18 jun. 2013

Atletico de Rafaela, un final con el agua al cuello.

El fútbol suele tener de estas cosas, cuando un equipo parece salvado del descenso pero no lo está comienza a transitar por una delgada soga que lo expone, lo deja al filo de los peor. Esto es lo que le pasa a Atlético de Rafaela hoy, una racha de partidos en los que sumó puntos gordos antes (un segmento de siete partidos que parece lejos en el tiempo) y la tranquilidad llegó, y quizás una inconciente y casi inevitable relajamiento también. Pero la mano cambió, rápidamente el equipo volvió a ser poco menos que un llanto, sin energías, sin la capacidad de sorprender a nadie y permeable, y esa permeabilidad es explicación de la escasa cosecha de puntos en el segmento de las definiciones. Solo obtuvo 2 puntos de los últimos 15 disputados, es decir, un cierre para el descenso. De todas formas jamás podríamos dejar de decir que Atlético no tiene el plantel necesario para pasar con holgura por la lucha del no descenso, ¿quien no lo sabe?, es un plantel con alguna limitación desde la jerarquía más otras cuestiones de ausencias que lo han complicado.
La cosa cambió de color, entonces no dejan de aparecerle manchas al proceso, y salen a flote la rara, larga e interminable lesión del futbolista mejor pago del plantel, Gandín, que hoy está a disposición aunque el DT no disponga, la no menos polémica recuperación de Fabricio Fontanini (¿hay fisura en su tobillo, es un cartílago?, el Dr Sosa dijo "no hay lesión osea", el jugador dijo a su entorno otra cosa), la no revisión del acuerdo por los premios por mantener la categoría (¿hubo una reunión la semana pasada entre jugadores referentes y Gabriel Carlucci?, ¿es verdad que los jugadores pidieron ese famoso $1.600.000 por salvarse del descenso aún sin llegar a los 50 puntos y que los dirigentes le dijeron NO?), y la lista sigue, porque aparece un manto de dudas sobre el desempeño del cuerpo médico sobre los tiempos de recuperación y diagnostico de ciertas lesiones , las salidas interminables de algunos jugadores del plantel a un bar con nombre de flor ubicado en la calle 9 de julio, los deseos de emigrar por parte de otros en tiempos en los que la mente debiera estar volcada en un 100% en este presente, diferencias, dudas, más dudas.Y hay más, porque de Grazzini nadie se acuerda debido a su lesión, porque Carniello no firmó el tan estirado contrato y encima elige hablar del tema en la llegada del plantel al estadio antes del último partido, encima cometió errores en todas las conquistas de la lepra rosarina, encima, no liga una.
Muchos hoy dicen, luego de la derrota del domingo frente a Newells que "el técnico hace lo que puede con lo poco que tiene", y no lo veo tan así, creo que Burruchaga falló en el partido ante Newells, armó mal el banco de suplentes, lo dejó a Pavetti fuera y jugando en reserva, mientras llevó al bueno de Ivan Juárez al banco aún sabiendo que no lo pondrá.

Frente a Velez el domingo Atlético vuelve a jugar un partido trasendental, inolvidable, porque se juega el quedarse en una categoría en la que mucho le cuesta fluir, andar, ese partido exigirá algo más de coraje de sus jugadores, por parte de la dirigencia, del entorno.

Para ser muy sincero no lo veo a Atletico perdiendo la categoría este domingo, lo veo valiéndose de los beneficios que se supo ganar para poder mantener su lugar en la elite del fútbol argentino, no obstante ello el margen de error se redujo, no obstante ello este momento crítico, o quizás no tanto, vuelve a desnudar la necesidad de renovar un plantel que vivio cosas muy fuertes y que necesita cambiar de aire, de nombres, cortar algunos lasos, reinventarse, si, porque si se queda en primera deberá reinventarse

0 comentarios: