla de Soldati se planteó con las reglas de una más en estos tiempos, “Me tiras un pobre y te devuelvo un muerto”.

14 dic. 2010

Hablando de grandes Jugadores, JUAN ROCCHIA



Cinco tapas de “El Gráfico” con la camiseta de Ferrocarril Oeste y dos con la de Racing, campeón, Seleccionado, record en goles para un defensor. Si, Juan Domingo Antonio Rocchia, para el barrio, simplemente Juan.

Por Edgardo Daniel Peretti

Leía hace un instante en la página la referencia a las grandes figuras de humo, marionetas de cartón que, apenas, si tienen un instante de gloria mentirosa en los medios – gracias a la merced de algún seudo colega amigo- y se pretende compararlos con grandes jugadores.

Y le doy la derecha al opinador. Hablar de jugadores de Atlético de Rafaela – gloria del fútbol local- supone tener un conocimiento mínimo de su historia. Comparar a algunos jugadores actuales y proclamarlos como “Lo mejor de sus balsones”, me parece una falta de respeto.

No implica ello desmerecer a los actuales, pero una cosa si cambia la otra. En el equipo albiceleste han actuado hombres como Irineo López “Queirolo”, Oscar Favre, José Angel Freddes, Ricardo Pirola, Elvio Boidi, Víctor Grillo, Hugo Querini...¿Sigo? sería una falta de respeto a los que no vienen a la memoria. Y puedo asegurar que la lista es larga y no hace otra cosa que ampliar el cuadro de mérito de una historia tan rica como extensa.

Pero no quiero quedarme aquí. Voy a ingresar en lo rafaelino, en el jugador más famoso, valioso y capaz que hemos tenido, aún cuando los medios de su tiempo no tenían la velocidad ni la liviandad de ahora.

Cinco tapas de “El Gráfico” con la camiseta de Ferrocarril Oeste y dos con la de Racing, campeón, Seleccionado, record en goles para un defensor. Si, Juan Domingo Antonio Rocchia, para el barrio, simplemente Juan.

Nadie – y eso que Juan Carlos Piccard, Marcelo Asteggiano, Gabriel Schurrer, Lucas Alessandria..y la lista sigue, hicieron lo suyo- ha tenido la trascendencia de este jugador que marca una de las historias más notorias del fútbol rafaelino.

No me podía quedar. Quise hablar con él. Y lo logré. A los 59 años, Juan sigue siendo el mismo tipo humilde de siempre, sin importar la camiseta, la fama o los tiempos que pasan.

Había nacido en Sarmiento y de chico era hincha de 9 de Julio. La razón de esto era simple: vivía en Pellegrini al 800, a una cuadra del 9 y a la misma distancia de la Escuela Belgrano donde cursó la primaria.

“No había cancha que no me colaba”, confiesa en una charla mantenida al calor de un verano porteño que se lleva todos los frescos. Sigamos escuchando: “Yo era hincha del 9 y me iba ver a los mejores equipos del tricampeonato, con Bobba-Ingratta-Brito y me acuerdo de Repollo Fernández, “Cardocito”, Cebolla Heit y el Ñato Alemandi. A todos los veía. Era un pibe como cualquier y siempre estábamos con mi amigo Sclerandi (“Chinche”) jugando a la pelota, ya sea en la cortada Alberti, al lado de la Escuela o en las canchitas del 9, donde había un portón rojo. Estábamos allí y un día, viene un hombre y me pregunta si no quiero firmar para jugar en Ferro. Fui a mi casa, busqué el documento (N. De la R. Para la época debe haber sido la Libreta de Matrimonio Civil de sus padres) y me fui a la Liga en la moto con el señor...era Héctor Moscardo. Después, en Ferro salimos campeones en todas la categorías...”

Y después vino Racing. La selección y la mejor época dorada del Ferrocarril Oeste donde fue ídolo y goleador y donde le guardan el mejor de los sitiales junto a Cacho Saccardi, los Arregui o el mismísimo Victorio Spinetto.

Hoy, a la distancia, sigue siendo el mismo Juan de siempre, el que no pierde el contacto con Rafaela, el que vuelve a “356” y que habla con su maestro Moscardo cuando puede, y aunque ya no sea el pibe que jugaba a la pelota en la calle, es el mismo tipo de siempre: Juan Domingo Rocchia. Un grande.

Perdón, ¿de qué jugadores me estaban hablando? Ah..., perdón, yo pensé que estábamos hablando de fútbol.

2 dic. 2010

Todo tiempo pasado fue mejor.


nos empeñamos en construir goleadores de papel y arquerasos de trapo, defensores extraordinarios que no marcan ni a su sombra o volantes centrales que solo sabrán jugar “en yunta”

Viene dura la mano para el fútbol de estos tiempos, es un fútbol chato y chiquito, un fútbol que no deja huella, que deja poco, pensaba en nosotros dentro de 10 años intentando repasar alguna formación de memoria como lo hacen nuestros abuelos, como serán aquellos encuentros entre amigos con el fútbol como tema de charla queriendo repasar la formación de algún Independiente de estos tiempos, o Banfield donde la mayoría de sus jugadores son conocidos apenas por su gente, lo difícil que será repasar el equipo de Borghi en su paso por Boca, o cuando alguien pregunte por la primera de Racing, la de San Lorenzo o la de River, será muy complicado encontrarlos en la memoria, diremos “aquel” morochito que marcaba punta en Lanús, o ese Narigón que era saguero de Argentinos, el fútbol, cayó y cae, verticalmente, cae al mismo ritmo que el negocio que impulsa se eleva a números impensados.

En diez años se recordará mucho mas a Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Lousteau que a Acevedo, Almeyda, Pereyra, Lamela y Ortega, y está muy claro que será por la obra de unos y de otros, es que esto trasciende el tiempo, aquella máquina se instaló por siempre en el recuerdo como lo hicieron los “cara sucias”, el loco Doval, Nano Areán, Victorio Casa y el Bambino junto a la oveja Telch o el Toscano Rendo gozan de la vigencia que no conocerán Torres, Pereyra, Romagnoli, Menseguez o Rovira, y esto se agudizará, las formaciones con apellidos efímeros continuarán creciendo, por que a los pibes los arrancan de raíz y no pueden aspirar a crecer en un club por que los clubes son solo la incubadora, el desarrollo está en otro lado, en donde el negocio lo imponga.


Roma, Chapa Suñé, Rogel, Marzolini, Ratin, Madurga o Rojitas se compraron un lugar en la eternidad, el que apenas acarician Serna, Bataglia, Basualdo, Riquelme, Mellizo Guillermo o Palermo, aquellos tienen el reconocimiento que no tendrán Mouche, Viatri, Gaitán, Datolo o Jesús Mendez, es una reflexión, es una mirada sobre la realidad, esa realidad que no permite segundas miradas, ni polémicas, la que no se da lugar a las “medias verdades”, esa realidad marca que venimos mal y estaremos peor, ya no somos lo que éramos y si no miremos hacia afuera donde hasta los chinos nos hacen fuerza –y pronto nos ganarán-, ¿refundación?, quizás, aunque la veo poco probable, este futbol le permite a los jugadores cambiarse de camisetas al mismo ritmo que de calzoncillos, de club como de autos importados, de vereda… como nunca antes…

En Rafaela alguna vez escuche decir a alguien que Julián Fernández era un crack –el mismo que hoy no se cambia en Argentinos-, y en ese instante me di cuenta que ese tipo no vió jugar al Hugo Querini , y oí de Jonanthan López que era un gran jugador, ese no vió al Pepe Grillo, como seguramente no vió a Pasarella el que lo comparan a Carniello con Kaiser, estamos mal, todos muy mal, tenemos un fútbol tercer mundista en caída vertical y lo negamos, casi como el país, seguimos hablando del “uno a uno”, ese sistema que nos dio tantas alegrías mientras duró pero que al desaparecer solo mostró tierra arrasada, ¿ven?, lo mismo, jugamos como vivimos en un país con grandes recuerdos, con estrellas en todas la vitrinas pero con un futuro hipotecado.

Nos empeñamos en construir goleadores de papel y arquerasos de trapo, defensores extraordinarios que no marcan ni a su sombra o volantes centrales que solo sabrán jugar “en yunta” aunque se los compare con Mostaza Merlo, no paramos de promover entrenadores que no entrenan ni dirigen, somos eso, un viajero dentro de una burbuja en el centro de una nube de polvo que comienza a decantar, el desenlace lo conocemos, la desolación total, Y FINAL…