31 mar. 2012

2011, la decadencia de los grandes continúa.

Los invito a recorrer este resumen del año 2011 en relación al fútbol de primera división, la decadencia de los grandes y el crecimiento de los equipos “nuevos” en la categoría, además les cuento algunas anécdotas de las coberturas realizadas en las concentraciones de los visitantes a Rafaela para enfrentar a Atlético, espero lo disfruten, adelante.


Se fue un semestre difícil de digerir para quién soñamos con un fútbol de mayor vuelo, un fútbol que comience a depurarse en varios aspectos, esa sospecha que todos tenemos de que el fútbol argentino no es el que era, que no somos todo lo grande que fuimos se encuentra cada vez más cerca de una realidad que lo torna indesmentible, que lo quita de la escena de la polémica, la decadencia de los equipos grandes del fútbol argentino se marca cada vez con mayor intensidad.
 Es Racing y sus desprolijidades de institución, con cuestiones deportivas ventiladas de una manera preocupante, mediatizado al extremo, con comunicaciones que debieran ser de consumo interno y aparecen trianguladas a través de jugadores- prensa- cuerpo técnico, a la luz siempre, desprolijamente.
Es San Lorenzo y su transitar rumbo a la devastación final, los barras adentro de un vestuario decidiendo e instalando temor, la gente en las tribunas pidiendo por no llegar al descenso, implorando por otro final, jugadores de ingresos millonarios con una prestación impropia hasta de un esmerado jugador de potrero, un manager que no maneja nada y un presidente que dice presidir pero no, no lo consigue.
Es River y su descenso vacío de toda sorpresa, es la lógica en un deporte que dice mayormente no tenerla, es una institución que cometió todos los errores necesarios para llegar a donde lo hizo deportivamente, el fondo, vaciamiento de su economía, la muerte sobrevolando la lucha por el poder de la barra, dirigentes impunes, deudas que se multiplican, acuerdos tácitos que impiden sacar a la luz temas que ruegan por estarlo, jugadores atrapados en una telaraña que no permite escapatoria más allá de la de caer, solo caer.
Es Independiente, un sitio en el que la batalla por el poder dirigencial parece haber encontrado tierra fértil, es un sitio en el que el dinero sigue saliendo a mejor ritmo que al que se dan los ingresos, el rojo es un desastre con enormes problemas deportivos, es un club que vive a las sombras de la guillotina, la que amenaza con caer casi irremediablemente.
 Y es Boca, que también es decadencia, ya no es el Boca ultra ordenado de los tiempos de Macri, este Boca tiene dos barras con líderes de prontuario inigualable que luchan por el poder, el club es poco menos que un campo de batalla, los líderes tienen padrinos e impunidad, pero en Boca los resultados tapan, Riquelme salta a cancha de vez en cuando y su imagen pareciera amalgamar que lo que parece imposible de unir, volvió Schiavi y su figura pareciera haber cerrado una fisura futbolística como si se tratase de la cicatrización de la peor de las heridas, y los resultados siguen tapándolo todo.

Los chicos no decaen, crecen.

Atlético de Rafaela pisó fuerte, entró sin golpear a un par de lugares y con autoridad supo conseguir un objetivo de exigencia mayor, es el orden institucional más alguna pelota que entra, más un penal atajado, más la gente que se ilusiona.
Es Belgrano, su orden, su gente y un entrenador con capacidad y jerarquía.
Es San Juan y un ingreso a la competencia de manera inestable por momentos aunque de sumatoria que ilusiona.
Es Unión, su historia y la experiencia de penar en la “B” por mucho tiempo.
Son los chicos que llegan con algo de orden en algunos casos, y altamente organizados como Atletico “dentro y fuera”, un orden que no se compra en el almacén de la esquina de casa, un orden que se trae desde el compromiso y crecimiento institucional y dirigencial, en ese marco, que la pelota ruede parece no resultar un tema tan complejo, y que los sueños de permanencia se cristalicen parecen no sonar a utopía. Son chicos que piensan a los grande, no en grandezas.

Visitantes de la crema, cada uno con su librito.

Arsenal trajo un hombre de la casa, “Lechuga” Alfaro , y “una premonición”.

Recuerdo haber hablado con él la jornada previa al partido con victoria de Arsenal sobre Atlético y  casi como sabiendo lo que sucedería un día después Alfaro decía “Ojalá me hubiera tocado venir en otro momento, no en el debut como local porque se de la importancia que tiene este partido y se que para Rafaela es un evento muy particular y a mi hoy me toca estar de la vereda de enfrente, más allá de que disfruté del ascenso a primera y ahora del triunfo frente a Banfield. Espero que esta campaña sea diferente a la última en primera y pueda permanecer durante muchos años, esto es especial, en este momento y por 90 minutos me tengo que encerrar en mi profesión y defender lo que hoy tengo que defender que es Arsenal”. Gustavo agregaba, “vengo esporádicamente a Rafaela y la gente me sigue entregando su afecto más allá del tiempo que pasó, por eso siempre en la vida voy a ser un agradecido a Atlético de Rafaela. Hoy cuando entrenábamos en cancha de Ben Hur me vino a la memoria mis partidos en Liga Rafaelina con la camiseta de Atletico en esa cancha y la vida que transcurrió en medio, hoy las circunstancias nos arrojan a distintos caminos, pero mi afecto siempre se mantiene igual por Atletico de Rafaela y por la ciudad, y nada lo va a cambiar”.

Newells Olds Boys, y la chance de recibir al Sr. Sebastián Peratta.

Por problemas con el micro Newells llegó una hora más tarde de lo previsto, y su llegada fue coincidente con el horario de la cena por lo que ya sabía de las dificultades de poder conversar con algún jugador  sería casi imposible hasta el otro día, pero intenté un diálogo con el arquero, con Peratta, Sebastián se excusó por el hecho de no poder eludir el compromiso de la cena en horario preciso, pero me dijo “esperame y charlamos, te pido disculpas”, me quedé aguardando una hora y media para poder conversar con el uno de la lepra que luego de cenar salió, volvió a pedir disculpas y desde la grandeza de enorme profesional que es dijo “es una alegría volver a Rafaela, ya vine con Velez, es una alegría enfrentar al equipo de una institución seria, con una seria campaña con ascenso en la “B” Nacional y espero lo pueda sostener en primera”, al arquero “leproso” le acerqué además la inquietud de saber cómo se sigue adelante después de ver como se esfumaba la chance de llegar a Boca en uno de los tantos pases fallidos del fútbol en estos tiempos, “con tranquilidad, ya son muchos años en esto, uno termina desarrollando un escudo que lo protege de las cuestiones mediáticas, tanto para las positivas como para las negativas que nunca son saludables y que no convienen porque del fútbol en la Argentina se habla las 24 horas y uno que vive de esto no puede vivir al ritmo que propone la prensa con las informaciones, agradezco el interés siempre y esta no es la primera ni la última vez, será uno más de los mil pases que no se dan, soy agradecido a ellos que se interesan pero sobre a todo a Newells por la confianza”.

Cuando el glamour no alcanza –y pasa a ser papelón-

Velez llegó a Rafaela y se refugió en un hotel céntrico, por orden de directivos del club quienes conducen el hotel cerraron todas las puertas del mismo prohibiendo el ingreso a toda persona ajena al plantel. En Velez nadie conocía Rafaela porque hasta apostaron custodios en los ingresos del hotel, custodios que solo “protegían” a jugadores que se exponían detrás de un vidrio aunque molestos -¿raro no?- por la insistencia de alguna señora mayor que solo intentaba fotografiarse con el esposo de “Nicole”, o con Papa, o con Turu Flores y nada más que eso.
“Inaccesible” me dijo un patovica, “nadie te va a contestar nada” continuó, Cubero dijo “no hablo” y a la noche Capellino lo dejó “esperando el colectivo” frente a los palcos vidriados para que luego Carrera cierre el partido, Dominguez “dijo no hablo” y a la noche regaló un gol y pegó una piña de expulsión, y Velez perdió muy bien.
Solo habló Baravero y su gentileza y respeto, la que va más allá de un mal llamado glamour, más allá de un efímero estrellato de consumo interno, Barovero habló de su felicidad de estar en casa, “es mi casa, me siento en mi casa, me voy a emocionar mucho porque además lo que siento por la gente se que es recíproco, me lo dicen a cada instante, va a ser una noche inolvidable y espero poder vivirla y disfrutarla”.
 Pero el divismo no alcanzó, Vélez pidió vajilla en blanco con decorados en colores fuertes e intensos, pidió pescado en una de las comidas, pidió que nadie moleste al plantel, pidió privacidad absoluta como quién en un bunker espera la orden de abrir fuego, todo llevado a un extremo que roza el papelón, lo risueño, cercano al vedetismo que no asegura resultados, aunque  cuando la derrota dice presente como en aquella noche todo pasa a un grado de exposición que desnuda los aires de grandeza, muchos aires de grandeza en un club que no lo necesita.

28 mar. 2012

2011, un año para recordar.

Quiero compartir con ustedes una de las columnas que escribí para la nueva edición de la revista Pecho Palo Marea. La misma refleja un 2011 plagado de exitos para la ciudad, yo decidí resumirlo de esta manera y los invito a que podamos compartirla a continuación, Gracias!

2011 ha sido un año que quedará por siempre en el recuerdo de propios y extraños, de estos rafaelinos testigos directos de los logros conseguidos y aquellos memoriosos que aunque a la distancia no tuvieron otra que rendirse a los pies de la trascendental obra del fútbol de la ciudad.
Se trata de una cuestión innegable, la región con Rafaela como núcleo es un gran polo donde se edifican grandes proezas, solo grandes proezas, aunque pocas veces como en este año, conjugando en una institución un campeonato de la BN con su respectivo premio, y luego en primera división realizando una campaña notable más allá de los números. Siempre Rafaela trasciende por los hechos que protagonizan sus deportistas, sus futbolistas en el medio o en el contexto nacional y mundial, como sus basquetbolistas, sus tenistas, golfistas y tantos otros que muestran su talento en cada rincón del país y del globo.
Atlético se transformó en grande definitivamente, es que confluyeron muchos hechos para un final de película. Ese sueño cumplido de esta es uno de los ejes, el objetivo alcanzado es el que le permitió ponerse frente a la chance de revancha en el mayor de los escenarios de nuestro fútbol, el de transformarse en un club competitivo en todos los aspectos para luego ser de primera, pero ahora, pareciera que por mucho tiempo. Es el sueño de Atlético de Rafaela, un club que siempre soñó a lo grande, pero por grandes argumentos y grandes esfuerzos. La epopeya de “la crema” es inicio de muchos caminos, los que nos permiten transitar por la campaña inimitable de este equipo de un Trullet siempre vinculado a los grandes momentos de gloria del fútbol de la ciudad, como cuando en el rol de entrenador de Ben Hur también lo invitó a dar un salto de jerarquía como nunca antes y por ahora tampoco después a esa institución, siempre Trullet levantando un trofeo importante, siempre Carlos Trullet.
Esos caminos que nacen en el logro de Atlético también nos llevan a asistir al cambio en el perfil del hincha albiceleste, un simpatizante castigado por la A.F.A. y la televisión, dos monstruos que destruyen todo a su paso en pos de un solo objetivo, que el negocio crezca y crezca, cada día más y más, y ese sufrido hincha cremoso que debió atravesar algunas tempestades le pone el pecho y se presenta incondicionalmente un lunes a las 15:00, o un miércoles en a las 17:00hs  en un número de asistentes que asombra, solo porque también sintió la necesidad de postergar algo para poder crecer como hincha, como puntal de una campaña que posa al menos una de sus patas en ellos, los hinchas de Atlético.
No podemos dejar de transitar por el reconocimiento a quienes protagonizaron el éxito, a Guillermo Sara con un rendimiento que no garantizaría un consagrado de la categoría, y a Bovaglio con su aporte de jugador-caudillo, como a Carnielo y Zbrun como tantos otros jugadores de nuestro medio y una zona muy cercana que hoy entrega sus productos a la empresa que es Atletico en busca de quedarse en la máxima divisional, es decir, la ecuación no encierra secretos ni milagros, Atletico ascendió y realizó un notable apertura de primera división por tener un entrenador capaz y también exitoso, futbolistas con alto nivel de rendimiento y un dirigente maduro, capaz y ahora consagrado como lo es Carlos Eguiazu. Atlético en 2011 tocó el cielo con sus dos manos, y en el camino al éxito de mantenerse transita con paso sostenido.
El 2011 entregó una nueva decepción para los hinchas de 9 de Julio, otra más, es que el león perdió la categoría jugando el Argentino A y es una herida que aún sangra, aún duele y ese dolor se manifiesta en diferencias internas nada fácil de zanjar, pero es apenas una marca en un año generoso como ninguno para el fútbol de Rafaela.
Fue el año de la experiencia fallida de Quilmes en el TDI pero que como tal no deja de tener el premio al desafío de la búsqueda nuevos horizontes sabiendo que habrá cuestiones por fortalecer, como una senda futbolística con Schatler a la cabeza y otras por revisar como las fisuras en lo disciplinario mostrada en el cruce con Sanjustino.
Fue el gran año de Brown de San Vicente en el torneo liguista, el verde se quedó con todo porque el proceso se pensó así, nació bien y transitó por la vereda de una seria planificación y seguimiento, el profesor Zurbriggen supo ser capitán de un grupo que mostró juventud y experiencia, jugadores locales y de la zona que reforzaron en todo el sentido de la palabra a ese grupo que tocaba las puertas del éxito desde buen tiempo a esa parte, se le venía negando últimamente tan solo porque en el fútbol no siempre gana el mejor, fue Alejandro Zurbriggen el entrenador capaz de conducir un proceso con el impulso de una institución que tiene la madurez necesaria para todo logro y que cuenta con un potencial incalculable, que crece en la región a pasos agigantados desde sus emprendimientos reconocidos a nivel país, que se instala definitivamente en el rol protagónico del torneo nuestro, y agazapado espera porque una chance en los nacionales lo encuentre mejor aún, aunque este año por decisión propia no será.
Segatti fue el faro de una defensa muy solvente, además mostró en el siempre vigente flaco Ibarra Duarte un elemento vital, el equipo mostró solides con Leo Vera como el termómetro del equipo, el talento de Andrés Saavedra para conducir, sumados a Cristian Arias y su aporte de jugador pícaro, inteligente y desequilibrante junto a Olivera y su perfil de viejo  matador de las áreas. No le faltó nada a Brown, por eso hoy es el mejor de todos, aún por encima de un Atlético que luce sus mejores jóvenes figuras mezcladas con sus proyectos de futbolistas en plena explosión, porque Nano Clementz ha hecho un trabajo para campeón, un trabajo que mereció coronarse con un título que tan solo no alcanzó por un Brown contundente a la hora de la definición mano a mano.

Ben Hur cambió buenas y de las otras en su paso por el Argentino “B”, Adrián Gorostidi mostró el temple necesario para llevar adelante un proceso que por poco no alcanza algo mayor, luchó contra las limitaciones y claroscuros de un club que intenta hacer pie luego del naufragio. Para verlo salir de ese pozo hará que esperar, la tarea será compleja y todo hace pensar que el recuperar el terreno perdido en lo deportivo debiera venir luego del saneamiento institucional, queda un trabajo interesante de Gorostidi para recordar y muchos goles de “Cocó” Ledesma para no olvidar, y desde lo futbolístico, nada más. El ciclo de Olivares arrancó brillantemente con tres victorias en tres presentaciones, pero el juego se fue desdibujando como la imagen del entrenador, con el correr de los partidos el equipo cedió terreno y de líder se convirtió en equipo de media tabla, metió un nombre como Héctor Silva a la categoría pero su aporte al fútbol y al grupo fue escaso y un día dijo adiós  para ya no volver y dejando nada, nada de nada. El plantel cuenta con los recursos necesarios para aspirar a algo más, se trata de amalgamar y conducir seriamente y quizás se acerque a la meta.
El año 2011 volvió a encontrar a nuestras instituciones con fútbol con mucha actividad y emparentó a nuestros equipos con la gloria siempre, con algún tropiezo ineludible desde desaciertos repetidos también, pero el balance es largamente positivo, es que no fue un año más, 2011 es un año para recordar aunque se aprecia un crecimiento muy marcado desde la experiencia de algunos dirigentes y otros protagonistas que desde el inconformismo y la intención de crecer e ir por nuevas metas invitan a pensar en que tendremos un 2012 mejor, aún mejor.

25 mar. 2012

Atlético, santo triunfo, ¿santo remedio?

Ganó, y era lo importante 
El triunfo ante San Lorenzo del sábado impacta desde donde se lo mire, es que no aparecía en los pronósticos como una cuestión cierta, en lo previo estaba lejos de suceder porque el rendimiento de los jugadores, el semblante de la gente y sobre todo la producción del equipo en el segundo tiempo ante Newells hacían pensar que a Forestello la tarea se le volvería mas cuesta arriba de lo previsto, sin embargo es mérito del Yagui el hurgar en lo más profundo de cada integrante de este castigado grupo para encontrar esa respuesta que invite a recuperar la creencia en el objetivo, y por sobre todo que lo coloque otra vez a Atlético sobre las vías de una largo camino donde descarrilar puede no tener retorno.

Primer tiempo, más de lo mismo.

El inicio del partido fue tan solo una continuación del segundo tiempo ante Newells, Atlético estaba desatento, carente de acople entre líneas y continuaba siendo ese equipo permeable que todos quieren atacar, si hasta no sorprendió que Romagnoli protagonice una jugada de fútbol amateur sorprendiendo a una defensa que miraba el horizonte y asistió a Bueno que definió notablemente con un golpe de taco al gol. Ese primer tiempo fue todo de San Lorenzo, todo, el manejo, la iniciativa, el juego, menos el resultado, porque se fueron al descanso iguales en 1, es que Atlético aún sin jugar bien empata por una jugada trabajada en la semana a remate desde la esquina -¿Cuánto hacía que Atlético no hacía un gol de jugada preparada?- y una aparición fulminante de Fabricio Fontanini con un cabezazo pleno al gol. Atlético se llevó el corazón lleno de alegría por la igualdad, y su técnico una bolsa con interrogantes para desandar, ¿Cómo levantar en 15 minutos a un equipo tan golpeado?, ¿Cómo obtener respuestas de un equipo que parece no tenerlas?, difícil, casi imposible.

La mano del Yagui en el entretiempo.

Pero Atlético volvió siendo otro, un equipo poseedor de una carga mas pesada de personalidad, con Fontanini líder de una defensa que creció en el uno por uno y en el bloque, con un Sebastián Carrera de aporte jerarquizado -¿Por qué no jugaba antes?- y un trabajo de otro nivel de Serrano y Fissore, todo lo superlativo como para eclipsar a Romagnoli y Ortigoza, ni más ni menos que esas dos figuras estelares del fútbol argentino, es que la gente fue a ver a Ortigoza y terminaron viendo a un Fissore que corrió hasta el límite que ponen los impiadosos calambres adueñándose del medio en una sociedad que tuvo a Serrano jugando donde mejor se lo ve, por adentro en el medio.

Un gol made in Rafaela.
Quizás el empate empezaba a verse con buenos ojos por los de Boedo, porque la salida de Bueno no fue bien suplantada por Romeo -¿un ex futbolista?- y porque las piernas de Romagnoli ya no daban para conducir a un desgastado San Lorenzo. Se moría el partido, le juro que se moría, Sara saca una vez más desde el arco con habitual precisión, va a la cabeza de Carignano que peina -¿peina?- y en una segunda instancia Gandín –de flojo partido- cabecea –asiste a Carrera que llega para puntear de zurda con precisión y mandar la pelota al gol, quizás solo aquí se puede ver un gol de este tipo , en otra cancha tal vez improbable, pero no importa, era esa noche en ese momento y ante ese rival, era ese momento o quizás ya no sería.

Alivio, mucho alivio.

La victoria descomprime, desinflama la zona, da aire, respiro, vida, ahora todo se mira distinto, es que falta mucho, pero el equipo volvió a ganar, dio un batacazo impresionante ganándole al equipo que supuestamente contaría con el apoyo arbitral y de la AFA –algo que no ocurrió- por aquello del error de Abal. Esta victoria, “santa victoria”, no es la solución a todos los males, pero es como el dinero, no hace la felicidad, pero ¡como ayuda, como ayuda!.

Sintesis
Atl.Rafael 2-San Lorenzo 1.
Cancha: Atlético Rafaela
Arbitro: Pablo Lunati.

AT.Rafaela: Sara: Fontanini, Carniello, Bovaglio, Zbrun; Carrera, Serrano, Fissore, Castro; Carignano y Gandín.
D.T.: Rubén Forestello.

San Lorenzo: Champagne: Meza, Alvarado, Palomino; A. Martínez, Kalinski, Ortigoza, Voboril; Romagnoli; Salguiero y Bueno.
D.T.: Leonardo Madelón.

Goles en el primer tiempo: 6m C.Bueno (SL); 38m F.Fontanini (AR). Gol en el primer tiempo: 40m S.Carrera (AR).
Cambios en el primer tiempo: 22m B.Romero por C.Bueno (SL).
Cambios en el segundo tiempo: 6m J.Buffarini por D.Martínez (SL); 8m N.Bianchi Arce por F.Meza (SL); 24m F.Dutari por Carniello (AR); 29m G.Cáceres por M.Fissore (AR); 33m H.Iriarte por A.Castro (AR). 

23 mar. 2012

Martín Basso no irá a Mendoza con el TC.

 Tras los magros resultados obtenidos en Paraná tomo la decisión de tomarse algún tiempo con el propósito de establecer nuevas estrategías que le permitan tener una Chevy más competitiva..
El siguiente compromiso será en la ciudad de Trelew, en el circuito Mar y Valle el 29 de Abril 2012

19 mar. 2012

Atlético de Rafaela, en el fondo.

Se terminó aquel colchón de puntos que le permitía a Atlético tomarse algún respiro en medio de sus muy buenas actuaciones, es que ya no hay buenas actuaciones y los puntos acumulados al dividirse en busca de un promedio salvador son cada vez más escasos, el promedio se redujo y el abismo se aproxima. Ese es el escenario, sobre él un Atlético con nuevo entrenador después de una semana donde parecían no terminarse los trapos exhibidos al sol de un plantel que escondía múltiples diferencias con su entrenador, era casi una misión imposible que ese equipo sepulte todos los males en tan poco tiempo, y quedó demostrado, claramente demostrado.

Ordenado, pero sin ambiciones.

El primer segmento de 20´ lo mostró a Atlético ordenado, pero sin contar con el arco de enfrente dentro de sus objetivos, Gandín y Castro  lejos de todos, inofensivos, porque el equipo resultó demasiado largo, con un enorme espacio entre líneas muy bien ocupado por un Newells que fue de menos a más en el partido, lo fue superando a Atlético hasta hacerse del mediocampo, allí donde los de Forestello no mostraron ni un gramo de presencia, luego fueron por una defensa endeble y floja, que miró ante la primer conquista de la Lepra, un centro tirado desde la derecha del ataque local y desde la izquierda de la defensa de Atlético –como lo hace todo el mundo- para un notable cabezazo de Sperdutti –como el de Jara días atrás, igual- para poner lo que sería la diferencia final desde el oportunismo del gordo Sperdutti  y  la “atenta” mirada de Fontanini.
En Atlético los laterales no pasaron jamás, en el centro de la cancha tubo en Cáceres a un jugador sin la capacidad de sorprender como tantos otros, y la inconexión, si, la inconexión entre líneas como enorme bandera. Newells generó más de una docena de situaciones de gol que por falta de pericia en la definición y/o intervenciones de Sara no pudo transformar en una diferencia humillante en el marcador tanto como ya se observaba en el trámite.

El jugador de Atlético está mal, realmente mal.

Se salva Sara por su buen momento, su aporte es bueno más allá de esa tensión a la que está sometido durante todo el juego, pidiendo off-side o peleando con un rival, o queriendo salir por una lesión y no saliendo después en una enorme tomada de pelo para su relevo –Carranza- , después , que decir, Fontanini miró en el gol leproso, Bavaglio ni siquiera es caudillo, Zbrun no puede salir del fondo que tocó hace tiempo y Cáceres, hay Cáceres!, a veces no puedo creer que alguien lo exponga de esa forma poniéndolo en cancha, los rivales pasan a su lado sin siquiera recibir una palmada por parte de él, y hay quienes lo ven jugar bien -¿Cómo hacen a verlo de esa forma?, ¿qué le ven hacer bien?, ¿cómo?, ¿cuándo?-, Carrera necesita tiempo ya que su jerarquía está comprobada, Fissore no está para jugar en la divisional, Iriarte necesita jugar porque sin ritmo aporta nada, y Castro y Gandín fueron dos exiliados en un régimen altamente austero en ideas futbolísticas y acompañamiento. A la hora de las variantes el equipo no reaccionó, Carignano entró bien pero no pudo con la improductividad del entorno, Gaitán remplazando a Castro ingresó para alimentar un esquema con dos atacantes pero uno ya estaba desgastado –Gandín- y Paveti no encontró jamás el balón –como todo el equipo-.

Futuro que preocupa.

La idea de Forestello debe ser abortada, el plan B no va, el técnico de jugar como siente que sus equipos deben jugar, y punto, se está a tiempo y debe intentarlo. Enfrente estará San Lorenzo y el infierno que lo rodea desde el pésimo arbitraje de Abal, pero la realidad es que el cuervo se muestra en ascenso, no tan marcado pero ascenso al fin. Vuelve Juarez y uno entiende que jugará más allá de verlo distante de la posibilidad de hacer un buen aporte, quizás vuelva Carniello, quizás el equipo consiga encontrarse. Lo veo mal y el equipo no logra disimularlo, está flojo de ánimo, se lo ve golpeado, ¿influye la aparición de la política en un club donde no existía?, ¿influyen las declaraciones de Trullet exponiendo el accionar de algunos jugadores en su proceso?, preguntas, solo preguntas, un par de preguntas más en un mar de interrogantes llamado Atlético de Rafaela.

12 mar. 2012

Se fue el más exitoso, y el más terco también.

Desde el mismo instante en el que Jara cabeceó al gol el primer centro bien tirado en Unión de Santa Fe Carlos Trullet dejó de ser el técnico de Atlético de Rafaela, en ese instante se fue, es que en ese cabezazo de Jara se encierra el momento que lo resume todo, saltaron dos expertos en el juego aéreo y prevaleció el de mejor momento, el de mejor presente, Jara sobre Carniello y Sara casi que sale en la foto, allí se fueron todos, su equipo primero y él después.
Es que ya no tenía respuestas ese puñado de muchachos, buenos muchachos, aunque de presente flojísimo en el juego, Juarez ya no aporta y Castro tampoco, Cáceres y su corazón valiente se arrastran, que decir de Carniello al que muchos llaman crack sabiéndolo un muy buen futbolista y nada más. El técnico dice después del 0-2 ante el Tate que mientras obtenga respuestas se queda, me pregunto, ¿Cuándo entregó la última respuesta el jugador de Atlético?, hace mucho tiempo, mucho tiempo. Hay otras bajas notas, como la de Filomeno o Juan Fernández, y otros, casi todos, inocentes en esto de estar en el equipo aún con un nivel pobrísimo, el culpable es el porfiado del entrenador, obstinado en que jueguen quienes ya no deben hacerlo.
Anoche el agua llegó al cuello, algunas trompadas poco habituales en la platea techada y los cambios en el equipo aparecen, entra Niz para un 4 -3 -1 -2 que lo revierta todo pero en un rato de la segunda parte aparece Depetris en cancha por Carniello y vuelve a modificar, rarísimo, y ese pibe Depetris demostró que estaba para ser titular, algo que el técnico en la semana jamás notó, como no advirtió que Duttari debe ser titular, como que Iriarte y Carreras deben jugar, como que no menos de tres jugadores deben salir, el técnico debió advertir todo esto, como que Jonathan López tiene nivel para esto y lo demostró frente a River el sábado jugando en Defensa y Justicia, ¿el técnico no ve o no quiere ver?, y ahí empieza todo.
Hubo un gol mas, de Magnín, para cerrar una historia de felicidad en el Tate de Santa Fe, fue 2 -0, una noche mágica de Unión para ahogar penas de ocho partidos sin ganar, y para irse mintiendo a sí mismo que el equipo está bien cuando atrás es un desastre y tiene mucho por mejorar.
O cambia o lo cambian, y punto, eso resonaba en las esquinas de la ciudad desde hace semanas, y lo cambiaron por que el bueno de Carlos decidió morir en la suya, o con las botas puestas como dicen otros, pero lo llamativo de esto es que más allá de las formas el DT decidió morir antes de modificar lo que venía haciendo, una porfía inconducente, o en todo caso conducente, conducente al final.
Nadie banca a Trullet, agotó a la gente, a los jugadores, sus peleas con Juarez y algún otro (Castro?)no tienen marcha atrás, no hay salida a una situación de extrema gravedad, diálogo cortado y caras largas, escasa respuesta de los jugadores y poca capacidad de visualización de la realidad por parte de un PORFIADO DT son los causantes de un adiós en tiempos apresurados solo por el cabeza dura de Trullet.
Carlos Alberto Trullet es el entrenador más exitoso de todos los tiempos del fútbol de Atlético de Rafaela, y el más porfiado también, ya nadie lo duda.

Un Yagui suelto en Rafaela.
Rubén Dario Forestello es el máximo candidato a ser el DT de Atlético, “tiene consenso en el plantel” me decián hace una semana, cuando también me decían que este fin de semana estaría en Rafaela para hacerse cargo del plantel entre lunes y martes, por indicación de Eguiazu, lo cocinaron una semana antes, siempre supieron que el ciclo de Trullet estaba agotado. ¿Qué falta?, que Forestello arregle su salida de Santamarina, debe negociar con Bosio (su hermano es el máximo referente de la AFIP) a quién el poder y el dinero no son cuestiones que le falten en su perfil de dirigente, pero está claro que cuando un DT se quiere ir, simplemente se va.

El incorruptible en la ciudad.

El partido fue dirigido por el incorruptible Sr. Pezzota, al que nadie jamás sobornó ni sobornarán, el denunciante de los barras de River el mismo día en el que River se fue al descenso, la misma tarde en la que se equivocó tanto como siempre no cobrando un enorme penal en tiempos en los que River podía cerrar el partido, lo vi de cerca, y les cuento algo, me da asco y el muy cara rota anda por la vida como si nada, como si nada.

Síntesis
Estadio: Monumental.
Arbitro: Sergio Pezzotta. Asistentes: Diego Bonfa y Gustavo Lerchner. 4° Arbitro: Gastón Suárez.
ATLETICO: 1-Guillermo Sara; 2-Oscar Carniello (61m 13-Rodrigo Depetris), 3-Lucas Bovaglio (cap), 21-Fabricio Fontanini, y 24-Juan Fernández (45m 28-Pablo Pavetti); 7-Walter Serrano, 8-Iván Juárez (45m 30-Alexis Niz), 5-Germán Cáceres y 10-Nicolás Castro; 19-Darío Gandín y 32-Lucio Filomeno. Suplentes: 31-Jorge Carranza, 16-Matías Fissore, 26-Sebastián Carrera y Walter Gaitán. DT: Carlos Trullet.
UNION: 25-Enrique Bologna; 16-Rodrigo Erramuspe, 14-Juan Pablo Avendaño (cap), 6-Nicolás Correa y 2-Juan Pablo Cárdenas; 7-Fausto Montero (74m 29-Alejandro Pérez), 13-Pablo Míguez, 18-Matías Donnet (55m 24-Alexis Fernández) y 11-Jorge Velázquez; 23-Diego Jara y 12-Pablo Magnín (78m 8-Juan Pablo Pareyra). Suplentes: 1-Alejandro Limia, 3-Juan Ignacio Cavallaro, 19-Mauro Maidana y 30-Fabricio Núñez. Frank. DT: Darío Kudelka.
Gol en el primer tiempo: a los 40m Diego Jara (U).
Gol en el segundo tiempo: a los 11m Pablo Magnín (U).
Amonestados: Germán Cáceres, Iván Juárez y Fabricio Fontanini (AR), Rodrigo Erramuspe, Pablo Míguez y Nicolás Correa (U).

6 mar. 2012

Tropezó otra vez con la misma piedra.

Y así fue como Atlético tropezó con la misma piedra dos veces, frente a All Boys como ante Olimpo, anoche, donde por un error propio se quedó con nada en el final mismo, así fue como Atlético se quedó sin nada y al borde del precipicio, ese que veía lejos a través de los ahorros de puntos acumulados, ahorros y puntos que se fueron, se escaparon, ya no están.

Es difícil explicarlo, y no está en mi escribir una crónica del partido, los aburriría, lo que si está en mi es acercarle una frase del entrenador Carlos Trullet de hace apenas unos pocos días hacia atrás, el DT decía ante mi pregunta de cómo ve al equipo de personalidad y temple para tomar decisiones importantes, la respuesta era tajante, “los veo bien, y con la llegada de Bovaglio mejor aún”, y esto no es así.
Está claro que Atlético ya no puede encadenar esas victorias que lo transformaron en sensación del torneo, ni mucho menos, está lejos de ese equipo, este no puede quebrar al rival jamás fuera de casa, este no es solidario de visita, esas victorias importantes no llegan y los ahorros se agotaron, a veces lo veo y siento que si Gandín no puede hacer algo para desnivelar ya nadie lo hará, pareciera que nadie tiene la jerarquía para la toma de decisiones importantes. Que decir del penal que comete Carniello, nada, está a la vista, es que esa patada, ahuyentó toda polémica, penalazo, 1-2 , y a volver a casa sin nada.

Carniello, Zbrun, Juarez son puntos bajos, aportan no lo habitual y el equipo lo extraña, Atlético perdió a Fede Gonzalez por el resto de la competencia por lesión en un hecho médico que los facultativos debieron aclarar, la cosa no pinta bien y en el horizonte asoma Unión y su corazón de acero para este tipo de partidos, lo que Atletico no siempre juega con la sangre caliente, no puede perder aunque está claro que no parte desde la posición de favorito.

Sintesis:
Olimpo de Bahía Blanca: Matías Ibáñez; Eduardo Casais, Federico Mancinelli, Gabriel Díaz, Emir Faccioli; Maximiliano Laso, Ariel Rosada, Damián Musto; Martín Rolle; Andrés Franzoia y Julio Furch. DT: Héctor Rivoira.
Atlético Rafaela: Guillermo Sara; Oscar Carniello, Fabricio Fontanini, Lucas Bovaglio, Martín Zbrun; Iván Juárez, Walter Serrano, Germán Cáceres, Nicolás Castro; Darío Gandín y César Carignano. DT: Carlos Trullet.
Estadio: Roberto Carminatti
Árbitro: Pablo Díaz
Síntesis del partido:
Goles: PT: 19' Andrés Franzoia (O), 40'Darío Gandín (R). ST: 50' Martín Rolle (O)
Amonestados: PT: 39' Matías Ibáñez (O). ST: 2' Matías Zbrun (R), 10' Eduardo Casais (O), 27' Iván Juárez (R), 29' Federico Mancinelli (O), 48' Oscar Carniello (R)
Expulsados: No hubo
Cambios: ST: 15' Martín Pérez Guedes por Emir Faccioli (O), 23' Lucio Filomeno por César Carignano (R), 28' Marcos Litre por Maximiliano Laso (O), 34' Nicolás Pavlovich por Julio Furch (O), 36' Matías Fissore por Nicolás Castro (R), 43' Sebastián Carrera por Iván Juárez (R)