25 jun. 2013

Atlético salvó la categoría pero algo se rompió para siempre.

Se quedó en primera por una año más, y es lo que vale. Es que en realidad el valor de quedarse en la elite del fútbol argentino no tiene precio, solo basta con preguntarse qué hubieran dado River e Independiente por no descender, todo, seguramente todo. Atlético seguirá en primera muy a pesar del bajo rendimiento del final, muy a pesar de las diferencias internas en la dirigencia, fragmentada por cierto más allá del empeño en querer mostrar otra cosa desde adentro. 

La crema se queda en primera muy a pesar de no tener en su presidente un hombre activo en la dirigencia del fútbol como lo son los otros presidentes de clubes que compiten en la misma categoría, nadie imagina a Angelici más ocupado por otras disciplinas que no sean el fútbol, o al propio Cogorno, Segura o tantos otros. Atlético se queda porque supo hacer las cosas a lo largo de la competencia y bien le alcanzó por sobre otros para prevalecer, no es verdad que conserva la categoría por una victoria de River u otros resultados, en su gran racha y otras no tan grandes, en los aciertos de Forestello y Burruchaga y en los desaciertos de ambos también radica el ADN de la permanencia. Atlético sostiene la categoría a pesar de la soledad de Carlucci para tirar del carro aún por encima de los errores de su gestión.

Habrá Atletico por un año más en primera , y la noticia debiera retumbar en las paredes de una ciudad fría como lo es Rafaela para esto de acompañar al equipo, pero no, la gente elige poner el foco sobre el fiasco de la contratación de Gandín, o en un altamente improductivo Ferro, o las preocupantes actuaciones de Fede Gonzalez y un cierre para nunca recordar. El flojo aporte de Machín, la ausencia de Juarez en el terreno, la caída estrepitosa del rendimiento de Carrera, y de Eluchans más allá de todo lo bueno que aporto Juan al proceso,la gente piensa en un futuro no del todo alentador desde los desaciertos en la contratación de jugadores –solo se acertó con viruta Vera-, la gente no deja de pensar en las dudas que genera el cuerpo médico generando permanentemente eso, dudas sobre cada lesión, incertidumbre, ¿desaciertos?, ¿Cómo se explica que se haya informado que Grazzini estaba fuera del resto de la competencia por una lesión y aparece en el último juego como si nada?, ¿hubo presencia de manosantas?.

Como si todo eso fuera poco Serrano admitió mucho antes del cierre que pretendía dejar el club, y Fontanini nunca dejó de sonar a través de sus posibles transferencias y más, Sara nunca dejó de ser ese hombre donde la prensa grande pone el ojo para hablar de sus condiciones  -magnificadas por cierto- y todo formo parte de una bomba que explotó en la olvidable tarde de Liniers, ante todo por otra derrota más sin condimento alguno a manera de atenuante y después, por la aparición de hinchas- amigos o vaya a saber que encendiendo la mecha definitiva de la desgastada relación entre integrantes del grupo, tal es el caso de Carniello –Sara, donde el defensor le reprochó en el vestuario post derrota ante Newells que el arquero haya decidido saludar a la gente en el estadio cuando el resto de sus compañeros (todos) decidieron lo contrario. O la fuerte discusión entre Sara – Fontanini y Carniello por atribuirle al arquero una amistad con quienes insultaron en Liniers, o por “saltar” en defensa de Gabriel Carlucci cuando Fontanini en ese vestuario del fortín apuntó a Carlucci como responsable de la reacción de los hinchas-amigos desde atrás de uno de los arcos. Hubo un grupo que peleo muchas cosas importantes, la promo ante Gimnasia, el nuevo ascenso, mantener la categoría por dos oportunidades consecutivas, lucha y mas lucha, pero, ¿saben qué?, ese grupo se quebró para siempre.

La gente cambió, pone su nombre y apellido para escribir aberraciones sobre los jugadores, son médicos , abogados o integrantes de alguna comisión del club, no hay “negros” ni “villeros”, se trata de gente preparada que se encargan de decir cosas tan incalificables como lo que escribió un joven (Matiás H.) sobre el bueno de Gaby Airaudo, apropósito de ello, ¿sigue en el club esa persona?, ¿el club no tomó ninguna desición al respecto?, ¿ o lo que se escribe y se borra en las redes sociales es apenas un acto de un perfecto cobarde y nada más?.

Para quedarse Burruchaga pide un salto de jerarquía, "pasos hacia adelante", ese salto que se debe dar, es que Burruchaga piensa en algo más que en esa famosa “escamadora” de hielo que el club no tenía a disposición de los futbolistas profesionales. Burruchaga pide algo más que esa heladera que hubo que salir a comprar porque no había suficiente agua fresca para los jugadores del plantel profesional.  Burruchaga pide algo más que una persona que pueda hacerse cargo de la gerencia del club seriamente y sin exabruptos como aquel...“¿están todos los hijos de puta o falta alguno” preguntando en realidad por la presencia de todos los periodistas en un entrenamiento. Burruchaga pide apoyo para Carlucci y jerarquía en los jugadores que formen el plantel. Burruchaga pide reconocer que el futbol de abajo no entrega un futbolista importante, ya que solo genera buenos atletas que ya no marcan ni tan solo diferencia en el torneo de la liga rafaelina. Burruchaga pide un salto que se debe dar, ¿se quiere dar?.
Es un momento histórico para el fútbol de Rafaela, porque Atlético se queda un año más en primera. Ante todo eso aunque no se deja de apreciar que lo que cuesta conseguir es categoría para participar. Se avecinan vientos de cambio, y porque la renovación involucra fuertes modificaciones, es que habrá que dar vuelta la página sabiendo que la siguiente está en blanco y habrá que hacer buena letra para que no sea el epílogo de algo que costó mucho conseguir y cuesta mucho más sostener.

gabrielfsantillan@hotmail.com

18 jun. 2013

Atletico de Rafaela, un final con el agua al cuello.

El fútbol suele tener de estas cosas, cuando un equipo parece salvado del descenso pero no lo está comienza a transitar por una delgada soga que lo expone, lo deja al filo de los peor. Esto es lo que le pasa a Atlético de Rafaela hoy, una racha de partidos en los que sumó puntos gordos antes (un segmento de siete partidos que parece lejos en el tiempo) y la tranquilidad llegó, y quizás una inconciente y casi inevitable relajamiento también. Pero la mano cambió, rápidamente el equipo volvió a ser poco menos que un llanto, sin energías, sin la capacidad de sorprender a nadie y permeable, y esa permeabilidad es explicación de la escasa cosecha de puntos en el segmento de las definiciones. Solo obtuvo 2 puntos de los últimos 15 disputados, es decir, un cierre para el descenso. De todas formas jamás podríamos dejar de decir que Atlético no tiene el plantel necesario para pasar con holgura por la lucha del no descenso, ¿quien no lo sabe?, es un plantel con alguna limitación desde la jerarquía más otras cuestiones de ausencias que lo han complicado.
La cosa cambió de color, entonces no dejan de aparecerle manchas al proceso, y salen a flote la rara, larga e interminable lesión del futbolista mejor pago del plantel, Gandín, que hoy está a disposición aunque el DT no disponga, la no menos polémica recuperación de Fabricio Fontanini (¿hay fisura en su tobillo, es un cartílago?, el Dr Sosa dijo "no hay lesión osea", el jugador dijo a su entorno otra cosa), la no revisión del acuerdo por los premios por mantener la categoría (¿hubo una reunión la semana pasada entre jugadores referentes y Gabriel Carlucci?, ¿es verdad que los jugadores pidieron ese famoso $1.600.000 por salvarse del descenso aún sin llegar a los 50 puntos y que los dirigentes le dijeron NO?), y la lista sigue, porque aparece un manto de dudas sobre el desempeño del cuerpo médico sobre los tiempos de recuperación y diagnostico de ciertas lesiones , las salidas interminables de algunos jugadores del plantel a un bar con nombre de flor ubicado en la calle 9 de julio, los deseos de emigrar por parte de otros en tiempos en los que la mente debiera estar volcada en un 100% en este presente, diferencias, dudas, más dudas.Y hay más, porque de Grazzini nadie se acuerda debido a su lesión, porque Carniello no firmó el tan estirado contrato y encima elige hablar del tema en la llegada del plantel al estadio antes del último partido, encima cometió errores en todas las conquistas de la lepra rosarina, encima, no liga una.
Muchos hoy dicen, luego de la derrota del domingo frente a Newells que "el técnico hace lo que puede con lo poco que tiene", y no lo veo tan así, creo que Burruchaga falló en el partido ante Newells, armó mal el banco de suplentes, lo dejó a Pavetti fuera y jugando en reserva, mientras llevó al bueno de Ivan Juárez al banco aún sabiendo que no lo pondrá.

Frente a Velez el domingo Atlético vuelve a jugar un partido trasendental, inolvidable, porque se juega el quedarse en una categoría en la que mucho le cuesta fluir, andar, ese partido exigirá algo más de coraje de sus jugadores, por parte de la dirigencia, del entorno.

Para ser muy sincero no lo veo a Atletico perdiendo la categoría este domingo, lo veo valiéndose de los beneficios que se supo ganar para poder mantener su lugar en la elite del fútbol argentino, no obstante ello el margen de error se redujo, no obstante ello este momento crítico, o quizás no tanto, vuelve a desnudar la necesidad de renovar un plantel que vivio cosas muy fuertes y que necesita cambiar de aire, de nombres, cortar algunos lasos, reinventarse, si, porque si se queda en primera deberá reinventarse