2 dic. 2010

Todo tiempo pasado fue mejor.


nos empeñamos en construir goleadores de papel y arquerasos de trapo, defensores extraordinarios que no marcan ni a su sombra o volantes centrales que solo sabrán jugar “en yunta”

Viene dura la mano para el fútbol de estos tiempos, es un fútbol chato y chiquito, un fútbol que no deja huella, que deja poco, pensaba en nosotros dentro de 10 años intentando repasar alguna formación de memoria como lo hacen nuestros abuelos, como serán aquellos encuentros entre amigos con el fútbol como tema de charla queriendo repasar la formación de algún Independiente de estos tiempos, o Banfield donde la mayoría de sus jugadores son conocidos apenas por su gente, lo difícil que será repasar el equipo de Borghi en su paso por Boca, o cuando alguien pregunte por la primera de Racing, la de San Lorenzo o la de River, será muy complicado encontrarlos en la memoria, diremos “aquel” morochito que marcaba punta en Lanús, o ese Narigón que era saguero de Argentinos, el fútbol, cayó y cae, verticalmente, cae al mismo ritmo que el negocio que impulsa se eleva a números impensados.

En diez años se recordará mucho mas a Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Lousteau que a Acevedo, Almeyda, Pereyra, Lamela y Ortega, y está muy claro que será por la obra de unos y de otros, es que esto trasciende el tiempo, aquella máquina se instaló por siempre en el recuerdo como lo hicieron los “cara sucias”, el loco Doval, Nano Areán, Victorio Casa y el Bambino junto a la oveja Telch o el Toscano Rendo gozan de la vigencia que no conocerán Torres, Pereyra, Romagnoli, Menseguez o Rovira, y esto se agudizará, las formaciones con apellidos efímeros continuarán creciendo, por que a los pibes los arrancan de raíz y no pueden aspirar a crecer en un club por que los clubes son solo la incubadora, el desarrollo está en otro lado, en donde el negocio lo imponga.


Roma, Chapa Suñé, Rogel, Marzolini, Ratin, Madurga o Rojitas se compraron un lugar en la eternidad, el que apenas acarician Serna, Bataglia, Basualdo, Riquelme, Mellizo Guillermo o Palermo, aquellos tienen el reconocimiento que no tendrán Mouche, Viatri, Gaitán, Datolo o Jesús Mendez, es una reflexión, es una mirada sobre la realidad, esa realidad que no permite segundas miradas, ni polémicas, la que no se da lugar a las “medias verdades”, esa realidad marca que venimos mal y estaremos peor, ya no somos lo que éramos y si no miremos hacia afuera donde hasta los chinos nos hacen fuerza –y pronto nos ganarán-, ¿refundación?, quizás, aunque la veo poco probable, este futbol le permite a los jugadores cambiarse de camisetas al mismo ritmo que de calzoncillos, de club como de autos importados, de vereda… como nunca antes…

En Rafaela alguna vez escuche decir a alguien que Julián Fernández era un crack –el mismo que hoy no se cambia en Argentinos-, y en ese instante me di cuenta que ese tipo no vió jugar al Hugo Querini , y oí de Jonanthan López que era un gran jugador, ese no vió al Pepe Grillo, como seguramente no vió a Pasarella el que lo comparan a Carniello con Kaiser, estamos mal, todos muy mal, tenemos un fútbol tercer mundista en caída vertical y lo negamos, casi como el país, seguimos hablando del “uno a uno”, ese sistema que nos dio tantas alegrías mientras duró pero que al desaparecer solo mostró tierra arrasada, ¿ven?, lo mismo, jugamos como vivimos en un país con grandes recuerdos, con estrellas en todas la vitrinas pero con un futuro hipotecado.

Nos empeñamos en construir goleadores de papel y arquerasos de trapo, defensores extraordinarios que no marcan ni a su sombra o volantes centrales que solo sabrán jugar “en yunta” aunque se los compare con Mostaza Merlo, no paramos de promover entrenadores que no entrenan ni dirigen, somos eso, un viajero dentro de una burbuja en el centro de una nube de polvo que comienza a decantar, el desenlace lo conocemos, la desolación total, Y FINAL…

2 comentarios:

PACHI dijo...

estoy de acuerdo. Ahora se magnifican a muchos por un par de partidos. Pero el problema es más grande ya que esos jugadores seguramente se iran al extranjero y quedarán a su suerte, mientras que acá aparecerán otros fugaces para reemplazarlos.
De todas formas, no nos engañemos. Los de antes eran buenos, pero tambien la falta de testimonios los ha magnificado. Por ejemplo: todos hablan de "La Máquina" de River, pero esa formación solo actuó junta en solo 17 partidos, es decir, menos que un torneo "Clausura" ó "Apertura" de Primera División.
¿No es una exageración también)

Equipo de Trabajo dijo...

Sabemos que nuestro blog no es como el suyo, pero entre en este enlace y descubra el tema mas caliente del fútbol español: Las mentiras del Sevilla FC, para apoderarse del pasado de otros. Le pedimos que realice un articulo sobre el tema, para que todos sepan la verdad.Gracias.
http://gacetadigital-lahistoriabiencontada.blogspot.com/search?updated-max=2010-12-31T02:52:00-08:00&max-results=15