29 abr. 2011

Una caricia al alma, solo eso.


Unión jugó un gran primer tiempo, pero solo lo ganó 1 a 0, la rutilante actuación del flaco Molina y su gol no le alcanzaron para empezar a sentenciar la noche, fue todo empuje y garra y en eso un Unión mas aceitado sacó ventajas en el juego

Son casi las once de la noche, y el pibe Herrera de buen partido sabe que la sucesión de aciertos y errores en los remates del final lo ponen a él de cara al grito sagrado de campeón, si lo convierte poco le importará sin el torneo trae consigo muchos o pocos laureles, no le va a importar que el equipo jugó un primer tiempo de terror, no le va a importar que en la tribuna apenas hay un puñado de rafaelinos que acompañó la expedición sunchalense, solo quiere convertir, y lo logra, por que el arquero intuye que el remate se mete sobre el palo zurdo, pero intuye mal, Herrera la mete a la derecha, y a festejar, a correr, a buscar alguien a quién abrazar, y no es casualidad que sea Marcelo Werlen el del abrazo inicial, es que esa carrera encierra la bronca de un año de desdichas, esa carrera lleva el sentimiento relegado de un club llamado a ser grande pero que hoy va así, penando en el certamen de ascenso mas federal que podamos encontrar, el club está golpeado en sus entrañas por la mala racha, la que lo acerca al abismo, el club esta golpeado por que el club es fútbol, el 9 es fútbol, y esta caricia al alma invitará a la familia juliense a una noche descanso pleno, una de esas noches que no abundan, el hincha puede soltar esa sonrisa contenida por que los pibes pusieron todo, absolutamente todo.


El “9” se dio un gran gusto, dio una vuelta olímpica bien temprano en el año, cuando todos se están acomodando y las piernas empiezan a soltarse el “león” ya ruge como un campeón, podrán decir que el torneo es chiquito, de relleno o preparación, o quizás un torneíto, lo cierto es que el equipo de Satanás Werlen se llevó todo en los penales y festeja por los pibes que vienen desde abajo con el espíritu juliense corriendo por sus venas, y por un año de frustraciones en el argentino que encuentra una caricia del destino en el paso ganador por Sunchales.

Unión jugó un gran primer tiempo, pero solo lo ganó 1 a 0, la rutilante actuación del flaco Molina y su gol no le alcanzaron para empezar a sentenciar la noche, fue todo empuje y garra y en eso un Unión mas aceitado sacó ventajas en el juego, solo en el juego, Battauz, Calamari y Tarasco de lo mejor en el “verde”, y Galeasso y su combatividad, Herrera y su coraje para jugar, algo de Volken y el buen cierre de los primeros 45´del flaco Corso fueron lo poco que se encuentra en la busca de figuras por el lado del “9”

El “9” fue otro en el segundo, con Dominguez por Guzman y la postura de jugar con un enganche, con un Volken menos intermitente y un Corso entregando todo, el “9” no fue el mismo porque Werlen arriesgó y consiguió lo que quería, igualar el partido desde un golazo de Volken de tiro libre, el partido también fue otro, mucho ritmo, mucha velocidad y vertigo, cada contra podía terminar en gol pero nadie estuvo lo necesariamente preciso para adueñarse del título en los 90´

Una caricia al alma, un mimo, este título "Preparación", o de prentemporada, no es más que eso, el “9” debe seguir transitando por el desierto del argentino A con su sed de paz y su cruz (pesada por cierto) a cuesta y nada cambiará por este título, nada cambiará esta noche, la emoción de Werlen por su título (en le que mucho tuvo que ver) se mezcla con esa dolorosa angustia de esperar por un futuro incierto, es solo una caricia, que no sana, pero alivia.

UNION 1 – 9 DE JULIO 1

Cancha: Libertad de Sunchales.
Arbitro: José Rodríguez (aceptable, debió sancionar un penal en favor de 9 de julio por falta sobre Corso).

Unión: Quiligotti; Battauz, Gaitano, Ferrira y Gómez (Antenori); Tarasco, Calamari, Rojo (Moino) y Benavídez; Soldano (Carelli) y Joaquín Molina. Suplentes: Borgesi y Juárez. DT: Adrián Tosetto.

9 de Julio: Aguilar; Sacone, Galeasso, Arnold y Popeau; Herrera, López, Guzmán (Domínguez y Ponce; Corso (Falcon) y Volken. Suplentes: Aimar, Escobar y Shaffer. DT: Marcelo Werlen.

Goles: 28m PT Joaquín Molina (U) y 7m ST Lucas Volken (9). Penales: Leonardo Moino y Joaquín Molina (U); Nicolás Domínguez, Lucas Volken, Damián Arnold y Matías Herrera (9).

26 abr. 2011

La leyenda de los once.


Por EDGARDO PERETTI
Pese a los denodados esfuerzos de muchos burro-cratas (adviértase el alto contenido de la terminología adaptada: burro/burócratas/ratas), el fútbol sigue siendo tan apasionante y bello como siempre.

Pese a los denodados esfuerzos de muchos burro-cratas (adviértase el alto contenido de la terminología adaptada: burro/burócratas/ratas), el fútbol sigue siendo tan apasionante y bello como siempre.

En esto mucho tiene que ver su esencia y magnificencia; al ser uno de los juegos más tradicionales y arraigados en el sentir popular de gran parte del planeta, su grandeza recorre tanto los oprobiosos caminos del mercantilismo salvaje como la simple y romántica ejecución con una pelota de trapo.

Así y todo, hay quienes se empeñan en retrasar todo, primero en nombre del negocio y luego...en nombre de lo mismo. El penal ha debido soportar un siglo de vigencia, pero no por méritos propios, sino porque aún no se encontró nada para reemplazarlo. En esa senda, primero no había cambios y luego se permitieron dos y ahora tres; en un tiempo la primera patada a los dientes del full back al delantero a los cinco minutos de partido era casi considerada como un ícono de la virilidad del juego, hoy te mandan en cana y lloran pidiendo la tarjeta. Otrora, el festejo era simple y sencillo: los penales no se celebraban, a lo sumo el ejecutor alzaba los brazos casi de compromiso (como el pato Pastoriza); ni qué hablar de los goles en contra (Cómo los vas a festejar?). El “Toscano” Alberto Rendo, con la camiseta de la selección en cancha de Boca se gambeteó a todo el equipo peruano (incluido Didí, que era el DT) y como empatamos y quedamos afuera del Mundial, se fue llorando de verguenza. Y apenas tuvo un par de fotos borrosas en La Razón (y algunas más en otros medios).

Y así podríamos seguir recorriendo miles de situaciones que nos muestran a los maricones (dicho esto con el menor respeto) que hoy corren detrás de la cuerina con menos alma que una tacuarita, situación que terminaría por convencernos que somos unos veteranos insoportables. Y tendrían razón.

Pero he aquí que deseo detenerme en una situación que, allá por los setenta, me causaba cierta perplejidad, al ver las camisetas de “The General”, el equipo de EE.UU donde jugaba el Flaco Menotti, aparecían camisetas con números sorprendentes, al menos para nuestra novel cultura deportiva. El “45”, el “36” y así, cifras que nada tenían que ver con nuestros once titulares y cinco suplentes.

¿Alguien se imagina que a Maradona le darían una camiseta que no sea la diez? ¿Alguno de mi generación se sentía feliz porque le daban la “13”. Minga!!!! Todos querían una cifra que se encuadrara entre los titulares; ser suplente era otra cosa, la doce para el arquero, la 13 para un defensor, la catorce y al quince para un mediocampista y la 16 para el delantero de potencial relevo, o sea el primer candidato a entrar si los números no daban.

Miralos ahora: camisetas con números de ocasión, peinados que demandan una hora previa al partido y un constante toqueteo para que no se corra la vinchita (Esto, con Passarella no pasaba!!), tatuajes, festejos alocados por una carambola que termina en gol, excusas para justificar un 0 a 5 de local, palabras altisonantes para celebrar un cero a cero. Definitivamente, alguien está fuera de tiempo.
Si, yo.

Pero no todo está perdido. Por muchas canchas, aún sobreviven tipos que la llevan atada, que le pegan con las dos piernas, zurdos talentosos, vagos que hacen maravillas y millones de pibes que sueñan con hacer un gol en la final del Mundial, como Daniel Bertoni.

Menos mal, en realidad,afortunadamente que el cuero/plástico sigue rodando, como el mundo como los sueños de la pelota de trapo, hecha con dos medias y miles de ilusiones.

Señores, no me hagan mucho caso, por favor. Qué viva el fútbol!!

25 abr. 2011

Se define el preparación de LRF.


El partido será transmisión de Radio Región fm 92,9 en Rafaela y a través de la cadena regional de emisoras que retransmiten la programación deportiva, relata Gustavo Giorgis y comenta Gabriel Santillán

Las finales de Primera y Reserva del Torneo Preparación del Grupo UNO de Liga Rafaelina de Fútbol se jugarán en cancha del Deportivo Liberta de Sunchales (foto). En Primera división, Unión, ganador de la zona 1, se medirá ante 9 de Julio, vencedor en la zona 2, el jueves en cancha de Libertad (neutral) a las 21 hs.

En división Reserva, también en cancha de los “Tigres”, pero el miércoles, Libertad estará recibiendo a Atlético de Rafaela en horario a confirmar en la jornada de hoy.
Vale recordar que el domingo no habrá actividad, teniendo en cuenta el 1 de mayo, y luego (domingo 8) dará inicio al Torneo Apertura.

24 abr. 2011

El clásico fue para Ataliva.


En cancha de Independiente de Ataliva el dueño de casa le ganó el clasico a Moreno de Lehmann por 1 a 0 con gol de Ramirez, dirigió Colmann (aceptable)y el marco de público fue interesante.


La victoria de esta tarde de Independiente de Ataliva en el clásico ante Moreno de Lehmann por el grupo B de la liga rafaelina merece de mínima ir a un cuadro, un cuadro que iría a un sitio selecto de recuerdos notables, no entre los más rutilantes, pero si entre los más caros al sentimiento de una localidad que acompaño en gran número a ese equipo por el que se sienten representados dignamente, el equipo del “conejo” Alesso, un equipo que mostró entre los titulares diez futbolistas nacidos en la localidad y futbolísticamente en el club merece ser reconocido a viva voz como un producto genuino de del futbol chacarero, de un fútbol que sabe de esfuerzos, anonimato y dedicación solo a cambio de nada, aunque dentro de ese nada se encuentra la gratificación de aportar regocijo al corazón futbolero, y entonces, ese nada quizás pasa a ser todo.

El Partido

Independiente lo ganó 1 a 0, siempre fue más, siempre, no mucho más, pero más, le costó hacer pié en el partido, porque Nieto, el DT de Moreno de Lehmann entendió que una buena forma de no sufrir ese enorme potencial ofensivo que ostentaba Ataliva (11 goles en 2 partidos) era atacándolo y preocuparlo en defensa, y lo fue a buscar, con Pedro Gregorio, con Gassera, con Albertengo y la llegada de Lombardo, con un ataque generoso cuantitativa y cualitativamente, pero nunca sorprendió, porque Independiente tiene en Ricarte entrega y Equilibrio, coraje y orden, y a sus espaldas Kloster y Ramirez son una muralla, y ese equipo super goleador que es Independiente se destacó por ser super sólido en defensa (todo el bloque) y sobre esos cimientos edificó una notable victoria.


Una escalada de Olaeta por la Izquierda del ataque local asociado a Portella exigió a Moreno a ceder un tiro de esquina en el que César Ramirez se encontraría con la pelota picando frente al arco de Ruggeri y solo tendría que empujarla para el primer grito de la tarde. Algo de Galván y sus intermitencias, algo de Portella y sus intermitencias, algo del pibe Miretti que crece y crece y todo el esfuerzo de Piacenza, que no dijo presente en la red pero marcó el camino a transitar. Destefanis hizo un gran partido en Moreno, y se soltó algo más en el segundo tiempo cuando lehmann se paró con cuatro atrás buscando un balance defensivo que nunca encontró. Monserrat que ingresó el golpeado Santiago Retamar (el chico de los goles bonitos) no terminó de encontrar su lugar en la cancha, como Gregorio en la visita, como Gazzera, como Olmos.

El final encontró a Independiente más cerca del segundo que Moreno del empate, no exagero si digo que el muy buen arquero Ramos (Indep. Ataliva) también fue importante, porque el pibe resuelve, resuelve y resuelve, es decir, Independiente tiene un plantel parejo, sin figuras como pregona su entrenador pero que a veces necesita de rendimientos de alto vuelo para montar una victoria, hoy necesito de Kevin Kloster, el que puso llave a la última línea de Independiente y cerró el camino de los sueños a Moreno.

En el vestuario de Indep. de Ataliva César Ramirez dijo luego del partido “confiamos en lo que hacemos, hoy me tocó entrar y por suerte lo aproveche, estamos para mas”, y Kloster, la figura, dijo “siempre pensamos en querer ser campeones, y gracias a la gente que nos acompañó”, el conejo Alesso también habló y dijo “vamos paso a paso” y agregó “este grupo tiene un solo jugador de afuera que es Galván, eso me enorgullece y me motiva, es el gran objetivo del cuerpo técnico y la dirigencia el de mostrar la gente del club.

En la cancha de Independiente hoy vi a un puntero que ganó tres de tres en el arranque, el dueño de casa, pero en su juego humildad y sentido de pertenencia por la camiseta que lleva están los argumentos que le permiten soñar e ir por todo, se va gestando algo importante, ganó un partido de los más duros, de esos que te marcan porque los ganas entregando todo desde el minuto cero, los rivales toman nota y ya saben que en el “diablo” de Ataliva hay un rival de respeto en el camino.

Síntesis


Ataliva 1-Moreno 0

Cancha: Independiente de Ataliva.
Arbitro: Víctor Colman.
Reserva: 1-0.

INDEPENDIENTE: Emiliano Ramos; Gerardo Scudaletti (Daniel Ocampo), Kevin Kloster, César Ramírez y Emanuel Olaeta; Francisco Portela, Martín Ricarte, Santiago Retamar (Francisco Monserrat) y Leonardo Miretti; Julio Piacenza (Javier Varzi) y Roberto Galván. Supl: Alan Kloster y Román Batistón. DT: F.Cepeda.

MORENO: Damián Ruggieri; Alejandro Baronetti (Guillermo Lanfranco), Fernando Fábrica, Gabriel Ramírez y Gonzalo Destéfani; Nahuel Fassi, Juan Olmos, Mauro Albertengo y Maximiliano Lombardo; Pedro Gregorio (Rogelio Simonelli) y Facundo Gazzera (Matías Cabrera). Supl: Lucas Astrada y Hernán Beltramo. DT: Horacio Nieto.

Gol: César Ramírez (I). Incidencia: expulsado Mauro Albertengo (M).


19 abr. 2011

No hay lugar para el deyavú.


Cuesta pensar por estas horas que la irremediable trayectoria de Atlético de Rafaela rumbo a la primera división del fútbol argentino sufra algún tipo de interrupción o desvío, no hay forma, el interrogante que se plantea el hincha si verá a su equipo en primera o no retumba por las calles de la ciudad, pero hay otros interrogantes, los que van más allá de lo que permite analizar un hincha que piensa con el corazón, son los que me planteo en este artículo, ¿el ascenso es irremediable por qué no hay amenazas a la vista, por que los rivales no tienen la envergadura de otros tiempos?, quizás, pero esto sonaría a que la “crema” es rey tuerto en el país de los ciegos, y no lo es. ¿Por qué la suerte lo acompaña a sol y a sombra?, quizás, aunque esto podría ser tomado como una cuestión que viene a relativizar todo lo realizado lícitamente en el plano de los deportivo. ¿Por qué cuenta con una dirigencia inmaculada?, quizás, pero los dirigentes no juegan y más allá de que hablamos de una empresa prolijamente administrada como la rafaelina nunca dejamos de hablar de fútbol, y los que definen son los jugadores, ¿Por qué el entrenador conoce el camino?, quizás, es un requisito que no debiera faltar , pero no es excluyente, entonces, ¿por qué no debiera interrumpirse el paso hacia la “A”?, sencillo, porque el equipo muestra un envión notable, desde lo individual y lo colectivo, lo que lo lleva a superar adversidades con cierta naturalidad, es ejemplo de ello la victoria ante Central, donde el equipo mostró aplomo y calma ante un tsunami futbolístico, para resurgir ante la aparición de los primeros rayos de luz llevándose una victoria ultra valiosa. Los errores persisten, porque al equipo lo golpean en sus zonas más débiles de manera sistemática, todos lo quieren atacar por la izquierda de su defensa, allí donde Castro y Zbrun ofrecen solo las garantías justas, nada de más, todos tiran pelotazos a la última línea del equipo de Trullet, tratando de exigir a Bovaglio a resolver bajo presión siempre, todos quieren poner gente a las espaldas de los volantes centrales porque saben de la buena prestación de Fissore y Serrano, pero por separado, y porque saben de la inexistencia de un necesario tándem conformado por ambos.

¿Ven?, fisuras hay, falencias hay, pero el poderío ofensivo de un equipo que tiene dos goleadores por falta de uno lo transforma en inhundible, son los goles de Carignano y los goles y la nobleza de Gonzalez lo que hacen que pocas veces el equipo cierre el juego en cero en el marcador, porque tiene gol, porque los genera, porque los va moldeando cual artesano, porque tiene además en la madurez de Iván Juárez a uno de los dos o tres futbolistas más talentosos de la divisional y conduce con pericia bajo el sol o la más densa de las nieblas, por que encuentra en las oscilaciones de Castro un aporte de valor incalculable, es uno de los pocos equipos de la categoría (¿el único?) que no necesita del jugador número doce o trece, ni siquiera tiene un nombre discutible en el banco, alguien que lo ponga contra la espada y la pared al DT o deba entrar para salvar a todos, todos son buenos relevos, pero no más que ello, Franco, Aguirre, Lagrutta, Cáceres, y algún otro que tiene menos protagonismo que estos aún, la clave pasa por un plan no demasiado extenso pero regular, muy regular en prestaciones, y prueba de esto último es el hecho de que el equipo no siente las modificaciones de nombres cuando estas se imponen por lesiones (que aparecen poco) o por expulsiones (que aparecen poco).

El temor a un deyavú de las promociones con Gimnasia va quedando atrás, son fantasmas que se espantan por el paso arrollador de un equipo que llegará a la máxima categoría una vez finalizado el trámite de transitar las treinta y ocho fechas de la competencia, será un equipo que no quedará en la historia por mostrar algo revolucionario, menos desde lo táctico donde me parece que está lo menos trabajado del equipo, aunque su entrenador se supo agiornar sin poner sus pensamientos de manera tozuda por sobre las necesidades del proceso, ¿recuerdan cuando desde este sitio le pedíamos al entrenador que el equipo debía jugar con una defensa de cuatro hombres en vez de la poco convincente línea de tres?.

Amigos, está historia no trae nada oculto detrás, esto será ascenso o ascenso, y para hablar del futuro solo basta con preguntarse, ¿cómo hace este grupo para no llegar a primera?, fácil, o le cruzan el micro delante del arco, o le ponen un candado a la tapa del túnel.


17 abr. 2011

Demasiado premio para el bicho.


Hoy jugaron en el estadio monumental de barrio Alberdi Ferro y Brown (SV) en el marco del torneo preparación de la liga rafaelina de fútbol 2011, una tarde espectacular, un escenario de excepción, dos equipos que buscan la mejor forma de cara al torneo más importante del año sin dejar pasar la chance de ir por todo en este “mini” torneo.

Lo vivimos a través del relato de Gustavo Georgis y de mi comentario a través de fm 92,9 “Radio Región” y la extensa “cadena de la amistad regional radial deportiva” conformada por más de ocho emisoras de la zona.

Acerca del partido.

Fue raro, Brown era más que Ferro de movida, todo era del verde en los primeros pasajes, aunque en la primera visita de Ferro al área visitante una mano de Ibarra Duarte vista por el juez Simoncini significó un penal para dar un golpe de escena impensado, Abt gritó el primera de la tarde sin importarle que su Ferro era menos que el rival, luego la visita fue por más, con el pibe Saavedra incontenible en la función de enganche asociándose por momentos con Olivera o Arias, con Ramirez o Martín, pero generando siempre aunque sin encontrar la profundidad necesaria para romper el cero. Allí apareció la mano de Beto Medrán para re acomodar las piezas en la mitad y mandar a Meyer sobre Saavedra liberando más a Vaca. Ferro fue poco en la ofensiva, con no demasiado de Sosa y casi nada de Naconechney, Brown fue demasiado en el medio ganado con Arias sobre Clementz y exigiendo a Angel Ortega a transformarse en la figura por mucho de un Ferro que controlaba el partido sin sufrir en el arco de Bergero.


La segunda mitad fue algo similar en su desarrollo, Ferro con poco para lastimar y Brown casi impotente en los últimos metros, y cuando Zurbrigen iba por todo apostando por más gente en la ofensiva perdió por expulsión a Rodrigo Olivera (que había tenido una clara chance de cabeza que terminó en las manos de Bergero) por un manotazo que el asistente Andrés Paniza juzgó de expulsión, Ferro perdió a Ortega por expulsión a la que llegó por exponerse demasiado lejos de su posición habitual, los cambios se sucedieron y en esa búsqueda de súper población de jugadores en ataque del equipo verde Zurbrigen encontró poca claridad, como en toda la tarde, y solo quedó tiempo para que Clementz en una contra armada por Edu Sosa defina extraordinariamente ante Cosa y grite el segundo sobre el pitazo del final.

Quizás es mucho premio para Ferro, o demasiado castigo para Brown que mereció mucho más, deberán trabajar más pensando en el futuro con el aliciente para Ferro de que con las victorias se trabaja con mayor tranquilidad.