28 oct. 2010

El golpe inesperado.


"la muerte de Kirchner parece que nos une, nos vuelve a obligar a recorrer un tema común, no hay banderas en esa plaza, no hay violencia en las calles, no se ven los buitres en busca de la carroña que los alimenta"

Ustedes ya lo saben, este es un espacio que encierra un contenido marcado por lo futbolístico, pero no hay forma de evitar el tema, como mirar para otro costado cuando el hecho que pasa frente a nuestros ojos a cada instante hace que esa distancia que pareciera separar siempre la realidad de la General Paz hacia acá por algunos instantes no exista, la muerte de Kirchner parece que nos une, nos vuelve a obligar a recorrer un tema común, no hay banderas en esa plaza, no hay violencia en las calles, no se ven los buitres -que quizás operan en las sombras- realizando los temibles vuelos rasantes a los que nos tienen acostumbrados en busca de la carroña que los alimenta, el país y su solidaridad están intactos aún con los veletas de turno, aún con los hipócritas sin memoria.

Me banco la hipocresía de Bergoglio, por que lleva la bandera de la hipocresía de la Iglesia tatuada en la piel, de esa iglesia conocedora de ya no tener la potestad de arrojar la primera piedra, me banco la rara actitud de Cobos, al que respeto por su arrojo cuando su epopeya en pos del futuro del campo, pero lo desconozco al saber de su deseo de presencia en el velatorio aún sabiendo que no es bienvenido –¿buscaba lavar pecados?-, me banco la palabra de Moyano magnificando la gestión del ex presidente al compararlo con Perón, me lo banco a Moyano por que no sabe lo que dice, me banco todo, aunque me cueste digerirlo, hasta la columna de Rosendo Fraga –¡como le gusta comer mierda a ese tipo!- , a esta altura creo poder entender todo, menos la alegría de algunos por una vida que se apaga, menos el no acompañamiento en el dolor a una familia Argentina, menos a esa gente llamando a los programas de radio festejando por la muerte de un político, por pensar distinto, juro aún no lo puedo creer, ¿cuándo vamos a aprender?, así no salimos jamás. Me cuentan de una caravana de coches con banderas y cánticos en algún lugar de Entre Ríos, sin palabras, sin palabras.

Los Kirchner no son santos de mi devoción, como olvidarme de su historia con las petroleras, y aerolíneas, o lo que se sabe del juego –casinos- en la Argentina, no soy un veleta, no me olvido para nada de todo eso, pero tampoco me olvido de que ese pingüino agarro un país con más de treinta millones de mineros a setecientos metros de profundidad y vimos la luz después de las cacerolas, tengo presente y lo tendré a ese flaco vizco, el que le dijo a Bush “no nos van a patotear” cuando el genocida aterrizó en Mar del Plata para re colonizarnos y hasta le dio un estadio a Chávez para que contraataque al asesino, ese flaco raramente cabrón y piola fue quién puso lo que había que poner para que en el peor momento de Fidel en su vida política -casi prohibido en varias latitudes- hable en las escalinatas de la facultad, ¿lo recuerdan?, jamás olvidaré que ese flaco desestructurado y obsesivo descolgó el cuadro de Videla de la Esma -foto- espantando todos los fantasmas del perdón para los represores, ¿poco?, ¿mucho? , no lo sé, solo sé que en un país donde todos hablan y nadie hace nada por nadie este tipo hizo, y con eso basta para llevarse mi modesto respeto.

No se cuidó, no aflojó, el político y la ambición de poder siempre estuvieron por encima del hombre y del padre de familia, no es un reproche, por que seguro lo haría nuevamente, ahora hay terreno para jugar, ¿donde están esos grandes analistas de cagadas ajenas?, ¿donde los criticólogos del modelo?, ahora tienen cancha, basta de hablar al pedo, basta de conducir de boquilla, hay una mujer que acompañar por un largo camino, hay un país al que ponerle el pecho, lo necesitamos todos.


0 comentarios: