15 dic. 2008

Desde que el fútbol es fútbol los sueños son sueños.


Desde que el fútbol es fútbol los sueños son sueños, y desde ese mismo instante se sabe además que soñar cuesta poco, muy poco, por que no permitirle soñar a todos por igual entonces?, es posible, se puede, eso es tan cierto como que en estos tiempos no alcanza con un puñado de buenos deseos, ahora también hay que “empujarlos” a esos sueños.

En esto de las “ayudas” los especialistas son los gobiernos de turno de aquellas ciudades necesitadas de la participación de un equipo en algún torneo importante de fútbol, nunca sabremos en nombre de que, pero necesitados al fin, como algunas vez Atlético de Tucumán donde se dice los futbolistas del plantel cobraban sus sueldos a través de tarjetas de débito liberadas por el gobierno de la provincia, un auténtico despropósito, mas cerca en el tiempo el “lobo” de Jujuy con una ayuda decisiva para con sus pretensiones, y la lista sería interminable, desde Racing y aquel memorable (tristemente) salvataje de un gobierno que consideró importante poner la pasión por sobre los incumplimientos de compromisos pre establecidos, pasando por un gobernador que Sanjuanino que de paso por Rafaela habría acercado en el avión de la gobernación al plantel de fútbol de un club que... debía presentarse por estos lados , hasta nuestros días y un equipo llamado Boca de Corrientes donde se transforma en un factor casi inocultable el que habla de un desmedido apoyo político-gubernamental para sostener una campaña deficitaria en un torneo deficitario como lo es este Argentino “A” .

Así si se puede soñar, es mas sencillo, casi no hace falta cerrar los ojos, pero me pregunto que pensarán, que sentirán los hinchas de 9 de Julio de Rafaela por ejemplo, cuyos dirigentes deben golpear puertas una y otra vez para poder acceder de esta forma a un presupuesto modesto aunque netamente genuino, genuino, si , aunque escueto y casi incompetente, en este torneo también esta Ben Hur, pero es otra cosa, ya tuvo su oportunidad y la “despilfarró”, en el “sur” suena “Todavía Cantamos” de Victor Heredia, como para sentirse vivos y no recordar que un día alguien les quitó el afán de crecer, las fuerzas, las ganas, los sueños, les quitó todo .

En el potrero de la esquina de mi casa de pibe hubieran puesto el grito en el cielo, “No vale, con ayuda no vale”, si se enojaban cuando uno aparecía con botines y el resto estaba en zapatillas o cuando traías algún desconocido con pinta de “mayorcito” , “el grandote no juega”, “con el grandote ese no vale”, si hasta te pedían algún gol de ventaja, se marcaba el terreno, mandaba la balanza, no se permitía nada que provoque el menor desequilibrio, o se paraba y seguro que alguien cambiaba de camiseta y todo se emparejaba, eran mal vistos lo que llegaban con “la plata” para la inscripción para algún torneo de esos que empieza y termina en el día, no era bueno traerla toda junta por que se las había dado algún comerciante que apoyaba a los “del barrio”, tenía mejor gusto haberla tenido que ganar por ejemplo lavando algún auto en el centro.

En este fútbol sin comparaciones no siempre el mejor es el que mejor juega, o el mas efectivo o el de la mayor “barra” o el mas regular, parece que para ser el mejor necesitas tener los mejores contactos, tener el contacto con el gobierno de turno te ayuda en esos momentos de flaqueza que aunque no sean muchos definirán la contienda con total certeza.

El fútbol que supuestamente todo lo iguala a través de aquel “mandamiento” del 11 contra 11 se permite en estos tiempos recibir la ayuda externa de algún padrino, quizás el principal refuerzo del plantel, por sobre la contratación de algún entrenador cargado de pergaminos o de aquel futbolista de características “diferentes”, las cosas cambiaron, la diferencia se acrecienta cuando un equipo se alojó en un hotel importante, descansó con el tiempo necesario y debido, se alimentó como un grupo de atletas de alta competencia y no como un grupo de egresados en viaje de fin de curso y como si esto fuese poco solo debe pensar en jugar ya que el cobro está asegurado y no se trata de un tema tan conversado como un partido de truco.

A la lista de “padrinos”, esos “padrinos” que parece hay que tener para poder soñar se le suman empresarios, políticos que inyectan dinero salido de no se donde, famosos y algún que otro personaje de moda que quiera incursionar en el inagotable negocio del fútbol.

Me pregunto hasta que punto todos arrancan de cero en las competencias en este país, realmente las ilusiones de todos están siempre intactas?, o ya sabés que cuando el semáforo dio verde hay alguien que está en la primera curva por un guiño complice de alguno de esos necesarios contactos?, es tan así aquello de que en la cancha son 11 contra 11?. Uno espera fervientemente que si, y que además se sostenga en el tiempo, tarea nada sencilla la de poner una cuota de transparencia no la hay desde hace mucho tiempo.

Habrá que aceptarlos, ya están sentados a la mesa y van por la cabecera en nombre de los capitales que representan, son el aire en el momento que escasea, la columna vertebral de esas instituciones endebles, son apoyo, la base, una ayuda o un todo, son los poderosos políticos o influyentes funcionarios , son un presente y una realidad que avanza y se transforma en un mal necesario que habita en el fútbol y lo re orienta, pero no lo debe cambiar, no debe modificar su esencia, no debe cambiar a este maravilloso deporte que puede poner a ricos y pobres sentados a la misma mesa y en igualdad de condiciones para que con “padrinos” o sin ellos todos se permitan soñar, por que para soñar no se necesitan sponsors, por que soñar no cuesta nada



0 comentarios: