20 mar. 2011

Pairetti y el "Trueno Naranja" en Sunchales.


El Midgets Club Sunchales inauguró el nuevo sistema lumínico en el circuito “Del Rosario”, fuego de artificios, comparsas, autos del museo “J.M. Fangio”de Balcarce, una cupecita del “Chueco”, un Torino de los que hicieron HISTORIA en Nurburgring y el memorable “Trueno Naranja” de Carlos Alberto Pairetti”, hasta allí todos los condimentos para una fiesta muy esperada, ya es una realidad que el Midget del Litoral podrá correr de noche sin inconvenientes en ese trazado ya que 16 torres de iluminación harán posible ese sueño abrazado desde hace tanto tiempo, como si todo fuera poco la categoría Midget realizó pruebas comunitarias con la presencia de 21 máquinas.

La noche se prestaba y la gente dijo presente para ver esas 21 máquinas girando en la espera de la participación puntuable del próximo 26, el regreso del mítico Rogelio Mitri fue el dato saliente, el resto más de lo mismo, muchos coches veloces pero Cristian Molardo aparece casi… en otra sintonía, el está muy bien conductivamente y ese coche número 1 aparece casi como imbatible, es que su chasis, su motor y su andar se muestran como una amalgama casi perfecta.

La presencia de Carlos Alberto Pairetti.
...

15 mar. 2011

Jovenes, veloces y valientes.


Todavía me dan vueltas en la cabeza las anécdotas que levanté de tantas sobre mesas de familia,cuando mi viejo se ponía a recordar sobre el automovilismo “aquel”, porque además señalaba hacia atrás con su mano derecha por sobre el hombre izquierdo hacia donde yo miraba como queriendo encontrar esos rostros tiznados y manos engrasadas de aquellos casi siempre pilotos-mecánicos, en el que un casco no era un medio de seguridad, sino un certificado de cobardía, cuando los cinturones eran solo elementos que utilizaban aquellos destinados al manicomio, un parabrisas era un premio que un piloto ganaba después de años y kilómetros recorridos, mi viejo hablaba en la misma medida de héroes lanzados a más de 300 kilómetros por hora por caminos rurales que de cuerpos levantados sin vida luego de impactar contra alguna alcantarilla o algún ombú.

Los apellidos resultaban familiares de tanto oírlos, mi viejo vio y nombraba a los Galvez, a los Emiliozzi, Gradassi , Copello y a tantos otros que hasta casi pasaba desapercibido el chueco Fangio –vaya apellido- me crié escuchando esas anécdotas y adoptando a ese automovilismo como el automovilismo propiamente dicho, me crié viendo al Chivo Mouras, al Flaco Traverso y al Yoyo Maldonado, al loco Luis Ruben Di Palma y Rubén Daray, Pincho Castellanos y Jhony De Benedictis, Tito Bessone y Cocho López, el automovilismo era eso, hombres de bigote dejando la ruta para meterse en reductos llamados autódromos, esos lugares que en esos tiempos no eran bien vistos por aquellos que se tomaban una botella de whisky por etapa en la ruta o aquellos que con el auto al rojo vivo llenaban el tanque de nafta que estaba dentro del habitáculo con un bidón y un embudo tirando mas afuera que adentro y quedando al borde de lo peor, todo cambió, todo…

Aquel promedio de edad quedó para algún museo, solo para eso, hoy el TC anda definitivamente por debajo de los 29 años de promedio, hoy ya no debutan a los 21 como...

Escuchando a Pedro



Por Edgardo Peretti; El hombre ingresó en silencio, casi sin hacerse notar. Saludó, se acomodó en una silla y esperó que lo atendiesen. Para cualquier mortal que no consuma la droga del fútbol sería una persona más, pero en la sede de la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino, nada es igual.

Debo confesar que, primero, me sorprendió, pero luego lo reconocí. Pedro Alexis González, figura consular del fútbol argentino, un tipo sencillo, simple y nada grandilocuente, pero con una historia que deslumbraría a muchos (a casi todos?) de los actuales players de la cuerina criolla.

Repasemos un poquito, jugó en el San Lorenzo de los Matadores, en el River de Labruna, en el Renato Cesarini de los Solari, en Talleres de Córdoba y terminó en el Alianza Lima. Campeón con los grandes, digno con los que no lo fueron.
Nació en Bella Vista, provincia de Corrientes, un 10 de marzo de 1946 (hace unos días cumplio 65) y en su carrera jugó 492 partidos en primera división y marcó 98 goles. Números notorios, si los hay.

¿De qué jugaba?, puede preguntarse alguno. Pues bien; era un “siete” moderno que no tenía la gambeta de Raúl Emilio Bernao (“El poeta de la derecha”, pibe), o el enganche mortal de René Housemann. En realidad, era más que ello, ya que bien podría desbordar y mandar el centro colocado, o encarar – y definir- en diagonal, o bien respaldar la subida del “ocho” y habilitar al once o al nueve con un pase maestro.
Jugó al lado de los grandes, desde el “Lobo” Fischer, Tojo, Rendo, Telch y el “Tucumano” Rafael Albrecht, hasta el Beto Alonso, Leopoldo Luque y J.J. López. Mirá que nenes!!!

Sencillo, humilde como una mariposa y rendidor como un obrero, el correntino hacía de todo, y bien, en una constelación de estrellas donde había muchos fiolos del fútbol y operarios como él. La cuestión es que Pedrito tenía todas las cualidades para cumplir al pie de la letra sus tareas sin desentonar.

Como decía. Estábamos hablando de fútbol entre enfermos del rubro y alguien le preguntó a González por lo que le había sucedido al pibe Chichizola, el arquerito de River que rifó un partido con una pifia, y el hombre mostró su grandeza y la ración indeleble de potrero que guardan los grandes:

- Un accidente, sólo fue un accidente. Cualquier que jugó al fútbol sabe que eso es un accidente del fútbol....nada más..
Y si alguien esperaba algún aporte lapidario, se quedó con las ganas. Es tan grande Pedro que sigue en la vida parado contra la raya tirando centros para la cabeza de Passarella o la del “Lobo” o la de cualquier perejil que considere que destacados son sólo aquellos que aparecen en las revistas. Y cuando tiene un blanco, hace el relevo para la subida de Comelles y le da una mano a Mostaza.

Ay, mi querido fútbol, mi querida vida. Soy un simple ser humano que se conforma con lo que la existencia le dio, pero que se considera un privilegiado por ver la historia cara a cara, aunque tenga años, aunque tenga canas...aunque ya sea historia.

Desafío extra

A veces, uno tiene ganas de divertirse un poco. River de 1975 (en el Nacional): Fillol, Comelles, Perfumo, Passarella/Artico y Héctor López; JJ, Merlo/Raimondo y Alonso; Pedro González, Luque/Morette y Mas/Reinaldi/Bareiro.
San Lorenzo “Matadores”: Butticce; Villar, Sconfianza, Albrech y Rosl; Rendo, Veglio y Cocco; Pedro González, Fischer y Tojo.
DT: TIM (Elva de Padua Lima)

Si me olvido de alguno, acepto aportes. Gracias.

13 mar. 2011

Ganó un partido caliente y sigue en la punta.


La tarde tenía guardadas muchas sorpresas para los concurrentes al estadio como para aquellos menos audaces, los que elegirían la TV para seguir un nuevo episodio en esta historia que lo tiene a Atlético en la cima de la tabla de la BN, de todas formas todo lo que pudiésemos imaginar sería poco en relación a lo sucedido, todo fue mucho aún para aquellos que esperaban mucho de este partido, emociones a montones, polémicas, disturbios y hasta una victoria dramática para sostener la punta rafaelina, pareciera que nada faltó, pero no es así, faltó la transparencia de un juez que no quiso ver ciertas cuestiones y de dos asistentes que levantaron sus banderines de manera sistemática ante toda chance de gol visitante, faltó la seriedad justamente de quienes deben ser los responsables de la justicia –vaya palabra bastardeada- y faltó la pericia que quizás no tiene la policía local para accionar ante tumultos menores como ocurrió ayer agrediendo a Diego Ledesma desde atrás en la cabeza –lo mostró TyC- a quien debieron suturar con seis puntos en su cuero cabelludo, faltó, es decir, en una tarde donde pareciera que se destacó la abundancia de condimentos faltaron las cosas mas importantes que deben estar para garantizar un espectáculo medianamente serio.

Hubo un partido.

6 mar. 2011

Espiritualmente chato.


Atlético igualó sin goles en la docta ante Belgrano, en un partido entretenido, sobre todo para los cordobeses que jugaron todo el encuentro un “solo” pocas veces visto, permitido tácitamente por el equipo de Trullet que ni siquiera puso la guardia, recibió y recibió, una y otra vez, ante un rival que sacó sus esquivos golpes sin detenerse pero sin herir, sin lastimar a ese Atlético de Rafaela que pareció otro, lejano al que goleó a los sanjuaninos, lejano al fútbol que pueda proponer un líder, lejano, muy lejano al que lucha por ilusionar a su gente.

No siempre se trata de jugar bien al fútbol, a veces solo se trata de seguir al corazón, lo que sus latidos dictan, ir en ese sentido también habla de un equipo con ambición y pretensiones por que cuando el juego colectivo se apaga debe encenderse esa llama sagrada, la que esta tarde Atlético no mostró, porque Carniello al que muchos comparan con jugadores que solo se encuentran entre las glorias de las glorias volvió a defeccionar, porque Castro es definitivamente todo lo ciclotímico que no debiera ser y sus oscilaciones ya preocupan, porque Fissore, ese jugador que muchos emparentan con otro nivel mostró que aún está inmaduro más allá de que al escucharlo pareciéramos encontrar a un jugador formado y que se vende muy bien, Zbrun se la dio más a los de rojo –jugadores rivales- que a los de celeste y blanco –Rafaela- , Serrano les vió el número toda la noche, los siguió pero siempre desde atrás, hoy no estuvo ni para parar un taxi –son tardes, ¿quizás su dolorosa lesión?, quizás- y la lista es larga, larga, casi nadie queda fuera de ella, algo de Sacks, la sapiencia de Juarez para allanar las imperfecciones del terreno en el que Atlético intentaba montar su ingeniería.

En definitiva el promedio de actuación da bajo, muy bajo, Atletico demostró que salió a sacar un empate que encontró solo por lo irresoluto de Vásquez, Campodónico y Pereyra y compañía, solo porque Belgrano a la hora de jalar del gatillo falló, el promedio nombre por nombre da bajo ,pero sobre todo desde lo espiritual, desde el corazón, porque Belgrano no desplegó un juego propio de los de Guardiola, Belgrano solo puso y la crema no, por eso Atlético estuvo ausente a la hora de tener que dar la talla, a la hora de sortear esa vara importante, la de un rival que juega al 110%, la de un rival que corre con la fuerza de tres pulmones y mete como si tuviera dos corazones.

¿Porque Aguirre –el jugador que se dice el técnico no quiere- no ingresó antes?, ¿y Capellino?, cuando los jugadores piden más minutos hay que dárselos, ¿no Carlos?.

Rafaela perdió 0 a 0, se llevaron por delante en Córdoba, fue Belgrano que solo por su incapacidad de abrir el juego no lo ganó, y por más duro que suene aquí fue lo más ajustado a la realidad, al jugador le gusta que lo sigan comparando con Pasarella, y lo que usted lee aquí no lo encontrará en NINGUN LADO, ¡faltaría que se enoje el escribano!, o el entrenador, es una mirada realista, que no gusta pero que seguro no aportará ni un granito de arena a la colección de promociones despilfarradas, es hora de cambiar, por aquello del tren,¿ recuerdan?, porque es verdad, el tren pasa una sola vez y está en el jugador subirse o quedarse en el piso como esta noche ante cada roce con un jugador cordobés, o se pone de pie y juega cuando se puede y mete cuando se debe o se queda en el andén mirando cómo pasa ese tren y ese sueño tan difícil de abrasar –ojo, si no subís crema te quedas solo, porque los aduladores suben siempre, a ellos cualquier tren los deja bien-.

El Juez: grabísimo error en la última jugada del partido en favor de Rafaela, falta en ataque de Carignano sobre Lollo que no exitió, Carignano se iba al gol.

Formaciones

Belgrano: Olave; Turus, Lollo, Claudio Pérez y Tavio; Ribair Rodríguez, Mansanelli y Etevenaux; Franco Vázquez; César Pereyra y Mariano Campodónico. DT: Ricardo Zielinski
Atlético de Rafaela: Sara; Sacks, Carniello, Bovaglio y Zbrun; Walter Serrano, Iván Juárez, Fissore y Nicolás Castro; Federico González y Carignano. DT: Carlos Trullet.

Cancha: Belgrano. Árbitro: Mariano González.