25 sep. 2011

9 de Julio ganó por la ley del último recurso.

Por el argentino “b” de fútbol 9 de julio venció a Defensores del Pronunciamiento por uno a cero, el gol lo hizo Lucas Volken, uno de los jóvenes valores del club, uno de los tantos que ayer se hicieron cargo de múltiples errores cometidos por las cabezas del proceso. -foto Nicolás Sanchez-.

El entrenador nunca dio en la tecla de lo táctico, le costó horrores poder darse cuenta que su equipo no podía jugar con un solo volante central como lo proponía, porque ya no son tiempos de hacerlo en un fútbol que solo se juega en la mitad de la cancha y si perdes en ese sector lo perdes todo. Intentó de una forma y de otra, y de otra más, pera nada, ni con un esquema ni con otro y ya no acepto la excusa de la pérdida del enganche titular por lesión, era una cuestión de nombres y ahora está comprobado, porque Acosta y Abayian no son más que Volken, y porque Bazán no es más que Zbrun ni Guzmán, y porque los Acastello –Gabi y Guille- no son menos que nadie, por todas estas cuestiones YO DIGO que se cometieron errores, por solo no haber traído refuerzos que realmente refuercen y no tan solo realicen un aporte cuantitativo al tema. Me pregunto, ¿hacía falta esperar por la eliminación en la Copa Argentina para darse cuenta de quién debía jugar?, ¿hacía falta esperar por dos derrotas en las dos presentaciones de inicio en la competencia para poner jugadores del club?, ¿hacia falta tirarles un fierro caliente a los pibes como el que les tiraron ayer?...

Cuando los errores están consumados y la porfía se sostiene aún siendo inconducente pueden aparecer dos o tres opciones, cambias de entrenador, le echas la culpa a algún factor externo –fixture, viajes, árbitros, etc, etc.- o pones a los pibes, y fue justamente esto último lo que realizó el entrenador de 9 de julio, dos debutantes, Guillermo Acastello y Nicolás Guzmán, otro más desde el inicio, Gabriel Acastello, a los que hay que sumarle a Volken que aún sin debutar estaba fuera de los planes al igual que Alan Zbrun y Francisco Monay que desde el banco aportó para un triunfo memorable.

No hablamos de menores de edad ni de niños, hablamos de jóvenes que se preparan para esto, a los que les llegó su hora en el fútbol y deben hacerlo sin problemas, pero lo que preocupa es el contexto, el no llevarlos en tiempo y forma para que esta situación no choque al futbolista que hace camino y como comúnmente decimos “los queme”, ponerlos de a poco y no todos juntos sin un guía que los conduzca a través de este pedregoso camino que es el argentino “b”. De “saberlos llevar” se trata, no de empujarlos al vació y el que logra volar se salva y el que no se estrella, se trata de acompañarlos y no soltarles la mano, ayer los vi perdidos por momento, sin rumbo, aún con Acastello –Gaby- gambeteando y su hermano parando a su rival, aún con Volken y su boca llena de gol, aún con Guzman y Monay aprobando, aún con el “9” ganando, no hay un horizonte y sin embargo la cosa salió pero no será sencillo que se repita, para nada sencillo.

La gente del “9” se fue feliz, porque sabe que el club se re capitalizó, cuenta con valores interesantes de la cantera y puede soñar, pero por otro lado sabe que los refuerzos no refuerzan, y así todo es cuesta arriba, habrá que tomarlo con calma, habrá que generan una mixtura entre los experimentados aunque de bajo nivel y los inexpertos de corazón caliente, la fórmula no encierra secretos, solo se trata de eso, de contar con los pibes en una justa medida, sin mandarlos al frente dirigiendo desde un cuartel.

18 sep. 2011

Atlético de Rafaela hizo historia en el “bajo Flores”


En el bajo Flores Atlético doblegó a San Lorenzo, le ganó con cierta claridad a través de un 3-1 memorable y de cierre para el mural. De punta a punta el equipo de Trullet fue más y se lleva tres puntos más para una cuenta que ya tiene los necesarios como para que el hincha se ilusione aún temprano en la competencia con liberarse de la lucha por no descender.
Con Iriarte en el fondo la cosa cambia, Atlético es más sencillo para resolver y la tranquilidad se transforma en un elemento que se puede ver y palpar, y desde esa tranquilidad se permite crecer verticalmente, para que aparezcan Castro y Serrano en escena y Atlético sea un equipo que trata con el debido respeto a un balón que aún no tiene en el porcentaje del tiempo que el entrenador desea, pero lo cuida cuando lo posee.  Juarez se sacrifica para que Fissore no se exponga en demasía, el ataque ya es cosa seria, Gandín y Gonzalez son futbolistas que despiertan respeto y eso, desde su condición de jugadores del Atlético, es un valor que aún no se puede cuantificar.
San Lorenzo era la primer vara importante, por su condición de equipo grande y eso aún conteniendo un momento plagado de complicaciones, y Rafaela –como lo llaman los porteños- lo supero con holgura, por ser competitivo por sobre todo, por ser auténtico y humilde, laborioso sacrificado y solidario. Este Atlético pareciera conocer como nadie sus limitaciones y desde ello enarbola sus virtudes para ir más.
Estuve junto al equipo de Red del Plata Rafaela en una noche que no será una más porque la del 17 de setiembre de 2011 quedará grabada a fuego en la historia del futbol nuestro,¿ quién podrá olvidar que un equipo del interior del interior de un fútbol que separa porteños de provincianos vapuleo a uno de los mal llamados grandes y además atravesó las puertas del Pedro Bidegain en la condición de líder del futbol de primera al cabo de siete jornadas disputadas?, ¿alguien podrá olvidar la primer victoria de Atlético ante un grande en su cas?, nadie, porque la historia del fútbol de Rafaela le tenía guardado un lugar a este triunfo que enorgullece a propios y extraños, si quieren saber cómo fue el trámite del partido lo invito a revisar las crónicas propuestas por aquellos que creen convenientes ponerlas por encima de lo que realmente es importante,  me importa un carajo lo que jugó San Lorenzo, me importa nada si Migliore vendió humo y si Romeo "tribuneó", problema de Asad, Abdo y compañía,yo prefiero hablar del orgullo de haber estado allí y contarlo, sí, poder contarlo a través de la radio líder en trasmisiones deportivas de Rafaela.

Síntesis
San Lorenzo: Pablo Migliore; Fernando Meza, Cristian Tula, Jonathan Bottinelli, José Luis Palomino; Emiliano Tellechea, Enzo Kalinski, Guillermo Bazán; Leandro Romagnoli; Gabriel Méndez y Emmanuel Gigliotti. Director técnico: Omar Asad.
Atlético Rafaela: Guillermo Sara; Fabricio Fontanini, Oscar Carniello, Martín Zbrun, Hugo Iriarte; Matías Fissore, Iván Juárez, Walter Serrano, Alexis Castro; Darío Gandín y Federico González. Director técnico: Carlos Trullet.
Goles en el segundo tiempo: a los 24 minutos, Gandín (AR). En el segundo tiempo, a los 43 minutos, Sebastián González (SL); a los 45, Federico González (AR) y, a los 50, Castro (AR), de penal.
Cambio en el primer tiempo: a los 36 minutos, Pablo Alvarado (SL) por Palomino.
Cambios en el segundo tiempo: a los 15 minutos, Sebastián González (SL) por Tellechea; a los 16, Bernardo Romeo (SL) por Méndez y, a los 42, Germán Cáceres (AR) por Juárez.
Incidencia en el segundo tiempo: a los 49 minutos, fue expulsado Romeo (SL).
Arbitro: Germán Delfino.
Cancha: Nueva Gasómetro.


12 sep. 2011

Ben Hur le ganó al 9 desde el pizarrón.

foto G. Conti -

Ben Hur de Rafaela superó con claridad a 9 de Julio en el arranque del argentino “b”, si estuviéramos hablando de boxeo y Ben Hur y el “9” se hubiesen cruzado en un cuadrilátero el título sería que “lo ganó desde el rincón”, porque fue su entrenador el que trazó un camino recto hacia la victoria a través de una estrategia que no demanda otra cosa que no sea elogios, sorprendió el Dt Olivares con una idea sin rodaje, puesto en escena sin ensayo alguno pero a través de actores comprometidos con la idea.
Olivares optó por tres hombres en el fondo y cuatro en la mitad de la cancha a los que adicionó a Santa Cruz como un quinto volante con doble prestación, la de luchar y jugar por sus propias condiciones, y fue el juego el que se impuso sobre la lucha desde la escasa respuesta entregada por la zona media juliense. Ben Hur manejó la pelota en gran parte del partido y el resultado habla de lo que ocurrió en el trámite.
Dominguez nunca logró enlazar volantes con ataque de de 9 de Julio, Guillermo Gomez fue permeable por su costado de la defensa y Bazán superado numéricamente siempre, Andermaten anulado de manera mutua con Jubany tampoco podía soltarse por su calle, por eso, no debíamos sorprendernos de ver a Abayián y Caglieris tan lejos del juego y las situaciones.
No sobraron situaciones ni emociones, pero en el monopolio de la administración del balón que propuso Ben Hur radica la clave de una victoria indiscutible, por Santa Cruz y su figura intimidante siempre, su presencia y precisión para ceder el balón, porque además encontró en Jaime desde su ingreso el jugador con quién asociarse para progresar con el balón cuando su prestación física comenzaba a no entregarle las mismas respuestas. Canavesio jugó a un alto nivel y Pagliero respondió en las pocas oportunidades en la que fue convocado a intervenir.
Jaime cruzó una pelota de derecha a izquierda para que Jubany se la baje al "vayo" Torres que se encontró con una enorme respuesta de Ceberio ante su remate, pero no la dió por perdida y la fue a bucar al fondo de la cancha desde donde remató aún sin ángulo de disparo por sobre el uno del "9" abriendo el marcador y cerrando el pleito.
Ben Hur ganó sin dejar dudas, fue claro con la pelota en un partido de "gol gana", el partido no fue bueno para el espectador, el “9” careció de ideas y de interpretes claros. Se fueron por veredas diferentes allá por las ocho de la noche de un domingo al que le sobró sol, el equipo de Restelli por la de las sombras que provoca la incertidumbre de un equipo que juega poco, que no incluye a su ataque en el circuito futbolístico y que todavía no marcó en 180 minutos de fútbol, Olivares (el más lúcido de la jornada) y los pibes de Omar Racca por la vereda de la tranquilidad que dan las victorias estruendosas, sabiendo que debe mejorar porque problemas no le faltan, pero conociendo que ganando las penas no saben tan amargas y las soluciones aparecen con más facilidad cuando no encierran las urgencias que imponen los tropiezos.

8 sep. 2011

Un buen trago para penas ahogar.

Arrancó la Copa Argentina 2011 y en Sunchales el Unión del “Negro” Barraza recibió al castigado 9 de Julio de Rafaela, el 9 es un club tan futbolero como pocos en la región y venir de un descenso equivale a haberse muerto un poco desde lo futbolístico, sin embargo este deporte tan pasional como ningún otro fue capaz de regalarle un mimo, que hasta sabe a poco pero es todo, es que una victoria en la copa lo es, avanzar ante un equipo sunchalense con menos presupuesto y desde una categoría inferior le otorga el título de hazaña a un logro que en otras latitudes sería poco más que ordinario. El 9 ganó y ahora anda de copas, nunca mejor utilizada la metáfora para un equipo de un club de fútbol necesitado de ahogar penas.
El 9 fue más, orden, intención en el juego y paciencia para jugarlo, allí radican los ejes sobre los que apoya la victoria de los suyos José Restelli. Unión fue demasiado improvisado, inconexo y discontinuo, desde esos argumentos solo se puede soñar con nada.
El “9” se puso en ventaja por penal convertido por Andermatten y Unión lo igualó ya en la segunda mitad por error de Ceberio a tiro de Orlando Díaz que fue ni centro ni tiro al arco, pero gol. Unión creció y podría haber ido por todo en la noche si no fuese porque Barraza quitó del juego a Ochoa para preservarlo para próximos compromisos, hasta allí Ochoa fue el más insistente, el más claro y el que más preocupación llevó al León.
Sin Ochoa en cancha el “9” pudo cambiar el aire y llegar al final más cerca de Unión de quedarse con todo. Ya en los penales que proponía el desenlace de cruces a un solo partido Ceberio pago por sus pecados del partido quedándose con dos de los tres remates ejecutados, el restante de Fler fue un horror y terminó un par de metros por el costado derecho. Andermaten y Goméz acertaron y Velazco en el momento más caliente de la noche optó por picarla ante la elección de Ocampos que fue al palo surdo y en su vuelo apenas ofició de testigo de tamaña definición.
La copa sigue y el 9 de Rafaela entregó el mensaje de que será rival de peso para todo aquel que se cruce ante los de calle Ayacucho, se está armando, acomodando a esto de empezar a remar contra la corriente, pero en el camino hacia su horizonte se detuvo en Sunchales para mostrar sus garras y dejar claro que vive, y que su corazón late con más intensidad que nunca.

5 sep. 2011

El impiadoso "fútbol para casi todos".

El partido se jugó en día y horario inadecuado para las finanzas de todo club liguista. En el momento en el que Atlético Rafaela vencía a Unión en Santa Fe por el torneo mas importante de fútbol de nuestro país 9 de Julio y Brown de San Vicente jugaban por la tercera fecha del clausura de liga rafaelina desafiando a la impiadosa TV, la que entrega propuestas que se transforman en esa manzana que nadie puede evitar morder.

Es un suicidio futbolístico y económico, no hay tesorería que lo resista ni corazón que soporte ver una tribuna tan vacía como nunca antes. ¿Hay que aprender a convivir con ello?, ¿hay que sentarse a ver como los bolsillos de los clubes crujen como una rama seca y pronta a caer?, no lo se, solo se que se debe hacer algo para evitar que el “fútbol para casi todos” le quite la vida a los torneos liguistas.

Los adelantos se juegan en el anonimato que obligan los torneos argentinos transformados en prioridad para las mas importantes instituciones, y ahora los domingos solo entre amigos, ayer en el Estadio German Soltermann no había mas de cuarenta personas de las cuales entiendo solo pagaron la mitad, les dejo un dato, los protagonistas eran 9 de Julio y Brown de San Vicente, es decir, el campeón del preparación y el del clausura de LRF.

La foto muestra con crueldad a 8 personas en la platea local, había otros diez en distintos sectores y el visitante aportó otros tantos. Lamento informar que el parte médico solo habla de la continuidad de la agonía.

Por la inteligencia de "Satanás" y la entrega de los pibes.

9 de Julio fue sumamente astuto e inteligente para jugar y ganarle con claridad a Brown de San vicente por 3 a 1, no dejó dudas y parece despertarse en la competencia. -foto La Opinion-

El viento fue un factor externo que incidió como pocas veces y fue el equipo de “Satanás” Werlen quién mejor lo administró a favor y quién mejor supo convivir con él cuando se lo encontró de frente.
Brown mostró tantas dudas en el fondo como nunca antes, Segati e Ibarra Duarte no fueron los de siempre y más, fallaron en lo individual y colectivo, Leo Vera no pesó en el centro de la cancha y Arias jamás pudo ser el motor del equipo que suele ser, como si todo esto no alcanzara para ilustrar una de las peores tardes que le vi a San Vicente en los últimos tiempos hay que decir que Olivera estuvo peleado con el arco y Carrizo solo apareció para que le cometieran el penal que puso en ventaja a la visita.
El 9 lo perdía por el penal que Arias cambió por gol, pero este joven 9 de Julio al que le cuesta levantarse de toda desventaja supo sobreponerse, necesitó solo de dos minutos para generar un tiro libre en el arco que da a Pellegrini y empatar desde una genial pegada de Gabi Acastello.
La astucia del “9” consistió en la intención de Werlen de trabajar con tres hombres en el fondo, con Galeasso, Alnorld y Lobos, algo que en un principio aparece como aventurado sabiendo que enfrente está Rodrigo Olivera deja de serlo al ver que el DT proponía la sociedad de Nico Dominguez y Gabi Acastello –de lo mejor de la tarde- a las espaldas de Arias para evitar que progrese y genere. El “9” lo desarticuló, lo inmovilizó y lo golpeó dos veces más, primero Acastello yendo a las espaldas de Volken en un largo pase aéreo que Lucas peinó para que Gabriel vaya por Cossa y una notable gambeta, más otra más antes del grito del muy bonito segundo gol. Brown fue por todo, y Alejandro Zurbriggen buscó hasta con cuatro atacantes, Olivera – Carrizo – Boscheto y Martín defendiendo con dos y Arias delante de ellos, pero no fue claro ni preciso para intimidar al arquero del león en una tarde a todo brillo, porque Aimar lo tuvo, brillo y seguridad, el pibe hizo una presentación notable en el arco juliense. Hubo otro gol del “9”, terminó siendo de Volken pero tuvo no menos de siete toques antes del grito del final, el dueño de casa mostró en esa jugada un poco más de toda la tranquilidad y paciencia que tuvo durante toda la tarde y cerró el partido a toda orquesta. Arias y Segati se hicieron expulsar, y la tarde que venía mal para el campeón del apertura se cerró peor. Calderón dirigió sin problemas en su tarea un partido en el que “9” de Julio volvió a mostrarse como aquel campeón del preparación, inteligente, pensante y capaz de tratar muy bien el balón, ¿se despertó por fin de la larga siesta que dormía?, quizás, habrá que esperar para corroborarlo pero esta victoria sirve para saber que la esencia del “9” está intacta y que jamás debemos de dejarlo de tener en cuenta entre los que animarán el clausura de LRF.

El 9 recuperó a Monay.
Este se llama Francisco, es Hermano de Miguel y Pablo –motoneta-, aún no tiene 20 años y dice estar desde siempre en el club, ayer ingresó en el segundo tiempo, juega de volante y tiene buen manejo, se recostó por la izquierda y fue clave en el tercer gol manejando los hilos de su equipo, verán, la dinastía tiene continuidad en la primera juliense.

Síntesis
Estadio: Germán Soltermam de 9 de Julio.
Arbitro: Enrique Calderón.
Reserva: 1-0.

9 DE JULIO: Matías Aimar; Damián Arnold, Danilo Galeasso, Nicolás Guzmán y Martín Lobos; Guillermo Acastello (75' Francisco Monay), Cristian López, Gabriel Acastello (87' Jonatán Corzo) y Jehiel Ponce; Lucas Volken y Nicolás Domínguez (81' Fernando Saccone). Sup: Maximiliano Aguilar y Américo Becerra. DT: Marcelo Werlen.

BROWN: Maximiliano Cossa; Leandro Landucci (68' Raúl Martín), Mario Segatti, Hernán Ibarra Duarte y Gonzalo Aira; Gustavo Carrizo, Leandro Vera (79' Jordan Boschetto), Cristian Arias y Rodrigo Saavedra (59' Carlos Albera); Rodrigo Olivera y Andrés Saavedra. Sup: Gonzalo Bauducco y Alberto Albera. DT: Alejandro Zurbriggen.

Primer Tiempo: A los 22 min gol de Cristian Arias (B)-tiro penal) y 24 min. Gabriel Acastello (9) -tiro libre-.
Segundo Tiempo: A los 23 min. Nicolás Domínguez y 40 min. Lucas Volken, ambos para 9 de Julio.
Incidencia: A los 46' S.T. expulsados Mario Segatti y Cristian Arias, ambos en Brown.

2 sep. 2011

El Colorado ya transita por la calle Ayacucho

por Edgardo Peretti.

Muchos me preguntan por qué soy tan renuente a la presentación oficial de mis libros. Y tienen sus razones; de mis cuatro novelas, tan sólo "El faro de Lehmann” mereció exposición previa ante el público y ello porque era una gentileza de mis amigos Hugo Riberi y Mario Togni.

Es cierto que mientras esta nueva obra (“Colorado Ayacucho”, Karlovich Ediciones 2011, LA OPINION) aparece ante la consideración, uno siempre trata de contestar la pregunta de unas líneas más arriba. Por allí, siempre me gustó estar una tardecita en la sala de la Biblioteca Sarmiento mostrando un trabajo propio. Al fin y al cabo es el lugar donde pasé años inolvidables, pero también tengo a LA OPINION que es como mi casa, así que aprovecharemos este espacio para decir algunas cosas.
“Colorado Ayacucho” es una historia de amor y odios, con personajes reales (con nombres variados los malos, hay que decirlo), en medio de un escenario que juega con el tiempo y con los tiempos; del almanaque y de la vida. Que no son los mismos.

Los escenarios sí son inapelables. Todos y cada uno de ellos pueden ser corroborados, aunque en muchos casos tan sólo en la ubicación global, pues ya no son los mismos. Por caso, el viejo boliche donde se desarrollan tramos notorios y puntuales del guión existe: es el lugar que se ofrece en la portada expuesta con el talento de Gabriel Pauloni Cavadini. La chapa del mismo sitio es la única que existe en todo el recorrido de la calle que sirve de referencia al literario y está ubicada en el nacimiento de la misma. ¿Qué habrá sido de las otras? Vaya uno a saber, con tanto misterio, uno nunca sabe.

Mario Liotta fue el responsable de capturarla y mi hija Micaela es responsable del retrato de autor. Esto, y la coordinación de Laura Bonetto conforman parte de la estructura que se apoya en todos aquellos que hacen posible que uno pueda publicar.
Mi amigo Héctor Puig hizo lo suyo y el producto queda a la vista. Cada lector tendrá su forma de leerlo y juzgarlo. Nosotros, los escritores tenemos la manía de encontrarnos defectos; sería mejor que aprendamos a escuchar a los demás.
Lo que puedo decir, en la continuidad de la promoción, es que los túneles son verdaderos; existen y existieron. Y la fama de los guapos no son ajenas a las huellas y testimonios de los tiempos. El personaje central fue tan real en su paso por la vida, como tramposa su ubicación en el tiempo literario, incluso su final es fidedigno, sin excusas y sin trampas.
Mirando hacia atrás se puede divisar una cierta onda retrospectiva en el relato que se expone, no carente de sentimientos ni la credulidad por los cuentos que nos contaban de chicos. Jamás me atrevería a negarla.
Es cierto. Ya no se advierten juegos de “hoyo-pelota” en la esquina con Avellaneda, y el pavimento ha tapado mucho, pero le falta bastante para quedarse con todos los silencios. Pese a que les pese a muchos, la profundidad de la calle sigue guardando secretos y el paso seguro y firme del guapo más guapo que se haya conocido. El “Colorado”.