22 abr. 2012

Atlético de Rafaela se levanta, y sueña.

Para hablar de este momento de Atlético post victoria ante Estudiantes debemos dejar de lado ciertos cuidados, códigos como los llaman algunos, es que en realidad las cosas deben ser dichas, dichas como son.
Hubo un milagro en Alberdi?, no!, seguro que no, es que parece que el grupo de jugadores ahora sí está unido, es que el grupo estaba fracturado por la relación con el entrenador anterior, al que ya no le creían nada, el que no inspiraba confianza por cerrarse a no convocar ciertos nombres como Carrera al primer equipo, por ser demasiado informal para el trabajo, lo dicen sus ex jugadores, no lo digo yo, lo dice la tropa que condujo hasta que no lo bancaron mas.
El equipo creció, sin dejar atrás los errores que comete sistemáticamente, pierde marcas en el fondo, Castro entra poco en juego y es escasamente sacrificado, Zbrun pide un cambio aunque la falta de un relevo confiable lo hace inamovible, solo eso.
Atlético creció desde el juego, por eso perdió pero no tan mal con Lanús, luego de ganarle a San Juan en casa y a San Lorenzo entregando una buena versión de juego, claro que en medio perdió con Independiente sembrando dudas, este fin de semana fue el turno de Estudiantes, al que abrochó con un 3-2 justo, real, merecido, por actitud y despliegue, con un buen aporte de Fissore que para mi jugó para un 7, con Sara respondiendo siempre, con un grupo de rendimiento regular y un rutilante y goleador “chipi” Gandín. Atlético va siendo de a poco otro equipo, en el trabajo de la semana se ven videos, se trabaja en la pelota detenida, se piensa en el rival, y hasta se dice que el equipo crece desde lo físico porque en la interna del plantel se rumorea que al profe anterior no lo dejaban trabajar por que el técnico hacia “fulbito” todos los días.
La pelea de Juarez y el entrenador anterior es cosa del pasado, Juárez adora a Forestello y viceversa, el DT confía en el jugador y el jugador devuelve esfuerzo y despliegue en la cancha, los fantasmas ya no están, parece que esté Atlético se va a salvar, cuando el otro Atlético parecía que se iría irremediablemente de la categoría. Forestello recuperó a Fede Gonzáles lesionado  y víctima de errores en cadena en el tratamiento de la lesión en la inguinal –fuera de la ciudad acertaron con el diagnóstico, acá se equivocaron y solo perdieron el tiempo- , Forestello recuperó a Carreras, inactivo, recuperó a Gandín lesionado al límite de tener que infiltrarse, y hasta le sacó una mejoría a Bovaglio, confió en Serrano más Fissore y ahora le va muy bien, muy pero muy bien.
El equipo mejoró, entrena más, mucho más, y en los partidos se ve la mano de un entrenador que desde su pasión empuja por un sueño, sostiene un equipo que se había dejado estar y ahora entiende que está vivo, solo faltaba un capitán de tormenta con presencia y esfuerzo, para predicar con el ejemplo y exigir correspondencia, así parece que el sueño se puede sostener, así parece que el hincha puede seguir soñando con permanecer .

Las elecciones, momento inapropiado.

En pocas horas el Dr. Tetamanti, ex presidente, y Carlos Eguiazu, actual presidente se verán las caras nuevamente, pero esta vez habrá urnas en medio, es la forma en que estos dos pesos pesados de la dirigencia del club debatirán sus diferencias (personales?). Eguiazu sostiene el grupo de gente que lo acompaña siempre, el que nunca lo abandona, Cabo Castro, Mansuti, Griglio, exitosos, lo son, ahora sumando a Ramonda, Marcelo Modenessi, Angilante y tantos otros, y Tetamanti ofrece por un lado nombres de jerarquía, Gaby Carlucci, otro exitoso, capaz e inteligente siempre, Homero Ingaramo, Albrecht, su hijo Horacio, y por otra parte jóvenes, como lo es G. Stoffel, tan verborragico como poco creíble en su discurso, ¿Por qué nadie le pregunta los motivos de su salto de vereda?, ¿el joven no terminó embarrando la cancha en contra de Tetamanti con tanto deseo de figurar?.
La elección es un error, el momento es inadecuado, y va a ganar Eguiazu, lo veo de esa forma, solo lamento que Gabriel Carlucci quede fuera del club, fuera del futbol por el solo hecho que considero que con Eguiazu y Castro + Carlucci Atlético puede transformarse en grande, de verdad, pero está claro que entiendo que Eguiazu y Carlucci no pueden convivir, no están preparados para ser segundo uno del otro, aunque tampoco creo que se trate de una cuestión cercana al agua y el aceite.
Moraleja, viva la democracia!, pero no en medio de una lucha deportiva por no descender.