5 dic. 2011

Ese noble guerrero llamado Germán "Pipo" Cáceres.

Este sábado Atlético le ganó a Velez en Rafaela, fue el fin de semana inmediatamente posterior a la designación de Vélez como el tercer club del mundo, el fin de semana inmediatamente posterior al inicio de las operaciones en la bolsa porteña del equipo de Liniers, por otra parte también el fin de semana siguiente a la eliminación de Velez de la copa sudamericana por lo que Gareca optó porque viajen todos los titulares de un enorme plantel apenas con un par de bajas por lesión, ¿y Atlético?, bueno, que decir, de mínima apremiado, complicado y con su técnico en medio del fuego cruzado entre su propia labor como entrenador, las fuertes opiniones de un sector de la prensa y su reacción al respecto, todo esto derivó en una ensalada altamente condimentada. Es decir, el resultado aparecía tácitamente muy favorable para “el fortín”, varias bajas en la crema de Rafaela y los inconvenientes se multiplican y hasta se dijo que su entrenador estaba en la cuerda floja por más loca que parezca la idea, en eso, el DT tiene que armar el equipo, ¿y quien aparece entre los titulares?, Cáceres, "el Pipo" Cáceres.

El solo mencionar su nombre, apodo o apellido invitaba de mínima a sonreír, una sonrisa que se no nace desde el pensamiento de “¡cómo va a jugar Cáceres!” –hasta socarronamente- , y allí empezamos a recorrer caminos más pedregosos aún, apresurados e imprudentes, “si es muy lento”, “ellos ponen a Cantero y Atlético a Cáceres, no se puede creer”, “juega porque no hay otro”, “si no se puede mover”, “le falta jerarquía para la primera” y me incluyo en cada afirmación que por más que alguna pude no haberla dicho les puedo asegurar que las pensé, seguro las pensé.

Cada vez que alguien consultaba en algún lugar de Rafaela por el equipo de Atlético antes del partido la cuestión se volvía monotemática, “Cáceres y sus limitaciones”, "¿viste quién juega?, Cáceres, ¿quién?", uno de cada diez recordaba que venía de jugar bien por copa Argentina, pero acto seguido ese mismo también recordaba que el rival era de la “B” como para que no queden dudas que méritos del bueno de “Pipo” no sobraban.

Ese cambio que ponía el nombre de Cáceres entre los once para las 21:10 no dejaba de sonar, no dejaba de ser él tema. A una hora y media del partido aparece el plantel en el estadio, unos pocos dejan algunas opiniones para un par de micrófonos y último Pipo, como quien no quiere la cosa, como quien no está apurado ni enterado de lo que va a pasar en unos pocos minutos, y se queda charlando con todos y bromeando por unos quince minutos –o más- , es el Pipo de siempre, no se siente ni en el ojo de la tormenta, ni descalificado -por que lo es-, ni preocupado, se lo ve natural, y el partido llega.

Pita Pezzota y el tipo al que tan pocas fichas le jugamos muchos de nosotros estaba allí, ante todos los pronósticos, parado cerca del círculo central, con la autoridad desde la que llevó a este equipo a esta categoría, “Pipo” estaba allí, poniéndolo al borde del título de loco a Trullet por ponerlo. Se hace cargo del medio, pone el ritmo al que se debe jugar, anticipa una y otra vez, quita y juega y hasta casi llega al gol en un cabezazo que se fue alto, parece que la idea previa se revierte, Zapata le pega una patada tremenda a “Pipo” y Cantero es un espectador de lujo, es el mismo “Pipo” de siempre, el de antes de su operación de rodilla, el eje del equipo en el ascenso, el que no falta nunca, el respetuoso y medido, el disciplinado, es el que va a cada una a muerte, es el que hace jugar y libera a Juárez como en otros tiempos, es el que invita a los aplausos y a miradas que se encuentran como preguntándose “¿viste lo que hace Cáceres?”.

“Pipo” fue la figura de la cancha, fue bandera y ejemplo, fue mensaje, aquellos que lo veíamos tan mal estábamos muy equivocados, el tipo vive, el tipo está a la altura de la categoría porque Vélez es medida.

Son las 23:40 de un sábado que “Pipo” no olvidará jamás, dice ante varios micrófonos que vio con dolor a alguien que en la tele decía que “Atlético tiene apenas 11 jugadores, no tiene suplentes”, dice saber que estaba para jugar y no desentonar. Seguramente jugará hasta el fin de este 2011 porque se lo ganó, porque nadie le regaló nada, porque necesitó tiempo para recuperarse de aquella operación pero está de regreso más vivo que nunca.

No le sobra técnica, pero si nobleza, no le sobran condiciones pero si contracción al trabajo y seriedad para equipararlo todo, no le sobra nada pero navega en un mar de entrega y coraje, es Germán Ezequiel Cáceres,  nacido el 20/12/1978 en Paraná (ER) y nos da un mensaje, el de parar la pelota y esperar, si, esperar, hay gente buena y profesional que merece otra chance siempre y desde su corazón valiente y no darse por vencido ni aún vencido “EL PIPO CACERES” es uno de ellos. ¡Chapeaux Pipo, Chapeaux! 

4 dic. 2011

Velez Sarsfield, de la seguridad al ridículo absoluto.


Velez Sarsfield estuvo en Rafaela donde enfrentó a Atletico en el marco del torneo más importante de fútbol que tiene nuestro país, como es habitual estuve cubriendo para Red Del Plata la estadía de quién actúa como visitante de Atlético, quiero contarles que he estado en otras concentraciones donde por ejemplo se encontraba Carlos Tevez dentro de un Boca poblado de estrellas de verdad pero nunca fui tan destratado como en la concentración de Velez.

El equipo de Liniers pasó por Rafaela intentando dar muestras de una notable organización en materia de seguridad y por el contrario quedó totalmente en ridículo ante los rafaelinos que pasaban frente al hotel de Bv. Lehmann donde se veía a jugadores que “solo” querían intimidad, pero raramente se sentaban junto a los ventanales como para exhibirse como un traje caro, pero que en este caso nadie se pondría, Fabián Cubero, Fernando Ortiz, Emiliano Papa, Sebastián Dominguez y hasta el “Turu” Flores se mostraban tras un ventanal que da a la vereda de una de las avenidas más transitadas de Rafaela. Cubero que leía un diario para ver si estaba en alguna foto –en la sección espectáculos-  solo levantó un par de veces la mano con cierto asco ante alguna señora que por conocerlo por su faceta más popular –“esposo de”- se acercó para golpearle el vidrio, Ortiz jamás miró para ninguna lado y Papa no dejaba de acomodarse intentando dar la espalda a la gente, que decir de Sebastián Dominguez, un jugador que no daba declaraciones antes del partido para no desconcentrarse, y la hora de entrar a la cancha regala un gol y pega una piña descalificadora, un impresentable desde donde se lo mire.

En medio de esta muestra de glamour altamente grasa un humilde periodista solicitando notas con el mayor respeto del mundo, pero en el sitio nadie relacionado a este aspecto apareció, porque quienes conducen el hotel inconscientemente caen en el mismo ridículo por someterse a los pedidos de estos señores y porque para saber de Velez este periodista solo pudo hablar con guardias de seguridad, ¿es justo que un patovica mandando desde su teléfono sin parar mensajes de textos y sin mirarnos a la cara nos diga… “no hay notas los jugadores están descansando”?, cuando en realidad lo único que pretendían era mostrarse por una vidriera, entiendo que no, y entiendo que esto no le hace bien a Velez institución.
Marcelo Barovero fue el único señor que se arrimó a la puerta para saber si me ofrecía algo, el resto, vedetismo, hermetismo y papelón.

Moraleja.
Los “seguridad” de Velez por orden de vaya a saber quién dejaron a todo el mundo fuera del hotel, porque las puertas estaban cerradas con llave por el Sr. Torres que imagino presagiaba -imagino-  un atentado contra el plantel de Futbol, ¿no merecíamos poder trabajar en el lobby del hotel al menos a manera de respeto de la tarea que íbamos a hacer?, no fuimos a obtener fotos con los jugadores, fuimos a trabajar, por eso entiendo se me faltó el respeto.

Quizás no sea esta ciudad la ideal para venir a “echar rostro” Velez, porque no sale en ningún diario, porque no hay compradores para tan buenos vendedores de humo, porque aún sosteniendo ese verso de la no molestia a Velez no le alcanzó para evitar tragarse el sapo de perder holgadamente en Rafaela, porque Cubero no la tocó, porque Sebastián Dominguez no pudo con su mediocridad y decidió irse expulsado por una agresión desde la impotencia de noche a su nivel –un horror-, y por sobre todo porque Velez terminó pegando patadas a Atlético de Rafaela sin encontrar la salida en una noche para el olvido, sensillo, con mentiras a otra parte.

A no confundir.
Esta crítica no está apuntada directamente al club de Liniers, pero si de manera indirecta porque Cubero, Domingues , Ortiz y Papa -una defensa a la que le pintaron la cara en esa noche- no son Velez pero alguien está permitiendo que crean serlo y eso no está bien. El Dr. Calello, que asume hoy, tendrá temas importantes para tratar pero debiera tener presente que cuando su equipo sale intenta mostrar la seguridad que el Barza para con Messi, pero con un inconveniente, Velez no es el Barza y muchos menos tiene a Messi.

Nota
La foto es solo ilustrativa

23 nov. 2011

Gracias Edgardo Peretti, gracias! .

Quiero decirle gracias a Edgardo Peretti, muchos desconocen que el Sr. a quien hace referencia Edgardo en la publicación anterior con el título de “Antonio Madera, Don Madera” es nada menos que mi abuelo materno, Edgardo lo conoció desde un lado que yo no, y de alguna forma conocí un poco más a un gran  Sr. , el Sr Antonio Madera, mi querido abuelo.

Gracias Edgardo.

22 nov. 2011

Don Antonio Madera. Don Madera.


Por Edgardo Peretti
Así de simple, así de trascedente, así de importante. Vayamos por partes. Don Antonio Domingo Madera nació en San Guillermo (Santa Fe) un 24 de noviembre de 1915, llegando con su familia a Rafaela en 1920. Fue fotógrafo, artista de la imagen y entre 1942 y 1960 se desempeñó en la policía provincial e hincha de 9 de Julio y de Estudiantes de La Plata.
Algo más? Si. Los datos se acuñan en una nota publicada en el año 1984 por el diario La Opinion  y autoría del querido don Lorenzo Inardi en su referenciada e inolvidable columna “Rafaela y su gente”.
Algo más? Si.
Don  Antonio Madera, al jubilarse pasó a ser utilero de 9 de julio y como tarea crucial de nuestras vidas el responsable de darnos el fútbol para jugar en la canchita que estaba detrás del salón, la de los arcos de madera, o al costado, entre las lambertianas y el tejido de la interminable cancha.
Don Madera era el hombre que nos habilitaba el mundo de las fantasías, con la número 5, reluciente y sus cuidados. Todos esperábamos a que llegue con su bicicleta inglesa, su peinado a la gomina y su llavero gigante colgando a un costado. El nos abría las puertas del paraíso, pero todo tenía un precio: no se toleraban las malas palabras, agresiones o burlas; se jugaba sin pelear, caso contrario, don Antonio sancionaba al infractor con suspensiones que iban de uno a cinco días. Casi perpetua, según el tenor del delito.
Todo un personaje.  Pero no me quiero quedar con esto. Tengo una historia con don Madera. A fines de 1969, se organizó un campeonato de baby fútbol para los chicos del club que no participaban del de Ben Hur, Boca o Estudiantes. El límite era de edad, pero no de estatura (requisito que en esa epoca se plantaba en el metro cincuenta por lo que muchos lungos la veíamos de afuera, con lo que se pudieron armar varios equipos.
Todos eramos hijos de laburantes y no había ni media camiseta igual, así que Don Madera tuvo la gran idea: camiseta malla y anilina!!!
Así surgieron los equipos Azul, Rojo, Amarillo, Verde, Marron, Negro y...blanco. No había más tonalidades. Pero sí chicos; entonces agregaron un equipo “cuerito” que recién apareció en la segunda fecha, pero como ls ganó a todos fue un campeón, pero sin corona!!!! Mi amigo el “Tato” Perna la rompía, pero nunca nos sumaban puntos. Y yo? Je, yo era el arquero.
Recuerdo como en esa primera fecha – nuestra- íbamos a la cancha (la vieja de básquet, donde hoy está el gimnasio Centenario) y don Madera me paró en seco:
-   Usted – me dijo y se me aflojaron las orejas.
-   Sí, señor...
-   No puede salir a la cancha sin buzo. Tome.
Y me dio un buzo amarillo, de piqué, con el número “12” y hasta con una mancha de sangre nunca vencida por la lavandina en el pecho, la que imaginé como la de Gatti, el Lito Maina, o la de Carrizo o la de quien sabe qué monstruo de entonces. Con su gesto, el hombre me elevó a los cielos y me hizo el regalo más lindo que me dio el fútbol; a mi, un humilde aficionado poco dotado, flaco, larguirucho y orejudo me puso en fila hacia el cúmulo de las glorias vestido de amarillo. Y hasta una medalla.
Pasaron los años y hoy me entero que Don Madera se fue un 15 de junio de 1985. Lástima, me hubiese gustado agradecerle el gesto, las enseñanzas y el buzo amarillo que me hizo tan feliz. Seguro que donde está sigue repartiendo pelotas a los chicos humildes, enseñando eso que ahora llaman límites y sacando fotos, que era su pasión extra, su gran pasión.
Salud, don Antonio. Y gracias.

21 nov. 2011

Nunca bajó los brazos.

Hola a todos, quiero contarles sobre la victoria de Ben Hur por el Argentino B frente a DEPRO, a propósito del comentario les envío el que publiqué en la edición de hoy de Diario Castellanos
El reloj apenas se había movido, iban 6m y Ben Hur ya lo perdía, apenas había intentado acomodarse en la cancha y buscar a Battauz para jugar y Defensores con tan solo tener una postura más vertical consiguió ponerse en ventaja, raramente lo encontraron mal parado por el lado del “paragua” Vera que en definitiva fue titular y una larga corrida de Umpierrez seguida de un muy buen centro rasante enviado al corazón del área encontró a Jacket rematando a la carrera desde el punto del penal, el balón se metió por debajo del cuerpo de Stucky y todo Depro gritó el primer gol de la noche.


Defensores manejaba de mejor forma la condición de cancha rápida por la humedad de la lluvia caída en las últimas horas, salía velozmente por la izquierda de su ataque donde Nuñez casi siempre ganaba las espaldas de Lorenzatti y en cada  desborde la visita encontraba un centro bien servido a Jacket y Nuñez que pudieron ampliar pero sus remates se fueron desviados. BH fue creciendo, y se instaló en campo rival sin generar opciones claras aunque las necesarias como para  preocupar al bueno de Schab. A los 12m Lorenzatti ingresó al área rival a la altura del punto penal y paralelo al fondo del terreno, y en el intento de una gambeta larga Perrón le comete una claro penal que el árbitro decide no sancionar, al igual al que le comenten luego a “Pochola” Silva yendo camino al cuadro menor, también hubo una de Santa Cruz rematando a  pocos metros del arco quién volvió a llamar a intervenir notablemente al arquero de Pronunciamiento.


En 21m Ben Hur perdió a Emiliano Lorenzati por un fuerte golpe en el tobillo Izquierdo y Olivares optó por Gómez Varas para trabajar en el fondo adelantando a Mathier a la mitad del terreno. EL Lobo se llevó al descanso más cuestiones por  revisar que otras por afianzar, se lo vio  escaso en el juego e inconexo entre líneas. El segundo tiempo arrancó mal para los del “mono” Olivares, López expulsa a Canavessio a los 3´desde una apresurada decisión aplicando la ley del último hombre en un “camiseteo” de Canavessio posterior a un forcejeo mutuo con un futbolista de Depro , y Ben Hur quedó más expuesto todavía merced a otra de las tantas falencias de un arbitraje que fue de malo a muy malo de manera constante.


El pronóstico nada alentador fallaría, porque desde ese instante Ben Hur fue mucho más que su rival, lo superó, los ingresos de Guerrero y Friederer le vinieron bien al equipo, porque Guerrero entró rápido en la historia y porque el ex Colón se adaptó a todo lo que le pidieron, hasta ser el líbero de la defensa. La BH se adelantó y comenzó a merecer el  empate y lo alcanzó, en 22´del segundo tiempo, por una larga corrida de Battauz entregando el balón con precisión a Jubany que de pierna izquierda metió el balón entre varias cabezas y el travesaño, 1 a 1.


Por instinto y variantes defensivas  como la salida de Jacquet por un Ramírez sin aportes en el partido y las de Lopez y  etamar -ambas hombre por hombre en el fondo- Defensores se refugió en los últimos metros y padeció el defenderse por momentos con cinco hombres en el fondo. Ben Hur generó tres mano a mano con Schab , primero Matier luego Silva y por último Torres, todos sin éxito, y hasta un centro rasante de Jubany que “Pochola” no pudo conectar con el arco para él.


La noche se cerraba con un Ben Hur volcado a la ofensiva monopolizando el juego, solo encontrando a Schab y las imprecisiones propias para definir como únicos escollos, lo intentó todo, con un hombre menos y el corazón como bandera, con el fútbol como una cuestión que debe perfeccionar para obtener la fluidez que necesita para despegarse de su condición de equipo inestable. López indicó 3´de adicional y en el instante siguiente Ben Hur, mucho más entero desde lo físico, ganó su enésima pelota en la mitad del terreno y Guerrero se la acercó a David Torres que actuó, no pensó, remató desde 25 metros y la pelota entró por el ángulo superior izquierdo de Schab dejando sin chances al arquero y a  todo Defensores que aguantó pero se “ahogó en la orilla”.


Con esa “bomba” al ángulo de Torres Ben Hur pretende espantar todos los fantasmas que revoloteaban en el sur, con una muy buena noche de Torres -otra más- Silva y Jubany como estandartes, con Battauz entregando y jugando y con Tántera manejando el centro del campo, con esa “Bomba” en medio de la lluvia torrencial Ben Hur pretende tener un buen cierre de año afianzándose entre los equipos que irán por la clasificación, consiguió una gran victoria, pero la de esta noche de domingo es una de esas que invita a soñar , porque superó muchas adversidades, porque el fútbol por momentos apareció, porque el corazón está fuerte, y porque nunca bajó los brazos, jamás.


Síntesis.
Estadio : Ben Hur
Arbitro; Maximiliano López.
Ben Hur; Guillermo Stucky, Gustavo Mathier, Mariano Canavessio, Alexis Vera; Jonathan Battauz (27 ST Guerrero), Claudio Santa Cruz (27 ST Friedere), Pablo Tantera,Emiliano Lorenzatti (21 Gomez Varas), Gonzalo Jubany; Héctor Silva, David Torres; DT Daniel Olivares . 
Suplentes; Pagliero, Forni, Gomez, Carelli 
Defensores de Pronunciamiento; Pablo Schab, Ramón Perrón, Roberto Retamar (Mariano Pilla 21 ST), Reinaldo López (Cristian Elizalde 6 ST), Alejandro Rizo, Daniel Tornour, Walter Nuñez, Ricardo Sufiaurre, Lautaro Robles, Jonathan Jacquet (Darío Ramirez 31 ST), Sergio Unpierrez. DT: Sebastián Brisolesi. 
Suplentes; Ricardo Gandolfo, Federico Cot, Nicolas Marcel, Gustavo Mosquera

14 nov. 2011

Guido Falaschi, el final menos pensado.


Una joven vida se apagó ayer en Balcarce -BA-, es la de Falaschi, porque corre cualquiera que tiene plata, porque las medidas de seguridad solo se le exigen a aquellos que no interesan, por que ya no son negocio. Murió Falaschi y desnuda un automovilismo plagado de tanta popularidad como falencias.

Ante todo me pregunto por qué nadie se pregunta que mierda hacia Larrauri delante de Giallombardo y Falaschi, que mierda hacia Larrauri, correte, correte me decía a mi mismo delante de la pantalla y para mi mismo, estaba a la mesa con la familia en un domingo más, una carrera más de tantas vistas en el TC, un cierre espectacular por que los pibes aceleraban todo, todo. Un maldito
rezagado que no se corre, lo dice el comentarista del a transmisión televisiva cuando pasan debajo del puente, “ya le mostraron bandera celeste a Larrauri para que no obstaculice a los líderes”, pero el inexperto Larrauri se corre en el peor lugar de todos, con los coches lanzados, y la desgracia se instala, pasa Giallombardo y Falaschi se va hacia afuera –derecha- da contra la contención que no lo contiene y Ortelli le entrega su segundo golpe, el que deja expuesto a Guido y su juventud, sus sueños, a su madre, su vida. Es Girolami, quizás uno de los mejores pilotos de estos tiempos al que le toca quitarle todo, porque esa nube de polvo los obligó a entrar a más de 160 km a la hora en un callejón sin salida, la pericia de Girolami no alcanzó, por que las decenas de cubiertas –¡algunas de camión!- desparramadas en la cinta sumado al polvo suspendido hacían imposible ver con normalidad, nadie lo podría haber evitado, nadie, y Guido Falaschi con sus jóvenes 22 se fue por una lesión irreversible en la base del cráneo.

El viernes se había accidentado Canapino, pero todo estaba bien. Las medidas de seguridad no funcionaron en el sector, por precarias o por inexistentes, porque había tierra que se transforma en polvo y porque los neumáticos de la contención no estaban atados. Todo falló, porque tras el golpe nadie levantó debidamente y pasaban por la zona casi en ritmo de carrera, porque siguen manejando boludos con plata, porque los impactos laterales siguen siendo el talón de aquiles de esos autos pesados y vetustos.

Hasta cuando va a pasar esto, hasta cuando Aventín va a manejar esto como un negocio y nada más, el mismo que objeta al autódromo de Rafaela con un paredón perimetral único en el país por el solo hecho de haber dejado de ser negocio para ellos y nada más. El tipo jamás puso en dudas el circuito de Balcarce donde las salidas de escape escasean desde su ubicación dentro de un cerro –lo conozco personalmente-, pero está dentro del epicentro de la categoría y la facturación es mas elevada, y punto, nada más.

Ahora te quiero ver Aventín, hacete cargo y pone la cara, explicá por que la contención no estaba atada y porque había tanto polvo suelto, explicá por que Larrauri tiene licencia, explicá por que corrés en ese circuito mortal, explicalo todo.

El Grondona del automovilismo deberá responder todo, porque un pibe acaba de morir, es verdad, el como tantos otros decidió subirse uno de esos portaviones pintados de autos de carrera y meterse a acelerar en un sitio donde no se puede, pero para brindar garantías debe estar este Grondona, tan patético y culpable como el original.

La útlima apretada a Rafaela -por los fideos tirados-.

Aventín en una de las tantas apretadas realizadas a distintos propietarios de autódromos y en este caso específicamente al Atlético de Rafaela decía el 05-07-2011, “Recién lo acabo de llamar al doctor Tettamenti (Ricardo), que es un amigo, y un señor en todo el sentido de la palabra, a quien respeto muchísimo por su señorío y hombría de bien, pero justamente estuve recorriendo y no me gusta lo que veo. Creo que Rafaela tiene una historia riquísima, han trabajado muchísimo en los principios del siglo pasado, pero obviamente el tiempo pasa para todos .

El “puma” agregaba, Creo que voy a proponer algo con Tettamanti, no sería prudente que lo diga ahora, creo que hay que poner manos a la obra, la historia de Rafaela condena al Atlético en ese sentido. Yo no quiero ofender, quiero aportar, como venimos haciendo en estos últimos 10 años, que hay una inversión de 100 millones de dólares en infraestructura en Argentina en los autódromos, algunos con obras privadas y particulares, otras con dineros municipales, otras con dineros oficiales. Hemos hecho un trabajo muy bueno acompañados por el ACA, a través de Diego Mesa, que está con nosotros permanentemente, pero hemos empujado nosotros como punta de lanza para que esto ocurriera, y esto quisiera que ocurra en Rafaela".

Continuó, "Dijo Tettamanti que la única categoría que lo acompañaba en Rafaela era el TC; nosotros queremos seguir acompañándolo, nos gusta este circuito, es velocísimo, es riesgoso, pero tiene alternativas interesantes para la competición, pero no me gusta lo que veo, no me gusta el restaurante tirando los fideos, ahí en la tierra. Creo que tenemos que trabajar entre todos para que Rafaela siga estando, y me cuesta mucho avanzar en este terreno, así que veremos si avanzamos con la gente de Rafaela".  

8 nov. 2011

Elías Sánchez, un lúcido genial.

Por Edgardo Peretti

Con Elías Sánchez se fue un lírico de los que quedan pocos. Un dotado del raciocinio que hacía gala de un inestimable sentido común. Se fue un periodista. Se fue un analista crítico. Se fue un pensador. Se fue un hincha de Colón. Se fue el Negro. La pucha, se fue un amigo.

Tengo tantas sensaciones que no se de qué manera ordenarlas. Con el Negro siempre tuve un diálogo frontal, duro a veces y hasta crudo en muchos aspectos, pero tan sincero como valioso. No descubro nada si afirmo que era un personaje de esos capaces de demostrar sus posturas sin herir ni agraviar. Del mismo modo, no dudo en decir que muchas cosas le llegaron tarde.

Pero así es la vida. Se enojaría el Negro si continuara con este tipo de elogios, pero no los quiero dejar pasar, ya que en esta sociedad tan especialmente hipócrita donde los muertos se olvidan pronto y se convierten en anécdotas antes que en seres humanos, hay seres que merecen la evocación.

Hace unos veinte días hablé por teléfono con él y me puso en claro su problema. Sin variantes y sin eufemismos, Elías sabía que el libro andaba cerca del epílogo. Después, me quedé con las ganas de verlo; lástima, tenía muchas ganas de darle un abrazo.

Igualmente, lo guardo en mi corazón y es probable que alguna vez nos crucemos en algún espacio o tal vez nunca más seamos otra cosa que lo que fuimos. Importa poco. Me quedo con el recuerdo de un tipo al que apreciaba y que dejó huella en su paso por este valle de sonrisas que es la vida.

Querido Negro, cuando vea agitarse alguna bandera colonista en las alturas será que estarás vos agitándola y esperando por una nueva charla de esas que tanto que te gustaban.

La pucha, al final tanta justificación por este amigo e igual me pongo triste por su partida. Chau, Negro; los que pensaban que el mundo siempre puede cambiarse, aún a costa del sacrificio, te van a extrañar.

28 oct. 2011

La leyenda del indomable


Se fue el maestro amilcar Brusa, dicen que arriba no hay quien entrene a tantos campeones como supo generar. Decidí recordarlo con este excelente post publicado el 26-9-2008 en este blog, extraído de criticadigital.com (la web ya no se encuentra on line)

AMÍLCAR BRUSA A LOS 85. MEDIO SIGLO ENTRENANDO CAMPEONES

Historias de agachadas, estafas, vergüenzas, peleas arregladas, y pocos héroes, o un héroe: Carlos Monzón. Hoy Brusa, en Santa Fe, hace lo de siempre: entrenar a boxeadores con hambre. Sus broncas contra Tito Lectoure, su desprecio por Mike Tyson, su mirada final: “Lo único que no te va a traicionar es el gimnasio”.

Saca las manos, Brusita: lo que tiene lo tira. Es un gesto. Y si te agarra flojito puede resultar conmovedor. El tipo le aguanta el cruce abierto, el palo por palo, a la borrasca de sus 85 años. Y lo hace con una fiereza de lo más estimulante. Hay que verlo carajear.

En la embestida se lleva puesto a Tito Lectoure, al boxeo argentino, a los males de su provincia; a Sugar Leonard, a Marvin Hagler, a Mike Tyson. Y a algunos de los campeones que él siente haber construido, de Martillo Roldán al Tata Baldomir. En sus historias hay agachadas, estafas, traiciones, vergüenzas, peleas arregladas, y pocos héroes, o un héroe, Carlos Monzón, uno de sus catorce pupilos que llegó a campeón del mundo, y su más grande pupilo, y su más grande campeón del mundo.

Pero también le llegan las manos. Y las siente. Y se marea, Brusita. De golpe te está hablando y si no te agarra del brazo, se viene. Un metro noventa y uno flameando ahí delante. Ahí se queda unos segundos, todos nos quedamos, quietísimos, hasta que pasa, hasta que con la voz grave y ajada, te dice: “Ya está, ya estoy bien”. Y, lento, te suelta. Después arranca de nuevo. Y otra vez se acuerda de sus villanos. Otra vez tira el cross, el gancho. Les apunta a los periodistas porteños, a la mafia dentro de la Federación Argentina de Box (FAB), y no pregunta cuántos son. Entonces, lo que se ve es un hombre en la retirada de su vida, al que le cuesta mantener la vertical, que arrastra el paso y se ayuda con un bastón, pero que no deja de batirse, y si se tiene que ir, se va a ir pegando. Es un gesto. Y no tiene que agarrarte flojito para que termine resultando conmovedor.

DESDE EL SALÓN DE LA FAMA. Son las cuatro de la tarde de un día cualquiera de una semana cualquiera. Sobre la calle 1° de Mayo, centro de la ciudad de Santa Fe, en el gimnasio que la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) abrió para él, Amílcar Brusa hace lo que viene haciendo desde cinco décadas: se para delante de un pibe con hambre y le enseña a boxear. Volvió al país hace un año y medio, después de veinte, durante los cuales se convirtió en uno de los entrenadores más grandes de todos los tiempos, con 14 campeones del mundo y exclusivo ingreso al Internacional Boxing Hall of Fame de Nueva York, donde su nombre comparte cartel con las vacas sagradas de la historia de este deporte.

Aquí, y ahora, sentado en la breve oficina del gimnasio, Brusa le entra a la historia, y pareciera que el cruce lo entusiasma.

–¿Por qué se fue?

–Tito Lectoure nos había estado estafando, a Monzón y a mí. En la anteúltima defensa de Carlos, le encontré un contrato a Lectoure que lo unía a un tal Sabattini, un promotor europeo. Y ahí caí. ¡Por eso nunca peleábamos en Estados Unidos! Yo decía: cómo puede ser que siempre peleamos en Europa, teniendo un campeón como Carlos. Y claro, era este tipo, que nos estafaba, también con la plata. La última defensa de Mozón la hicimos sin Lectoure, y cobramos el equivalente a tres peleas juntas. ¿Me explico?

–¿Qué le dijo Lectoure?

–Fui y le dije: yo soy una usina, le saco boxeadores de todos los colores. ¿Y usted me hace esto, me esquilma?

–¿Qué pasó después?

–Ahí las cosas empezaron a salir en los diarios. Él tenía el apoyo de los periodistas porteños y yo nunca anduve bien con los periodistas porteños.

–¿Por?

–Nunca supieron ver a Monzón. Decían: Locche, el Intocable.
¿Y cómo terminó el Intocable? Con la cabeza así. ¿Y cómo terminó Monzón? Sin una marca. Ulises Barrera, que hablaba tan bien, era una placer escucharlo hablar, pero de box... La primera defensa de Monzón, el tipo relata: “Todavía está en peligro el cross de izquierda del campeón mundial”. Por favor, Monzón ya lo llevaba flameando a Benvenutti.

–¿Qué era lo que no veían?

–Lo práctico del boxeo. Mire, cuando Alain Delon organiza la pelea en París entre Monzón y Mantequilla Nápoles, le digo a Delon: “Por favor, ¿no me consigue alguna pelea de Mantequilla?”. En esa época no había videos ni nada. Así que Delon me lleva a ver una filmación. Miramos hasta el séptimo round y ahí entendí por dónde venía la pelea.

–¿Por dónde venía?

–Lo senté a Monzón y le dije: “Cuidado que se mueve bien, pero cuando le metas la mano acá, el cross de él va a quedar acá, no le va a alcanzar. Ya entendiste. No hablemos más”.

–Mantequilla no sale del rincón después del sexto asalto, creo.

-Sí, pero esperesé. A Mantequilla le ponen de entrenador a Angelo Dundee. Cuando termina la pelea, en el hotel, me lo encuentro a Dundee, que me dice: “Brusa, qué práctico es tu negrito. Va para adelante y pega, va para atrás y pega. ¡Si no se lo saco me lo mata!”. Hasta Dundee se daba cuenta de que Monzón era práctico, y en Buenos Aires nunca le valoraron eso.

DE ALÍ A MIKE “UNA BASURA” TYSON. A ver, Angelo Dundee, el tipo que estuvo en los rincones de Muhammad Ali, George Foreman y Ray “Sugar” Leonard, por citar sólo a tres de sus pollos. Estamos hablando de la cima, en un momento de la historia donde en la cima se cruzaban apellidos como ésos, y algunos más.

Con Monzón retirado, Brusa se tomó revancha de tanta gira europea y se fue a vivir a los Estados Unidos. Trabajó en La Brea, un icónico gimnasio de Los Ángeles, donde aprendió buena parte de lo que hoy les enseña a los chicos del suburbio santafesino que llegan en pata a ver si sacando las manos se pueden convertir en alguien. Formó parte del boxeo americano de los 80, se abrazó con Don King cuando tuvo campeón mundial, y lo vio pasar cuando no lo tuvo, porque Don King, dice Brusa, sigue de largo si andás sin un campeón que mostrar. Estando allá se dio el lujo de despreciar el saludo de Tyson: “Pegaba duro, pero como tipo era una basura”.

–Nunca fue lo que podemos llamar un gran boxeador.

–No, desde ya. Tenía una ventaja, era un pesado chico, un pesado con cintura. Un mosca o un gallo, a los 25 años, tiene su estructura ósea consolidada. Un pesado tiene que esperar hasta los treinta. Tyson, a los 22, ya estaba hecho. Un caso único.

–Usted fue pesado.

–Sí, gané algunos torneos. Es un peso que puede ser apasionante. Ahora está lleno de cocineras gordas. El 6 de abril de 1987, Marvin “Marvelous” Hagler y Ray “Sugar” Leonard se subieron al ring del Caesar Palace de Las Vegas y llevaron adelante los doce rounds más esperados de la década. Se enfrentaba el genio del púgil negro americano en sus dos versiones más exquisitas y definitivas. Estaban los que esperábamos más de Hagler, de su impronta, esa calva reluciente bajo la capucha negra, Darth Vader viniendo para el ring. Y estaban los que sabían quién era Leonard y en condiciones de hacer qué se encontraba esa noche. Fue una de las grandes peleas en la vida de muchos, y la victoria por puntos de Leonard no le quitó épica para los que vimos caer a Vader, a Hagler.

Brusa, en un juego de golpes combinados, deshace el mito, se lo deshace sólo para él, tal vez, lo que desde luego no le preocupa: “Esa pelea estuvo arreglada, fue el tongo más grande de la historia. La tenían arreglada entre ellos, y se llevaron mucho más de lo que declararon”. Quedarse en si lo que dice es cierto o no, es un poco buche. Más interesante resulta ver, en el fondo de esa afirmación, otra vez, el gesto, eso que se parece al arrojo, y que no se modifica según la certidumbre o la falacia de lo que afirma.

Con el boxeo argentino tuvo una relación intermitente. Cuando escucha la pregunta sobre por qué Juan “Martillo” Roldán desobedeció al rincón en la pelea con Tommy Hearns, por qué salió a buscar una sola mano para terminar cayendo en el cuarto, Brusa, que lo había sacado campeón amateur y después lo vio partir hacia las filas de Lectoure, hace silencio. No va a decir más que:

–Roldán era cagón. Y dice que al boxeo argentino lo hicieron mierda:

–¡Mierda! Ahora lo único que hacen es pedirnos palomas para los gavilanes de afuera.

VENTANAL, LA MUERTE. Amílcar Brusa vive en un departamento amplio, con ventanal sobre la salida, y que está en el fondo de una galería comercial, sobre el Brusa Club Privado, su otro gimnasio, menos sufrido, más caretón, donde una de sus hijas da clases de aeróbica y los chicos de la clase media de Santa Fe van a distenderse haciendo aparatos, tranquilos, hasta ahí. En una cocina abierta, incorporada al living con fotos de gloria en blanco y negro, más un escudo de Unión, Brusa llena las copas con champagne. Le pregunto lo que se vuelve inevitable preguntar. Brusa responde tranquilo:

–No, a mí la muerte no me preocupa.

Y después, con un tono pedagógico, a esta altura imposible de evitar y después de todo por qué tendría, Brusa dicta: “Usted, a los 30 años, necesita combustión y descanso. A los 40, un poco más de descanso. A los 60, otra cosa. A los 70, cuidá lo que tenés. A los 80, protegete”.

–¿Cómo se protege usted?

–Tomo estas porquerías de vitaminas y hasta fui a un psicólogo.

–Está enojado.

–Fastidioso.

–¿Con qué?

-Conmigo, probablemente. Pero también con el resto. Acá en Santa Fe, no puede ser, somos todos empleados públicos. Si no te falta el ayudante, te falta el preparador físico. Hay días que ni el boxeador viene.

ÚLTIMAS ANOTACIONES. Al día siguiente, y como un día cualquiera, Brusa está a la una en el gimnasio de UPCN. Otra vez la oficina, el escritorio humilde, la charla y el café. A un costado, Brusa apila unos diez, doce cuadernos. Son los viejos cuadernos tan típicos de la escuela primaria, de marcas como Gloria, Éxito, algún Rivadavia forrado con papel araña. En el frente, sobre una etiqueta escolar, un nombre, que puede ser el del chico Acuña o el de su último campeón, el pibe Díaz Gallardo, que ganó en Tres Arroyos el título argentino de los superwelter. Adentro, las páginas escritas con una prolijidad caligráfica, a mano, llevan el desarrollo de cada pupilo.

–¿Quiénes vienen a su gimnasio de UPCN?

–Nosotros no recibimos gente ni de los colegios de monjas ni de las universidades. Nosotros nos arreglamos de lo que nos deja la villa.

–¿Y qué les deja?

–Chicos desnutridos, algunos llegan descalzos o con las zapatillas rotas.

–¿Y vienen buscando qué?

–Algunos, una ducha. Y es muy importante que se la podamos dar. De verdad, le digo, es una obra social, poder mandar a la casa a un chico higienizado. Otros quieren comprarse un auto. Uno les dice que primero el techo, pero no hay caso: ellos siempre se compran primero el auto. Le quieren demostrar a su gente, a su barrio, que ellos también son importantes.

–¿Qué les dice a los pupilos que llegan?

–Que los puede traicionar un hermano, un hijo. Que hasta su propia madre los puede traicionar. Que el único que no los va a traicionar es el gimnasio. Porque el gimnasio les devuelve el esfuerzo, enseña a dominar sus sentimientos. Es lo primero que les digo: el gimnasio no traiciona. Y fíjese que es verdad

Alejandro Seselovsk - http://criticadigital.com

21 oct. 2011

Al borde del límite, en Rafaela también.

Por momentos el tema preocupa, veo que se precipitan ciertas situaciones, veo que algunos se empeñan en aparecer como esos irracionales seguidores de clubes caídos en desgracias financieras que solo piensan en la victoria de su equipo en este fin de semana, los de Racing, los del Rojo o los de Chaca, los de River como los de Platense como tantos otros. Quieren que su equipo gane si o si o que se vaya el técnico y si el cambio de técnico no funciona entonces… que se vayan todos. Y así están los que están, en la ruina absoluta, porque varios otros miran desde afuera como For Ever, o los santiagueños que de Central Norte que decían que si ganabas allí no salías, o como los correntinos y varios otros emprendimientos vencidos mucho antes de lo previsto por creer que por contar con pasión desmedida alcanzaba.

Cuando en el entretiempo de Lanús 1 – Rafaela 0 la gente de la crema puteaba a mansalva desde los lujosos palcos a jugadores y entrenador por una producción de bajo nivel supe que el límite de la paciencia y amor por una camiseta penden de un hilo muy pero muy delgado,  supe que el respeto por una gestión y el esfuerzo de una institución valen nada para esos profesionales, estudiantes o laburantes de esta sociedad que por el solo hecho de camuflarse con una camiseta sienten que pagando un ingreso tienen derecho a todo. Para ellos todo vale nada, para ese puñado de hijos de médicos o adinerados plateítas que solo vieron una pelota en su vida a través de un tejido el éxito es el ahora, el éxito es una pelota que pega en el palo y entra por que la que da en el vertical y sale es derrota, frustración y fracaso.

EL equipo perdió con Estudiante de la Plata de manera categórica y solo se aceptan reproches desde el rincón actitudinal de la prestación del equipo, nada irremediable, y sin embargo no paro de oír en las calles que hay jugadores que no sirven, que Lopez puede jugar en el argentino y que Carniello no es el crack que decían –para mí nunca lo fue-, Trullet ha vuelto a ser un técnico que observa poco al oponente de turno y hasta Sara ya no ataja penales sentado en una silla. Somos extremistas, vamos de la risa al llanto en un abrir y cerrar de ojos, es demasiado, se debe encontrar un punto medio para no sacar las carrozas al centro en las buenas y redactar epitafios en las malas, sigamos siendo Rafaela, sin el fanatismo de los extremos pero con la pasión del fútbol de siempre, con un toque de paciencia y una pizca de cordura, así la cosa irá mejor. ¿Dónde quedaron aquellos que irían a disfrutar del fútbol de primera?, ¿y los que hablaban de salvarse del descenso sufriendo hasta el final?, a ellos les recuerdo que en Rafaela hay un equipo que protagoniza el más importante torneo de fútbol de la argentina y de los más atrayentes del mundo, no se olviden que en Rafaela hay un equipo que protagoniza un torneo en el que River Plate no puede jugar, ¿saben porque?, un abrazo.

14 oct. 2011

Bolsillos llenos, corazones vacíos.


EL fútbol argentino vive momentos poco felices, nuestra selección se ha vuelto definitivamente vulnerable hasta en el  ámbito sudamericano, nos gana cualquiera, por que Venezuela en esto del fútbol de estos tiempos lo es y no exagero ni ataco desde lo peyorativo a la “vino tinto”, sucede que no hay antecedentes de victorias importantes ni palmares alguno que se encargue de darle identidad de fútbol importante a ese grupo, es empresa en crecimiento y más nada, y aún desde esa condición se permite ganarnos en tiempos de Messi, de no creer.

Ya oímos todos aquello de que la pelota no dobla en la altura de Bolivia y también de árbitros medio pelo, ya oímos de cansancio y viajes agotadores y ahora también de humedad y césped alto, ya lo oímos todo, toda excusa vale para defender derrotas indefendibles, pero nadie habla del amor propio, nadie habla de sentir los colores y el calor de la gente que representan, de aquellos que dejan sus trabajos y toda obligación para poder ver a ese representativo que ya no representa, y los tipos nada, solo hablan de humedad, así esta nuestro fútbol, carente de jugadores capaces de entrar a una cancha en pésimas condiciones y disfrutarlo e intentar ganar, falta amor por la celeste y blanca, quizás, solo quizás sea un punto para empezar a incluir en los contratos, imagino un inciso diciendo “el jugador se compromete a transpirar la camiseta sin poner excusas”.

Lo veo a Demichelis cansado y solo preocupado por salir a través de una pose favorable en alguna foto de tapa junto a su mediática esposa, veo a Mascherano despreocupado, tanto como a ese Di María  galáctico allá y poco rendidor acá, lo veo a Messi, el que derriba toda medida que se le para delante allá, y nada de nada acá, rehusándose a  cantar el himno nacional argentino, y se le perdona por que el tipo juega bien al fútbol –por ahora solo allá- , pero aún así es positivo porque nos permite corroborar que el tipo no es argentino, de lo contrario cantaría esa estrofas con lágrimas en los ojos, como Los Pumas, dijo hace poco Felipe Contepomi que nada se compara con el momento de la entrega de las camisetas en el vestuario previo al juego y al momento del himno, Messi no podrá decir lo mismo porque mientras se repasan las líneas de ese bello estandarte que nos debiera marcar y unir a todos el tipo solo mira para otro lado y come chicle.

Es verdad, lo de nuestro fútbol pinta mal, porque los bolsillos seguirán llenándose y el corazón vaciándose paso a paso, también hablamos de esquemas que no funcionan y de jugadores mal citados, también hablamos de entrenadores olvidándonos que los entrenadores jamás juegan y los esquemas son estrategias secundarias que vienen bastante detrás de la entrega y el amor por la camiseta, ese amor perdido, ese amor olvidado por las estrellas del fútbol a las que poco les importa si alguien pagó una entrada, hizo 6 horas de cola o pidió prestado para verlos.


No quiero más estos tipos de bolsillos llenos y corazones vacíos, no los quiero más, los prefiero cuando cantan el himno y conservan el hambre que estos ya no tienen, los prefiero con la garra de Riestra escalando desde las limitaciones en la copa Argentina o la de Los Pumas con sus ojos llenos de lágrimas y entonando el himno a los gritos, con el corazón al borde del final pero con el alma satisfecha de la entrega total.

7 oct. 2011

Trullet: "Contra Boca nos jugamos el campeonato".

Estas son las palabras del entrenador de Atlético de Rafaela, de visita ayer en La Diaria de Red del Plata Rafaela FM 104,3, la radio líder en transmisiones deportivas de la ciudad. Poco esquivo, concreto y siempre jugado, un Trullet auténtico que no le escapa a nada a la hora de charlar de fútbol.
Carlos Alberto Trullet, nacido en El Trébol (Sta. Fe) hace 61 años (21 -10 -1949) habla desde un sitio quizás impensado en lo previo pero real hoy, Atlético se le anima a Boca, se le anima a la competencia, aún con alguna duda en medio, porque la permeabilidad de su defensa se instala entre los factores de riesgo, porque perdió bien frente a un Independiente chiquito y no pudo ante un SM de San Juan de la misma magnitud futbolística. Este Atlético va por más porque tuvo una importante capacidad de respuesta ante la primer tormenta de la competencia encadenando esas dos derrotas consecutivas que aportaron nubarrones a un cielo que se mostraba lejos de tenerlos, porque tiene jugadores en un momento notable dentro de un deporte donde los momentos de esos jugadores deciden, Castro, Juárez, Zbrun, Sara, Serrano, González, Gandín y otros que quedan por nada del otro lado de la fina zaranda.

Trullet habló de su equipo, “tengo confiabilidad, me da confianza, los dejo jugar y por eso mas que nunca solo agrego conceptos, les doy conceptos, pero estamos bien porque nadie nos superó, todos hablan de los segundos 45´en San Juan pero nadie de los primeros, todos hablan de los primeros 45´ante Lanús, pero nadie de los segundos, somos competitivos y eso es lo que me deja tranquilo”.

Siguiendo en la charla con Marcelo Muriel, Javier Colombo, Fernando Laurenti y Diego Oviedo el DT del escolta del fútbol grande dice “si le ganábamos a Independiente y San Juan peleábamos el campeonato, y ahora te digo que si le ganamos a Estudiantes vengo con Argentinos de local y nos vamos a jugar el campeonato contra Boca”, en relación a las alternativas siempre cambiantes de los partidos cuenta “yo estoy mas con lo de Basile, cuando dicen que vos podés armar todo de la mejor forma en la pizarra, los paras y no podés perder, pero después, los muñequitos se mueven y todo cambia, mirá, todos dicen que nos hicieron un gol desde una jugada de lateral como si se tratara de un error imperdonable, pero nadie dice que nosotros le hicimos a Lanús un gol desde un saque de arco, esto es una cuestión de errores y de quienes menos los comenten, el día que se terminen los errores ustedes y nosotros nos quedamos sin trabajo”.

Acerca del sistema “Prozone”, comenta que “me arrojo los resultados que en algún caso esperábamos, por ejemplo que nuestra salida es mas clara por el lado de Castro, que Castro y Zbrun son los jugadores que mas veces se pasan la pelota, además puedo ver que hay otros que entran poco en contacto con el balón, por otra parte el sistema es muy ágil y con un solo click podes acceder a la revisión de jugadas sin la necesidad de ver todo el partido, es muy bueno”.

En la charla se habla de un posible regreso de César Carignano a fin de año desde el descontento que muestra el jugador en su paso por el fútbol chileno y Carlos es tajante, “mientras yo sea el entrenador no volverá a jugar en Atlético, el se fue y no llamó a ningún integrante del cuerpo técnico para agradecer, y yo tuve mucho que ver en su recuperación, a mi no me gustan las personas desagradecidas, y no quiero seguir hablando por que ya fui muy claro”.

Cuando se le preguntó por como veía a los otros entrenadores y el nivel de los mismos dijo entre risas “mirá los estamos, De Felipe, Sielinzki, Sciaqua, Kudelka, y los peces gordos están afuera, pero yo estoy bien, me siento bien y me permito disfrutar de todo esto”.

Respecto de su relación con los medios de la ciudad y ante la pregunta, ¿Sentís que hay un periodismo que te está esperando?, deslizó una sonrisa y sentenció “hace tres años que me están esperando pero soy escurridizo”, y agregó “me molesta que no se tenga conciencia de donde se está, donde pusimos el club y lo bueno que es para la ciudad, siempre se está buscando el detalle para golpear, por ejemplo se dijo que como perdimos en San Juan íbamos a perder con Lanús y se habló mucho del partido con San Juan, me molesta porque yo les doy un lugar, los respeto y un sector no me reconoce lo que se hizo en todo este tiempo”.

En algún momento de la charla se permite hacer sus números y los mismos le cierran por todos lados, dan, siempre dan, porque la campaña es irreprochable. “Solo falta que digan que soy un vago, y nunca falté en 21 años a un solo entrenamiento” es una de las tantas frases que al pasar deja un entrenador consagrado que busca reconocimiento en la misma medida que el respeto que ya se supo ganar por tantos resultados en los que fue factor determinante.

4 oct. 2011

Nos robaron otra vez, hasta cuando?.

Fue el domingo en la tarde, nos ausentamos con la familia un instante de casa y al volver nos encontramos con lo peor, nos habían entrado y dado vuelta la casa, un horror, otra vez los delincuentes ganando, hasta cuando me pregunto.
Son los mismos de siempre, pero esta vez van a caer. Gracias a los medios de comunicación por su intervención en la publicación del hecho, a unorafaela.com, Diario La Opinión, a Javier Colombo y Marcelo Muriel de Red del Plata Rafaela Fm 104,3 y todo su equipo, a Gerardo Zanoni y Adriana Bergero de ADN 97,9, a Chany Fontanetto de Cablevisión, a LT28 Rafaela Argentina, y a tantos otros que se manifestaron preocupados por lo sucedido, confío en que se va a esclarecer, el equipo de "Investigaciones" está cerca de resolverlo, y por favor basta!

Gracias!.

Nadie soñó con este presente de Atletico de Rafaela.

...y así va rumbo a la lucha por un campeonato que me parece en algún momento le quedará grande de mangas, pero el seguir a la luna –Boca- lo llevará a encontrar sin problemas la estrella de la permanencia.
La película habla de una fantasía difícilmente realizable pero que es verdad, el presente es redondo y los números son impecables, tremendos, Atletico con Trullet de entrenador ya sacó 19 puntos sobre 30 posibles en el regreso a primera división y todo se ve a través de un cristal que solo muestra todo positivamente. El presente como las proyecciones hablan de un equipo sorpresa, porque lo es, ya que ni propios ni extraños soñaron jamás con un presente de este modo en primera división, atravesando las tormentas de la lucha sin escudos ante los grandes nombres, yendo contra los molinos de viento propios de un escenario desconocido.

El equipo a veces no termina de convencer, y hasta siembra dudas, pero acto seguido aparece erguido sumando una victoria más, cae ante Independiente cuando la gente se comienza a desacostumbrar de la derrota por aquello del gran golpe en cancha de San Lorenzo ante el equipo de Asad, y luego pierde dejando una imagen borrosa por el cansancio raramente asumido por los protagonistas ante San Martín de San Juan, y cuando suena por lo bajo algún rumor de racha adversa emerge para sepultar todo con una victoria ante un indescriptible aunque importante Lanús.

El equipo cambia buenas y malas en un contexto en el que las malas forman parte de lo esperado y no invita a perder la calma y lo bueno lo es tanto que impacta, con el solo hecho de refrescar esto de parecer ser el único que se anima a seguir a Boca en el difícil camino hacia la cúspide de la competencia.

Su arquero Sara se afianza con respuestas rutilantes, en el fondo no termina de brindar los atributos que con nombres que se repiten ostentaba en el ascenso, el medio campo es uno con Juarez y otro sin él disparando un tema sin respuestas, pero Fisore hace pie en la categoría aunque expuesto y eso alienta, Castro es el jugador distinto y jerarquizado por la divisional aunque poco mostrado por los grandes medios, Serrano parece haber jugado siempre en la categoría y Fede Gonzalez hace llorar a los hincas del rojo de Avellaneda cuando lo ven volar rumbo a algún grito importante, claro, también está Gandín, que tiene chapa y la lustra seguido junto a los cinco gritos que ya regaló. Desde el banco parece ser Walter Gaitán quién mas aporta desde su condición de futbolista brillante que busca su mejor presente.

El equipo da pasos importantes hacia delante, aprovecha sus momentos en cada juego como sus rivales no siempre pueden, y así va rumbo a la lucha por un campeonato que me parece en algún momento le quedará grande de mangas, pero el seguir a la luna –Boca- lo llevará a encontrar sin problemas la estrella de la permanencia, parece ser el camino correcto, por la cosecha de puntos, por desactivar rápido la primera muestra de aparición de racha adversa y por mostrarse humilde, muy humilde aunque dentro de la riqueza de saberse a la altura de las circunstancias, lejos de ser vapuleado jamás y cerca del nivel de los grandes, lejos de ser menos que nadie y cerca de ganar a todo rival, encumbrado o no.

Su técnico no viste las camisas importadas del soberbio Gabriel Schurrer, un becado incapaz de revertir las barquinazos que da su equipo en el campeonato sin mostrar pericia para el manejo del timón de un navío cuya tripulación le queda grande, muy grande. Trullet no muestra los trajes de Asad y demuestra que no es una cuestión de pilchas, el DT no tiene el marketing de Gareca o del siempre vende humo de Simeone cuya foja de servicios chorrea derrotas y fugas evitando descensos, es más, si hasta se dijo que Trullet trabaja poco, algo no comprobable e inmedible en el fútbol, aunque reconocido poco laborioso en función de sus rivales. Atlético tiene un entrenador impropio de la categoría, gana y no se come los micrófonos, pierde y dice “jugamos mal”, no llama a los medios para que le otorguen pantalla ni se atribuye méritos por sobre sus dirigidos, va contra la corriente aunque en la dirección de sus convicciones.

La primera división le permitió a este Rafaela –como lo llaman los porteños- importar desde la “BN” una idea de juego, un estilo para moverse en la competencia, una sincronización a nivel equipo que no se compra en la despensa de la esquina, la primera le dio la chance de hacer pie desde un trabajo sostenido en el tiempo, la “A” le permite sentirse uno más y ahora se lo tendrán que bancar camino al objetivo de quedarse en la divisional –que ya no es poco- y mirando de reojo el descuido de algunos animadores de siempre que dejan una silla libre para sentarse a la mesa de los grandes.

Gabriel Santillán

25 sep. 2011

9 de Julio ganó por la ley del último recurso.

Por el argentino “b” de fútbol 9 de julio venció a Defensores del Pronunciamiento por uno a cero, el gol lo hizo Lucas Volken, uno de los jóvenes valores del club, uno de los tantos que ayer se hicieron cargo de múltiples errores cometidos por las cabezas del proceso. -foto Nicolás Sanchez-.

El entrenador nunca dio en la tecla de lo táctico, le costó horrores poder darse cuenta que su equipo no podía jugar con un solo volante central como lo proponía, porque ya no son tiempos de hacerlo en un fútbol que solo se juega en la mitad de la cancha y si perdes en ese sector lo perdes todo. Intentó de una forma y de otra, y de otra más, pera nada, ni con un esquema ni con otro y ya no acepto la excusa de la pérdida del enganche titular por lesión, era una cuestión de nombres y ahora está comprobado, porque Acosta y Abayian no son más que Volken, y porque Bazán no es más que Zbrun ni Guzmán, y porque los Acastello –Gabi y Guille- no son menos que nadie, por todas estas cuestiones YO DIGO que se cometieron errores, por solo no haber traído refuerzos que realmente refuercen y no tan solo realicen un aporte cuantitativo al tema. Me pregunto, ¿hacía falta esperar por la eliminación en la Copa Argentina para darse cuenta de quién debía jugar?, ¿hacía falta esperar por dos derrotas en las dos presentaciones de inicio en la competencia para poner jugadores del club?, ¿hacia falta tirarles un fierro caliente a los pibes como el que les tiraron ayer?...

Cuando los errores están consumados y la porfía se sostiene aún siendo inconducente pueden aparecer dos o tres opciones, cambias de entrenador, le echas la culpa a algún factor externo –fixture, viajes, árbitros, etc, etc.- o pones a los pibes, y fue justamente esto último lo que realizó el entrenador de 9 de julio, dos debutantes, Guillermo Acastello y Nicolás Guzmán, otro más desde el inicio, Gabriel Acastello, a los que hay que sumarle a Volken que aún sin debutar estaba fuera de los planes al igual que Alan Zbrun y Francisco Monay que desde el banco aportó para un triunfo memorable.

No hablamos de menores de edad ni de niños, hablamos de jóvenes que se preparan para esto, a los que les llegó su hora en el fútbol y deben hacerlo sin problemas, pero lo que preocupa es el contexto, el no llevarlos en tiempo y forma para que esta situación no choque al futbolista que hace camino y como comúnmente decimos “los queme”, ponerlos de a poco y no todos juntos sin un guía que los conduzca a través de este pedregoso camino que es el argentino “b”. De “saberlos llevar” se trata, no de empujarlos al vació y el que logra volar se salva y el que no se estrella, se trata de acompañarlos y no soltarles la mano, ayer los vi perdidos por momento, sin rumbo, aún con Acastello –Gaby- gambeteando y su hermano parando a su rival, aún con Volken y su boca llena de gol, aún con Guzman y Monay aprobando, aún con el “9” ganando, no hay un horizonte y sin embargo la cosa salió pero no será sencillo que se repita, para nada sencillo.

La gente del “9” se fue feliz, porque sabe que el club se re capitalizó, cuenta con valores interesantes de la cantera y puede soñar, pero por otro lado sabe que los refuerzos no refuerzan, y así todo es cuesta arriba, habrá que tomarlo con calma, habrá que generan una mixtura entre los experimentados aunque de bajo nivel y los inexpertos de corazón caliente, la fórmula no encierra secretos, solo se trata de eso, de contar con los pibes en una justa medida, sin mandarlos al frente dirigiendo desde un cuartel.

18 sep. 2011

Atlético de Rafaela hizo historia en el “bajo Flores”


En el bajo Flores Atlético doblegó a San Lorenzo, le ganó con cierta claridad a través de un 3-1 memorable y de cierre para el mural. De punta a punta el equipo de Trullet fue más y se lleva tres puntos más para una cuenta que ya tiene los necesarios como para que el hincha se ilusione aún temprano en la competencia con liberarse de la lucha por no descender.
Con Iriarte en el fondo la cosa cambia, Atlético es más sencillo para resolver y la tranquilidad se transforma en un elemento que se puede ver y palpar, y desde esa tranquilidad se permite crecer verticalmente, para que aparezcan Castro y Serrano en escena y Atlético sea un equipo que trata con el debido respeto a un balón que aún no tiene en el porcentaje del tiempo que el entrenador desea, pero lo cuida cuando lo posee.  Juarez se sacrifica para que Fissore no se exponga en demasía, el ataque ya es cosa seria, Gandín y Gonzalez son futbolistas que despiertan respeto y eso, desde su condición de jugadores del Atlético, es un valor que aún no se puede cuantificar.
San Lorenzo era la primer vara importante, por su condición de equipo grande y eso aún conteniendo un momento plagado de complicaciones, y Rafaela –como lo llaman los porteños- lo supero con holgura, por ser competitivo por sobre todo, por ser auténtico y humilde, laborioso sacrificado y solidario. Este Atlético pareciera conocer como nadie sus limitaciones y desde ello enarbola sus virtudes para ir más.
Estuve junto al equipo de Red del Plata Rafaela en una noche que no será una más porque la del 17 de setiembre de 2011 quedará grabada a fuego en la historia del futbol nuestro,¿ quién podrá olvidar que un equipo del interior del interior de un fútbol que separa porteños de provincianos vapuleo a uno de los mal llamados grandes y además atravesó las puertas del Pedro Bidegain en la condición de líder del futbol de primera al cabo de siete jornadas disputadas?, ¿alguien podrá olvidar la primer victoria de Atlético ante un grande en su cas?, nadie, porque la historia del fútbol de Rafaela le tenía guardado un lugar a este triunfo que enorgullece a propios y extraños, si quieren saber cómo fue el trámite del partido lo invito a revisar las crónicas propuestas por aquellos que creen convenientes ponerlas por encima de lo que realmente es importante,  me importa un carajo lo que jugó San Lorenzo, me importa nada si Migliore vendió humo y si Romeo "tribuneó", problema de Asad, Abdo y compañía,yo prefiero hablar del orgullo de haber estado allí y contarlo, sí, poder contarlo a través de la radio líder en trasmisiones deportivas de Rafaela.

Síntesis
San Lorenzo: Pablo Migliore; Fernando Meza, Cristian Tula, Jonathan Bottinelli, José Luis Palomino; Emiliano Tellechea, Enzo Kalinski, Guillermo Bazán; Leandro Romagnoli; Gabriel Méndez y Emmanuel Gigliotti. Director técnico: Omar Asad.
Atlético Rafaela: Guillermo Sara; Fabricio Fontanini, Oscar Carniello, Martín Zbrun, Hugo Iriarte; Matías Fissore, Iván Juárez, Walter Serrano, Alexis Castro; Darío Gandín y Federico González. Director técnico: Carlos Trullet.
Goles en el segundo tiempo: a los 24 minutos, Gandín (AR). En el segundo tiempo, a los 43 minutos, Sebastián González (SL); a los 45, Federico González (AR) y, a los 50, Castro (AR), de penal.
Cambio en el primer tiempo: a los 36 minutos, Pablo Alvarado (SL) por Palomino.
Cambios en el segundo tiempo: a los 15 minutos, Sebastián González (SL) por Tellechea; a los 16, Bernardo Romeo (SL) por Méndez y, a los 42, Germán Cáceres (AR) por Juárez.
Incidencia en el segundo tiempo: a los 49 minutos, fue expulsado Romeo (SL).
Arbitro: Germán Delfino.
Cancha: Nueva Gasómetro.


12 sep. 2011

Ben Hur le ganó al 9 desde el pizarrón.

foto G. Conti -

Ben Hur de Rafaela superó con claridad a 9 de Julio en el arranque del argentino “b”, si estuviéramos hablando de boxeo y Ben Hur y el “9” se hubiesen cruzado en un cuadrilátero el título sería que “lo ganó desde el rincón”, porque fue su entrenador el que trazó un camino recto hacia la victoria a través de una estrategia que no demanda otra cosa que no sea elogios, sorprendió el Dt Olivares con una idea sin rodaje, puesto en escena sin ensayo alguno pero a través de actores comprometidos con la idea.
Olivares optó por tres hombres en el fondo y cuatro en la mitad de la cancha a los que adicionó a Santa Cruz como un quinto volante con doble prestación, la de luchar y jugar por sus propias condiciones, y fue el juego el que se impuso sobre la lucha desde la escasa respuesta entregada por la zona media juliense. Ben Hur manejó la pelota en gran parte del partido y el resultado habla de lo que ocurrió en el trámite.
Dominguez nunca logró enlazar volantes con ataque de de 9 de Julio, Guillermo Gomez fue permeable por su costado de la defensa y Bazán superado numéricamente siempre, Andermaten anulado de manera mutua con Jubany tampoco podía soltarse por su calle, por eso, no debíamos sorprendernos de ver a Abayián y Caglieris tan lejos del juego y las situaciones.
No sobraron situaciones ni emociones, pero en el monopolio de la administración del balón que propuso Ben Hur radica la clave de una victoria indiscutible, por Santa Cruz y su figura intimidante siempre, su presencia y precisión para ceder el balón, porque además encontró en Jaime desde su ingreso el jugador con quién asociarse para progresar con el balón cuando su prestación física comenzaba a no entregarle las mismas respuestas. Canavesio jugó a un alto nivel y Pagliero respondió en las pocas oportunidades en la que fue convocado a intervenir.
Jaime cruzó una pelota de derecha a izquierda para que Jubany se la baje al "vayo" Torres que se encontró con una enorme respuesta de Ceberio ante su remate, pero no la dió por perdida y la fue a bucar al fondo de la cancha desde donde remató aún sin ángulo de disparo por sobre el uno del "9" abriendo el marcador y cerrando el pleito.
Ben Hur ganó sin dejar dudas, fue claro con la pelota en un partido de "gol gana", el partido no fue bueno para el espectador, el “9” careció de ideas y de interpretes claros. Se fueron por veredas diferentes allá por las ocho de la noche de un domingo al que le sobró sol, el equipo de Restelli por la de las sombras que provoca la incertidumbre de un equipo que juega poco, que no incluye a su ataque en el circuito futbolístico y que todavía no marcó en 180 minutos de fútbol, Olivares (el más lúcido de la jornada) y los pibes de Omar Racca por la vereda de la tranquilidad que dan las victorias estruendosas, sabiendo que debe mejorar porque problemas no le faltan, pero conociendo que ganando las penas no saben tan amargas y las soluciones aparecen con más facilidad cuando no encierran las urgencias que imponen los tropiezos.

8 sep. 2011

Un buen trago para penas ahogar.

Arrancó la Copa Argentina 2011 y en Sunchales el Unión del “Negro” Barraza recibió al castigado 9 de Julio de Rafaela, el 9 es un club tan futbolero como pocos en la región y venir de un descenso equivale a haberse muerto un poco desde lo futbolístico, sin embargo este deporte tan pasional como ningún otro fue capaz de regalarle un mimo, que hasta sabe a poco pero es todo, es que una victoria en la copa lo es, avanzar ante un equipo sunchalense con menos presupuesto y desde una categoría inferior le otorga el título de hazaña a un logro que en otras latitudes sería poco más que ordinario. El 9 ganó y ahora anda de copas, nunca mejor utilizada la metáfora para un equipo de un club de fútbol necesitado de ahogar penas.
El 9 fue más, orden, intención en el juego y paciencia para jugarlo, allí radican los ejes sobre los que apoya la victoria de los suyos José Restelli. Unión fue demasiado improvisado, inconexo y discontinuo, desde esos argumentos solo se puede soñar con nada.
El “9” se puso en ventaja por penal convertido por Andermatten y Unión lo igualó ya en la segunda mitad por error de Ceberio a tiro de Orlando Díaz que fue ni centro ni tiro al arco, pero gol. Unión creció y podría haber ido por todo en la noche si no fuese porque Barraza quitó del juego a Ochoa para preservarlo para próximos compromisos, hasta allí Ochoa fue el más insistente, el más claro y el que más preocupación llevó al León.
Sin Ochoa en cancha el “9” pudo cambiar el aire y llegar al final más cerca de Unión de quedarse con todo. Ya en los penales que proponía el desenlace de cruces a un solo partido Ceberio pago por sus pecados del partido quedándose con dos de los tres remates ejecutados, el restante de Fler fue un horror y terminó un par de metros por el costado derecho. Andermaten y Goméz acertaron y Velazco en el momento más caliente de la noche optó por picarla ante la elección de Ocampos que fue al palo surdo y en su vuelo apenas ofició de testigo de tamaña definición.
La copa sigue y el 9 de Rafaela entregó el mensaje de que será rival de peso para todo aquel que se cruce ante los de calle Ayacucho, se está armando, acomodando a esto de empezar a remar contra la corriente, pero en el camino hacia su horizonte se detuvo en Sunchales para mostrar sus garras y dejar claro que vive, y que su corazón late con más intensidad que nunca.

5 sep. 2011

El impiadoso "fútbol para casi todos".

El partido se jugó en día y horario inadecuado para las finanzas de todo club liguista. En el momento en el que Atlético Rafaela vencía a Unión en Santa Fe por el torneo mas importante de fútbol de nuestro país 9 de Julio y Brown de San Vicente jugaban por la tercera fecha del clausura de liga rafaelina desafiando a la impiadosa TV, la que entrega propuestas que se transforman en esa manzana que nadie puede evitar morder.

Es un suicidio futbolístico y económico, no hay tesorería que lo resista ni corazón que soporte ver una tribuna tan vacía como nunca antes. ¿Hay que aprender a convivir con ello?, ¿hay que sentarse a ver como los bolsillos de los clubes crujen como una rama seca y pronta a caer?, no lo se, solo se que se debe hacer algo para evitar que el “fútbol para casi todos” le quite la vida a los torneos liguistas.

Los adelantos se juegan en el anonimato que obligan los torneos argentinos transformados en prioridad para las mas importantes instituciones, y ahora los domingos solo entre amigos, ayer en el Estadio German Soltermann no había mas de cuarenta personas de las cuales entiendo solo pagaron la mitad, les dejo un dato, los protagonistas eran 9 de Julio y Brown de San Vicente, es decir, el campeón del preparación y el del clausura de LRF.

La foto muestra con crueldad a 8 personas en la platea local, había otros diez en distintos sectores y el visitante aportó otros tantos. Lamento informar que el parte médico solo habla de la continuidad de la agonía.

Por la inteligencia de "Satanás" y la entrega de los pibes.

9 de Julio fue sumamente astuto e inteligente para jugar y ganarle con claridad a Brown de San vicente por 3 a 1, no dejó dudas y parece despertarse en la competencia. -foto La Opinion-

El viento fue un factor externo que incidió como pocas veces y fue el equipo de “Satanás” Werlen quién mejor lo administró a favor y quién mejor supo convivir con él cuando se lo encontró de frente.
Brown mostró tantas dudas en el fondo como nunca antes, Segati e Ibarra Duarte no fueron los de siempre y más, fallaron en lo individual y colectivo, Leo Vera no pesó en el centro de la cancha y Arias jamás pudo ser el motor del equipo que suele ser, como si todo esto no alcanzara para ilustrar una de las peores tardes que le vi a San Vicente en los últimos tiempos hay que decir que Olivera estuvo peleado con el arco y Carrizo solo apareció para que le cometieran el penal que puso en ventaja a la visita.
El 9 lo perdía por el penal que Arias cambió por gol, pero este joven 9 de Julio al que le cuesta levantarse de toda desventaja supo sobreponerse, necesitó solo de dos minutos para generar un tiro libre en el arco que da a Pellegrini y empatar desde una genial pegada de Gabi Acastello.
La astucia del “9” consistió en la intención de Werlen de trabajar con tres hombres en el fondo, con Galeasso, Alnorld y Lobos, algo que en un principio aparece como aventurado sabiendo que enfrente está Rodrigo Olivera deja de serlo al ver que el DT proponía la sociedad de Nico Dominguez y Gabi Acastello –de lo mejor de la tarde- a las espaldas de Arias para evitar que progrese y genere. El “9” lo desarticuló, lo inmovilizó y lo golpeó dos veces más, primero Acastello yendo a las espaldas de Volken en un largo pase aéreo que Lucas peinó para que Gabriel vaya por Cossa y una notable gambeta, más otra más antes del grito del muy bonito segundo gol. Brown fue por todo, y Alejandro Zurbriggen buscó hasta con cuatro atacantes, Olivera – Carrizo – Boscheto y Martín defendiendo con dos y Arias delante de ellos, pero no fue claro ni preciso para intimidar al arquero del león en una tarde a todo brillo, porque Aimar lo tuvo, brillo y seguridad, el pibe hizo una presentación notable en el arco juliense. Hubo otro gol del “9”, terminó siendo de Volken pero tuvo no menos de siete toques antes del grito del final, el dueño de casa mostró en esa jugada un poco más de toda la tranquilidad y paciencia que tuvo durante toda la tarde y cerró el partido a toda orquesta. Arias y Segati se hicieron expulsar, y la tarde que venía mal para el campeón del apertura se cerró peor. Calderón dirigió sin problemas en su tarea un partido en el que “9” de Julio volvió a mostrarse como aquel campeón del preparación, inteligente, pensante y capaz de tratar muy bien el balón, ¿se despertó por fin de la larga siesta que dormía?, quizás, habrá que esperar para corroborarlo pero esta victoria sirve para saber que la esencia del “9” está intacta y que jamás debemos de dejarlo de tener en cuenta entre los que animarán el clausura de LRF.

El 9 recuperó a Monay.
Este se llama Francisco, es Hermano de Miguel y Pablo –motoneta-, aún no tiene 20 años y dice estar desde siempre en el club, ayer ingresó en el segundo tiempo, juega de volante y tiene buen manejo, se recostó por la izquierda y fue clave en el tercer gol manejando los hilos de su equipo, verán, la dinastía tiene continuidad en la primera juliense.

Síntesis
Estadio: Germán Soltermam de 9 de Julio.
Arbitro: Enrique Calderón.
Reserva: 1-0.

9 DE JULIO: Matías Aimar; Damián Arnold, Danilo Galeasso, Nicolás Guzmán y Martín Lobos; Guillermo Acastello (75' Francisco Monay), Cristian López, Gabriel Acastello (87' Jonatán Corzo) y Jehiel Ponce; Lucas Volken y Nicolás Domínguez (81' Fernando Saccone). Sup: Maximiliano Aguilar y Américo Becerra. DT: Marcelo Werlen.

BROWN: Maximiliano Cossa; Leandro Landucci (68' Raúl Martín), Mario Segatti, Hernán Ibarra Duarte y Gonzalo Aira; Gustavo Carrizo, Leandro Vera (79' Jordan Boschetto), Cristian Arias y Rodrigo Saavedra (59' Carlos Albera); Rodrigo Olivera y Andrés Saavedra. Sup: Gonzalo Bauducco y Alberto Albera. DT: Alejandro Zurbriggen.

Primer Tiempo: A los 22 min gol de Cristian Arias (B)-tiro penal) y 24 min. Gabriel Acastello (9) -tiro libre-.
Segundo Tiempo: A los 23 min. Nicolás Domínguez y 40 min. Lucas Volken, ambos para 9 de Julio.
Incidencia: A los 46' S.T. expulsados Mario Segatti y Cristian Arias, ambos en Brown.

2 sep. 2011

El Colorado ya transita por la calle Ayacucho

por Edgardo Peretti.

Muchos me preguntan por qué soy tan renuente a la presentación oficial de mis libros. Y tienen sus razones; de mis cuatro novelas, tan sólo "El faro de Lehmann” mereció exposición previa ante el público y ello porque era una gentileza de mis amigos Hugo Riberi y Mario Togni.

Es cierto que mientras esta nueva obra (“Colorado Ayacucho”, Karlovich Ediciones 2011, LA OPINION) aparece ante la consideración, uno siempre trata de contestar la pregunta de unas líneas más arriba. Por allí, siempre me gustó estar una tardecita en la sala de la Biblioteca Sarmiento mostrando un trabajo propio. Al fin y al cabo es el lugar donde pasé años inolvidables, pero también tengo a LA OPINION que es como mi casa, así que aprovecharemos este espacio para decir algunas cosas.
“Colorado Ayacucho” es una historia de amor y odios, con personajes reales (con nombres variados los malos, hay que decirlo), en medio de un escenario que juega con el tiempo y con los tiempos; del almanaque y de la vida. Que no son los mismos.

Los escenarios sí son inapelables. Todos y cada uno de ellos pueden ser corroborados, aunque en muchos casos tan sólo en la ubicación global, pues ya no son los mismos. Por caso, el viejo boliche donde se desarrollan tramos notorios y puntuales del guión existe: es el lugar que se ofrece en la portada expuesta con el talento de Gabriel Pauloni Cavadini. La chapa del mismo sitio es la única que existe en todo el recorrido de la calle que sirve de referencia al literario y está ubicada en el nacimiento de la misma. ¿Qué habrá sido de las otras? Vaya uno a saber, con tanto misterio, uno nunca sabe.

Mario Liotta fue el responsable de capturarla y mi hija Micaela es responsable del retrato de autor. Esto, y la coordinación de Laura Bonetto conforman parte de la estructura que se apoya en todos aquellos que hacen posible que uno pueda publicar.
Mi amigo Héctor Puig hizo lo suyo y el producto queda a la vista. Cada lector tendrá su forma de leerlo y juzgarlo. Nosotros, los escritores tenemos la manía de encontrarnos defectos; sería mejor que aprendamos a escuchar a los demás.
Lo que puedo decir, en la continuidad de la promoción, es que los túneles son verdaderos; existen y existieron. Y la fama de los guapos no son ajenas a las huellas y testimonios de los tiempos. El personaje central fue tan real en su paso por la vida, como tramposa su ubicación en el tiempo literario, incluso su final es fidedigno, sin excusas y sin trampas.
Mirando hacia atrás se puede divisar una cierta onda retrospectiva en el relato que se expone, no carente de sentimientos ni la credulidad por los cuentos que nos contaban de chicos. Jamás me atrevería a negarla.
Es cierto. Ya no se advierten juegos de “hoyo-pelota” en la esquina con Avellaneda, y el pavimento ha tapado mucho, pero le falta bastante para quedarse con todos los silencios. Pese a que les pese a muchos, la profundidad de la calle sigue guardando secretos y el paso seguro y firme del guapo más guapo que se haya conocido. El “Colorado”.

26 ago. 2011

Este sábado el fútbol está en Red Del Plata Rafaela

Desde las 15:00 Javier Colombo conduce la previa y desde las 16:00 Víctor Hugo Sanchez y Marcelo Muriel para comentar el fútbol grande. Junto a Diego Oviedo estaremos con la tarea periodística de los equipos de Atlético y Olimpo que desde las 17:00 se cruzan en Barrio Alverdi con arbitraje de Mariano Gonzalez.

Vivilo en 104,3 junto al EQUIPO N°1 EN TRANSMISIONES DEPORTIVAS.

Nos encotramos allí, un abrazo.