12 jul. 2013

Atlético de Rafaela va por "el gran paso hacia adelante".

Que continúe Burruchaga es el principio del cambio, es decir, la continuidad es el sí a los requisitos innegociables de la idea del entrenador, es querer dar "ese" gran paso hacia adelante del que hablaba el DT. Carlucci lo resolvió en un abrir y cerrar de ojos, en contadas horas le acercó la propuesta que incluía una mejora en el salario, luego vino la aceptación y el acuerdo se cerró, hay Burru por un rato más.

Pienso en los jugadores que se fueron, Fontanini, Carniello (¿se fue mal?), Serrano aún no, pero está en eso porque antes que nadie expresó su deseo de irse, Sara jugará en el Betis (fue a préstamo al final) es decir, se desmantela esa columna de jugadores que armaban un equipo medularmente de la casa. Se termina esa etapa del equipo mayoritariamente constituido por jugadores formados en la institución que enorgullecía y cautivaba a la prensa porteña, quizás me equivoque pero entiendo que antes de que Sacks, Fissore, Depetris o el propio Pavetti se transformen en ejes del nuevo Atlético mucho tiempo deberá transcurrir, y si eso ocurre antes es sólo porque la crema está en apremios. Está claro que esa fuente que parecía recibir el flujo de un cántaro inagotable se agotó, se secó, ya no surgen en gran cantidad y calidad, entonces, ¿está mal que me pregunte ¿qué pasa con Bottaniz?, ¿dónde están sus resultados?, porque aparecerán cientos de voces diciendo que hizo esto, lo otro y aquello también y sin embargo seguimos viendo a los jugadores formados por Restelli aquel entrenador que dicen no tenía buena relación con los padres de inferiores, está demás decir que Restelli no es de lo más simpáticos, recio hoy como en sus tiempos de jugador, es que esa postura de hombre rudo generalmente genera eso, un choque permanente, lo cierto es que los últimos resultados importantes llegaron de su mano, ¿hay excepciones?, un par de jugadores, poco más..

Quizás sea hora de un cambio grande, en las divisiones formativas primero, debiera ser radical y contundente, de raíz, para luego pensar en el reinventarse que propondrá Burruchaga, con otras caras, con otros nombres, con el mismo horizonte pero quizá a través de otro sendero, es que Atlético necesita dejar de verse al espejo y encontrar tan solo la figura de un equipo chico que solo anhela colgarse de la categoría y nada más, sin embargo pienso, ¿por qué no sentirse importante?, ¿por qué no perder ese miedo a los grandes?, ese deberá ser el sendero a transitar, el que propone Burruchaga, con otra mentalidad, con otros métodos, menos sentimiento y sentido de pertenencia en jugadores chatos de nivel pero con la jerarquía de aquellos que aunque de afuera puedan hacer grande (o intentarlo al menos) el fútbol de Atlético.

Burruchaga hizo cirugía mayor en el cuerpo médico, limpió a los que estaban de un sólo plumazo por el sólo hecho de no dar la talla, vuelve el Dr. Diego Drubich y su capacidad probada a través del tiempo, otra más a favor de los que estamos catalogados de estar en la vereda de enfrente (¿?), ¿teníamos razón los que hablábamos de los serios inconvenientes para resolver lesiones en jugadores profesionales del cuerpo médico anterior?, bien, ahora queda mucho más claro, esto es fútbol de elite amigos.

Por otra parte, se dice que habrá más cambios y que un dirigente que sonó en los últimos tiempos con una proyección inusitada se correría (¿lo correrían?), quizás dentro del marco de la reorganización del futbol de las divisiones menores.

Puertas adentro la cosa no está bien, lo venimos diciendo desde hace un buen tiempo a esta parte, con una y otra desmentida que jamás desmiente, pero la cosa ha cambiado en ese aspecto y ya se habla al menos de incomodidad para trabajar y gestionar. Es que esas últimas apariciones del siempre reconocido Carlos Goyen en nombre de la dirigencia aunque no de manera oficial (algo no menos que raro por cierto) hace que algunas cosas se aclaren, "muchos palos en la rueda", es una de las frases más repetidas de Carlos, "yo le dije al negro (Tettamanti) andate, ya está , hiciste todo, levantaste 18 palos verdes, es hora de Homero Ingaramo" es otra frase que hace mucho ruido de cara al futuro, "gente de la mutual nos trata de impresentables", "¿por qué Eguiazu, al que quiero mucho, no se pregunta porque perdió las elecciones" retomando un tema que provocó heridas visibles que aún no cicatrizan, "Tettamanti no politizó al club", esto útlimo resultando un fuerte disparador, ¿quién carajo lo politizó entonces?. Goyén es lo que no debiera, un vocero encubierto, aunque un rol muy valioso para nosotros, ya que desde una comisión llamada al silencio sale y dice las cosas que se piensa por calle Dentesano y de la que todos quienes hacemos esto queremos escuchar.

En la calle se dicen muchas cosas, de todo, y es por culpa del silencio de un presidente que prefiere utilizar una fórmula obsoleta, la de lavar los trapos sucios puertas adentro, claro esto no es su casa, es Atlético.

Carlucci diseña el plantel con Burruchaga, el DT encabezará las charlas y Carlucci bajará el martillo, hay hermetismo ya que las negociaciones tienen el sello de Gabriel, silencio y gestión, no esperemos nombres rutilantes, no nos apuremos tampoco. Es posible reinventarse, es posible, pero entiendo que solo se podrá a través de la transparencia y esa tan esperada unión que sigue sin aparecer.