13 mar. 2011

Ganó un partido caliente y sigue en la punta.


La tarde tenía guardadas muchas sorpresas para los concurrentes al estadio como para aquellos menos audaces, los que elegirían la TV para seguir un nuevo episodio en esta historia que lo tiene a Atlético en la cima de la tabla de la BN, de todas formas todo lo que pudiésemos imaginar sería poco en relación a lo sucedido, todo fue mucho aún para aquellos que esperaban mucho de este partido, emociones a montones, polémicas, disturbios y hasta una victoria dramática para sostener la punta rafaelina, pareciera que nada faltó, pero no es así, faltó la transparencia de un juez que no quiso ver ciertas cuestiones y de dos asistentes que levantaron sus banderines de manera sistemática ante toda chance de gol visitante, faltó la seriedad justamente de quienes deben ser los responsables de la justicia –vaya palabra bastardeada- y faltó la pericia que quizás no tiene la policía local para accionar ante tumultos menores como ocurrió ayer agrediendo a Diego Ledesma desde atrás en la cabeza –lo mostró TyC- a quien debieron suturar con seis puntos en su cuero cabelludo, faltó, es decir, en una tarde donde pareciera que se destacó la abundancia de condimentos faltaron las cosas mas importantes que deben estar para garantizar un espectáculo medianamente serio.

Hubo un partido.

Si lo hubo, lo ganó Atlético, lo ganó por una ráfaga en la que abandonó lo temores, los miedos y un perfil que intentaba ser algo mas conservador de lo habitual, con un cuidado extremo en el manejo de la pelota, con pocos riesgos tomados y con pocas decisiones felices en los encargados de tomarlas, Castro y Lagrutta –floja actuación, más de lo mismo en ambos casos-, un Gonzalez bien tomado y un Carignano casi inofensivo, poco de Serrano y un fondo ahora afiliado a los bloopers, de los de Córdoba a los de Rafaela, de aquel de Bovaglio frente a Belgrano al de Sara ante San Martín pifiando la pelota luego de intentar un raro salto para impactarla -¿alquien sabe que quizo hacer?-, solo que que ayer estuvo Lucas para salvar al dubitativo Sara y un arbitro más su asistente Belinco –recuerde este apellido- que no vieron una mano de expulsión de quién luego empataría el partido –primer error imperdonable-.

Atlético debió estar perdiendo por aquel gol de Fernandez en jugada de pelota parada para empezar a darse cuenta que perdía la punta también, y allí descubrió que debía soltarse y lo hizo, fue por más, rompió su propio partido con el gol de Bovaglio desde un jugada desde la esquina, también hubo un cabezazo no direccionado de Zbrun pero en medio de todo el “pampa” Blanco metió el segundo tucumano pero el asistente Casalet vio otra cosa –vaya a saber que vió- y lo privó al “santo” de estar arriba otra vez.

Lo ganaría Atlético con una jugada lícita.

Ni cuando acertó le creyeron al tipo con cara de susto –Mariano Belinco- porque se lo semblanteaba desacertado y perdido, porque no era su día –¿o si lo era?- entonces la bomba explotó, el árbitro Echenique ya le había anulado dos goles legítimos al tucumano y Carignano de notable definición metía una victoria cremosa que impactaba como un misil al equipo de la ciudadela, lejos de la justificación aunque cerca del entendimiento, lejos del perdón para las reproches del equipo de Roldán, lejos de entender la represión de los policías y cerca de entender las limitaciones de nuestra gente para esto sucedió lo impensado, ambiente crispado, en llamas y la policía con nafta para apagar el fuego, un horror.

El juego.

DEBE MEJORAR, está flojito, Atleticó miró cuando le convirtieron el gol, no tuvo respuestas en un momento clave, falló desde sus intérpretes en el armado del juego, bien Bovaglio –siempre está-, Sacks cumplió otra vez y Fissore aunque apareciendo y desapareciendo aporta, Carignano con el gol está y cumple, y Aguirre viniendo desde el banco -¿hasta cuando desde el banco?- aporta una presencia física y futbolística que Trullet en otros no tiene.

Arbitros y Justicia

Desde aquella tarde en la que Korn le dijo al Bocon Torres –según Torres- “vos hoy no ganás”, hecho que derivó en la memorable frase de Alfaro –DT de Quilmes- “Atletico se mueve muy bien logísticamente” que los arbitrajes y sobre todo la tarea de los asistentes en Rafaela tienen una manto de duda en su gestión a los que ahora se le suman los apellidos Belinco – Casalet - Echenique, ¿Qué sucede con el tema? , ¿sucede algo?, ojalá que no, no es un terreno en el que se deba ingresar, Laverni para Rafaela-Gimnasia y Collado para Gimnasia – Rafaela, ¿les dice algo eso?, a tener cuidado, a tener cuidado.

A cerca del agresor: "¿Y vos de qué te reís?" (La Gaceta)


A la salida de un vestuario caliente, Carlos Roldán estaba atendiendo a la prensa cuando pasó a su lado el policía que había agredido a Ledesma. El técnico abandonó los micrófonos para reprenderlo duramente. "A vos te tenemos que denunciar", le dijo, a pocos centímetros de la cara y ante la presencia de muchos otros agentes. El policía le respondió con silencio y una sonrisa irónica. "¿Y vos de qué te reís? Decime, si hiciste una cagada", preguntó indignado Roldán. "La policía debe estar para cuidar -agregó después- a los dos equipos y no para agredir. A Ledesma le pegaron por la espalda y tuvimos que hacerle seis puntos".

Atlético 2 - San Martín de Tucumán 1


Estadio: Monumental.
Arbitro: Fernando Echenique.
Atlético: Guillermo Sara; Joel Sacks (75' Juan Fernández), Guillermo Franco, Lucas Bovaglio y Martín Zbrun; Luis Lagrutta (75' Jonathan López), Walter Serrano (69' Nicolás Aguirre), Matías Fissore y Alexis Castro; Federico González y César Carignano. DT: Carlos Trullet.
San Martín: Julio César López; Jorge Serrano, Diego Ledesma y Mario Vera; David Robles (69' Lucas Oviedo), Daniel Pereira, Gabriel Bustos y Luis Vega; Emanuel Centurión; Gustavo Ibáñez (82' Alexis Blanco) y Miguel Fernández. DT: Carlos Roldán.
Goles: 55' Miguel Fernández (SM); 77' Lucas Bovaglio (AR) y 88' César Carignano (AR).

Expulsados: 96' Miguel Fernández y Daniel Pereira (SM).

0 comentarios: