25 jul. 2011

Solo un mal trago.

Se cerró el papelón llamado copa América, todavía me cuesta mucho entender a periodistas que intentan magnificar un hecho impresentable, partidos jugados en la noche con temperaturas bajo cero, campos de juego deplorables, una concentración Argentina en Santa Fe con mas cholulos y colados que futbolistas esperando un juego, esta vergüenza llamada copa America entregó una final entre un equipo cansado de pegar patadas como lo es Uruguay y otro incapaz de ganar un partido que le aporte seriedad a su presencia en el juego del final, esta copa no tuvo al presidente de la asociación organizadora entregando el trofeo, otro papelón más, y la lista es larga.

De la selección nuestra, ¿Qué decir?, ¿hasta cuándo marionetas en el banco de suplentes?, ¿hasta cuándo convocatorias infames?, se esperan respuestas inmediatas, Messi demostró no ser el culpable de todos los platos rotos y demostró que con él más un arquero en racha no alcanza, necesitamos un cambio o los fracasos seguirán encadenándose.

Quedará el adiós a Batista, un entrenador incapaz de llevar adelante la celeste y blanca, quedarán un par de estadios beneficiados con unos cuantos ladrillos extras en el reparto de monedas para el evento, queda la confirmación de que Tevez – Messi – Agüero es una fórmula que se debe desechar, el adiós y gracias enorme por los servicios prestados a Zanetti, quedará un campeón que no soñó con eso y un Brasil de actuación impropia de su historia, quedarán las trasmisiones televisivas, decenas de periodistas hablando desde lugares históricos del país con cara de asco y rogando volver pronto a la capital, otros haciendo el ridículo y Niembro arrastrándose detrás de alguien por adular –su fuerte en el periodismo- , esta vez fue alguno vinculado al equipo uruguayo quién empujó al ex funcionario menemista a magnificar una victoria que es tan justa como escasa. .

También quedará la olvidadiza letra del tema de Diego Torres que intentó ser la canción de la copa, queda la mascota impresentable que eligieron y hasta la pintoresca gira “de putas” que se mandaron los mejicanos antes de llegar, queda el himno no cantado por Messi y mal cantado por varios que dicen ser cantantes, se fue una copa que nadie recordará en poco tiempo por todo lo chata que fue y en la que solo se destacan la dignidad de los costarricenses y el mensaje de Bolivia y Venezuela pidiendo a gritos un respeto que se supieron ganar.

Qué bueno que terminó, que bueno que se fue, aunque no haya dejado nada de nada, no importa, solo importa que pasó y ahora marcha a un archivo que pronto la cubrirá de polvo, un DT que no dirigió, jugadores incapaces de responder, que aunque en su país se mostraron solo a través de los vidrios de los micros porque se sienten inalcanzables, aunque perdedores y poco dignos, jueces de bajo nivel y hasta uno con varios kilos de más, Amarilla, al que los asados Argentinos se le clavaron en los flotadores y le impidieron correr, ¡pobre!, no faltó nada, un fiasco, fue un torneo que hasta la gente dueña de casa le dio la espalda, un horror.

Pocas veces pensé estar cerrando una columna con una frase de “Don Julio”, pero me cae como desde el cielo, “todo pasa”, por suerte está copa ya es el pasado, por suerte para esto… “todo pasa”


20 jul. 2011

Hacedores de un éxito con final feliz.

Entrevista a Carlos Eguiazu y Ricardo Castro, la misma se encuentra en la nueva edición de la revista "Pecho Palo Marea".

La dirigencia que encabeza el escribano Carlos Eguiazu con Ricardo Castro como mano derecha, presididos por el Dr. Ricardo Tettamanti, exhibía como máximo galardón obtenido el haber saneado económica y financieramente a la institución, quitar al club de la situación en la que se encontraba sumergido es un logro que no sabe de vueltas olímpicas, es por ello que este ascenso se transformaba en un sueño que ya no permitía postergaciones, hoy, realizado, es una caricia al alma de estos trabajadores que llevaron al club desde “el hondo bajo fondo donde el barro se subleva” a la cima del fútbol argentino a través de un largo y sinuoso camino que solo supo de trabajo y esfuerzo.
Atlético de Rafaela es hoy el modelo del que habla el país futbolero, muchas instituciones de este país darían todo por tener en sus manos la fórmula que no incluye milagros, este ascenso a primera división del fútbol argentino es la otrora esquiva gloria deportiva que encontró el desenlace del que a continuación hablan Eguiazu y Castro, los Hacedores de un éxito con final feliz.


¿Después de tan notable trabajo en la institución, consideraban necesario obtener un ascenso?
CE - Prefiero dividir la respuesta en dos, externamente si, más allá de la últimas frustraciones, yo les decía durante muchos años a los compañeros de comisión directiva y la subcomisión de fútbol que en lugar de considerarlo frustraciones yo los consideraba éxitos sin final feliz, porque si nuestro trabajo nos ponía frente a una promoción quería decir que siguiendo de la misma manera podíamos volver a llegar allí, y en algún momento íbamos a conseguir un ascenso, y efectivamente se nos dio, el año siguiente perdimos nuevamente con Gimnasia siendo quizás el momento de tirar la toalla y decir me voy, o bien decir seguimos de la misma manera y en algún momento se nos va a dar, este ascenso era necesario externamente porque con el tiempo la gente nos iba a asociar con el sinónimo del fracaso dirigencial desde el punto de vista deportivo, pero interiormente estábamos con la conciencia tranquila porque yo se que este grupo de gente más allá de errores y virtudes hizo todo lo posible para que Atlético esté otra vez de pie, también sabíamos que el mayor reconocimiento estaba fuera de la ciudad, donde los dirigentes y los periodistas de primera división hoy hablan del modelo “Atlético de Rafaela” y no veíamos la misma repercusión dentro de la ciudad, sabemos que nadie es profeta en su tierra, de todas formas yo estaba con la conciencia tranquila, ahora, hacia afuera era muy necesario volver a primera.

Ricardo Castro (foto junto a Lucas Bovaglio e Iván Juarez elevando la copa) – Ascender era tan necesario como honrar la deuda – y la frase arrastra tanta contundencia que se genera un silencio de algunos segundos, y continúa - porque la gente te lo pide, Atlético es un club de fútbol, particularmente nosotros teníamos deudas pendientes, la deuda moral y la financiera, la financiera se cumplió y la deuda interna nuestra pasó a ser la deportiva, la que nos generó tanto dolor en los últimos tiempo, sería muy mentiroso de nuestra parte decir lo contrario, necesitábamos esto.

Aún con frustraciones en medio sostuvieron la apuesta, seriedad, plantel con elementos genuinos mayoritariamente, cordura y el habitual perfil conservador, ¿por qué no dieron “ese” golpe de timón propio de la dirigencia del fútbol nuestro gastando lo que no se tenía?.
CE- Porque veníamos generando éxitos sin final feliz, dije, ¿si hoy no se me da por tan poco , porque no debiera repetirá la fórmula?, tuvimos la particularidad de contar con un plantel que perdió dos finales y seguí creyendo en él y no lo desarmé, vendí solo un jugador por año, primero para equilibrar la economía del club y sanearlo ya que ese era el punto número uno a abordar, y segundo porque sabíamos que al vender un jugador tal es el caso de Jonathan (López), o Fabri (Fabricio Fontanini) , o Julián (Fernández) fue porque siempre contábamos con un reemplazo del club, siempre estuve convencido de que este era el camino más allá de saber que llegar a destino podía no ser de forma inmediata .

Más allá del sin número de atributos que tiene esta exitosa campaña no va a faltar “aquel” que hable de la necesidad de ser amigo de Grondona para acceder a estos logros, ¿tiene razón quién piensa eso, es necesario ser amigo de “Don Julio”?
CE – Eso no existe, eso es un estigma que tienen los hinchas del fútbol argentino, se creen que si sos amigo de Grondona tenes un ascenso asegurado, yo sí creo en la consecuencia de un trabajo, hoy veo como los equipos “se matan” por una promoción y cuando nosotros las conseguíamos consecutivamente se consideraban un fracaso y te decían “otra vez perdieron el campeonato”, eso es un estigma que se debe desterrar, acá nadie logra nada por ser “amigo de”, aquí hay que trabajar y nada más.
RC – Mirá el caso de Quilmes, todos hablan de la llegada de Meizner y Aníbal Fernández, y mirá como está, pero no debemos dejar de reconocer la buena relación que Carlos Eguiazu tiene en AFA y el buen nombre que Eguiazu tiene en AFA, eso es algo que debemos mantener, porque una cosa es ser “amigo de” y otra es estar “en contra de”, y nosotros desde Rafaela relacionándonos muy bien con la dirigencia de las otras instituciones hemos logrado ser respetables.

El vivir en una sociedad como la rafaelina en la que nos conocemos todos, donde sabemos dónde queda el Estudio de Eguiazu o el comercio de Castro, que hacen y donde se mueven, ¿genera obligaciones extras?
CE – Aca todo el mundo sabe lo que hacemos, donde vivimos, donde estamos, nosotros no vivimos de esto, yo siempre le digo a “Cabo”, el fracaso de esto es el fracaso personal de él en su comercio y el mío en mi profesión, nosotros apostamos nuestro nombre, para nosotros no pagar un sueldo o pagarlo fuera de término es “la muerte”, sería injusto decir somos “partícipes necesarios de la historia de la ciudad”, a nosotros nos tocó este momento, trabajar.

Le propongo a “Cabo” Castro repasar el largo camino que une a aquel hincha de tablón junto al equipo siempre al dirigente encumbrado y exitoso que es hoy.

Si, sobre todo por lo repasé una y otra vez en estos días, del partido en Tucumán para acá, ahora siento el cansancio de la relajación por el logro y los festejos, mirá, cuando me puse esta camisa –toma su camisa de los ojales a la altura de un abdomen no puede evitar estirar la prenda- y esto está así por dos motivos, la comida y el orgullo, por que empecé desde muy abajo, Carlitos (Eguiazu) empezó mucho antes y me invitó a trabajar hace más de ocho años y eso es algo que le voy a agradecer toda la vida, yo empecé desde el tablón por eso me pasan muchas imágenes, sobre todo de los últimos tiempos porque ser dirigente es mucho más difícil que ser hincha, eso mucho mas comprometedor, como hincha aún con todo el fervor jugás los partidos los sábados, el dirigente lo juega todos los días, en los últimos días repasé mucho mi camino, es algo hermoso.
CE- se suma y aporta una anécdota – Un día viniendo de Buenos Aires, después de alguna derrota que duele le digo, Cabo, yo creo que el directivo no debe ir con camiseta a la cancha, ¿sabes porque?, porque en el momento que nos ponemos la camiseta nos trasformamos en hinchas y actuamos como hinchas y nosotros tenemos que pensar como directivos siempre, le pueden preguntar a mi esposa con que remera duermo, les va a decir que uso una de Atlético que tiene diez años o más y no voy a cambiar nunca –R. Castro agrega ¿“es esa blanquita que llevas a todos lados”? –risas de ambos- , yo tengo claro que esa remera la uso para dormir y estar en mi casa en el club siempre de chomba o camisa, siempre DIRECTIVO.

De aquí en más la palabra éxito se asociará al apellido Eguiazu con las imágenes de Tucumán, pero el éxito de Eguiazu pasa por el respeto por los contratos, el honrar el compromiso con las condiciones de trabajo y los contratos aunque por esos logros aún no se entregan puntos de tabla ni trofeos.
CE - Yo somatizo mucho la crítica, a “Cabo” le rebota más, yo siempre digo caramba, uno hace tantas cosas que la gente no ve, y él siempre me dice vos tenés que ser más simpático con la gente, mucho más dado con la gente, pero es mi forma de ser le digo, soy de esos tipos a los que les gusta fijarse un objetivo e ir para adelante, pero atención, detrás nuestro hay diez personas que van hacia el objetivo, y hoy la nota es con nosotros por ser la cara visible, pero este proceso es exitoso desde el inicio por la gente que se sumó y por todo los que trabajaron, pero internamente sé que esto es un éxito compartido.
En tiempos de escases de estructuras de trabajos, donde grandes políticos presidenciables o tan solo pequeños emprendedores fracasan en el intento de alcanzar las metas por estar no bien rodeados estos dirigentes parecen encontraron el equipo en el cual apoyarse para edificar este gran logro.
CE – este es un club de puertas abiertas, es un club con muchísima gente trabajando, donde hay muchas tareas que no se ven, desde el encargado de seguridad o de boleterías, controles, apertura del estadio, apoyo legal, todo esto nos permite a nosotros hacer esta tarea de manera tranquila, yo digo que hoy por hoy Atlético puede tener figuras presidenciables y la importancia que ello tiene, pero más allá de ello tiene muchísima gente atrás trabajando y apuntalando esa figuras.

El dirigente maneja y responde por un club que entre otras dependencias cuenta con un sitio que muchas denominan como sagrado, el vestuario, ¿el dirigente debe ingresar al vestuario y opinar?.
RC – Es imposible que un dirigente de fútbol no se meta en un vestuario, porque se perderían muchas cosas, de todas formas una cosa es entrar para colaborar y otra es para decidir de la formación de un equipo, de cualquier manera el dirigente debe opinar de la conformación del equipo porque es el que después pone la cara, es el que pelea día a día por un presupuesto, yo sinceramente no veo mal la presencia del dirigente en el vestuario, siempre y cuando no quieras sobrepasar la figura del entrenador que es quien decide ahí adentro, se trata de tener la ubicación necesaria para decir algo, saber cómo y en qué momento hacerlo.
CE – Ricardo tiene mucha razón, nosotros intervenimos activamente junto al entrenador , solo en el momento de la conformación del equipo, más como somos piamonteses nosotros, porque trabajamos con un presupuesto inflexible , por ahí nos dicen quiero a “Juan Perez”, pero sucede que “Juan Perez” vale “doscientos” y no llegamos, yo siempre digo que cuando vas a un restaurant podes comer por la izquierda o por la derecha, por la izquierda está el plato que querés comer y por la derecha el precio, nosotros lamentablemente siempre comemos por la derecha, a nosotros siempre nos tocó buscar los jugadores de acuerdo a nuestras posibilidades económicas, es decir, dentro de lo mejor que había buscamos valores que se adecúan a nuestras posibilidades, ahí si interviene el directivo, nosotros somos respetuosos de su tarea, por eso en nueve años cambiamos seis entrenadores .

Traigo a la charla una frase que le oí al escribano Eguiazu de los últimos días donde habla del sueño de un Atlético que represente a una ciudad, y que esa Rafaela se vea reflejada en la institución.
CE- Ese es un gran desafío, pecaríamos de soberbios o nos faltaría la inteligencia suficiente si pensamos que este grupo puede competir solo con Boca, River, San Lorenzo, Independiente, ellos son grandes, Boca tiene una cantidad de socios apenas inferior a la cantidad de habitantes que tiene Rafaela, nosotros ya sabemos por haber estado en primera que esto es una “pyme” para la ciudad, habrá un movimiento económico que nos beneficiará a todos. Nos tenemos que dar cuenta todos que hoy Atlético es Rafaela, la camiseta, los colores, el nombre son nuestros, pero el proyecto es de todos y ojalá podamos lograrlo, no será fácil, debemos reunirnos con gente, planificar, yo no quiero volver a vivir el 2004

¿Por donde pasan las claves para llevar a Atlético donde está hoy?
RC - Es la continuidad de una idea, mira, cuando me pongo a pensar en que unos pocos dirigentes trajeron corredores de Estados Unidos a correr a Rafaela hace tantos años, llego a la conclusión de que estaban totalmente “locos”, ni me los imagino hablando por teléfono con un norte americano, ni siquiera pidiendo la llamada, eso es una proeza que marca el temple del dirigente de Atlético de Rafaela, desde los dirigentes de este club de aquella época y todos los que pasaron al día de hoy queda demostrado que ha habido una coherencia de manejo muy marcada, siempre detrás del ideal de hacer grande a Atletico de Rafaela. No siempre fuimos el club más querido por la gente, del club se decía que era de una elite difícil de alcanzar, eso es lo que estamos tratando de revertir abriendo el espectro. Sabemos que es difícil ser cremoso en Rafaela y que en Atletico todo cuesta el doble, pero logramos crecer, y seguiremos creciendo.
CE – Tuvimos grandes antecesores a quien imitar, nosotros hace diez años tocamos fondo, y cuando eso te ocurre no te queda otra que subir con humildad, haciendo un trabajo de hormiga, se trata de agachar la cabeza y pedir perdón y tratar de salir y decirle a todo el mundo “confia, te vamos a cumplir”, el desafío fue volver a ser confiables desde el Dr. Tettamenti (Presidente del club) que fue la cabeza de todo esto hasta nosotros y los demás integrantes de la comisión directiva, tuvimos que acostumbrarnos a pedir perdón y no permiso, tuvimos que sentarnos con la gente que sabía que le debíamos plata para pedirles plata para una campaña, entonces de a poco fuimos construyendo el nuevo club y el nuevo club dejó de ser el Atlético de cremosos, inaccesible, tuvimos que volver empezar y hoy es un club de una proyección sumamente importante a futuro. ¿Si me preguntas si queremos quedarnos?, recuerdo una frase de él hace siete años atrás (señalando a R. Castro) , “gordo yo te puedo asegurar que ascendemos este club a primera o no nos vamos nunca más” –risas, y Cabo Castro agrega- yo decía, ascendemos y después dejamos todo ordenado y nos vamos –más risas-, es que en realidad nos queremos quedar para siempre acá.


15 jul. 2011

Fortaleza de Guerrero.

Este artículo forma parte de la última edición de la revista "Pecho Palo Marea".

Son tiempos en los que en el periodismo pareciera que nada tiene más valor que obtener una primicia y publicarla, hasta se transforma en una caricia al ego de ese sujeto que al portar un micrófono deja de ser un individuo común para transformarse en periodista. No es mi estilo, aunque sin buscarla me encontré frente a una de ellas, muy dolorosa por cierto, aquella tarde de hace poco más de un año atrás en La Plata lo conté por el aire de radio “El Espectador”, el medio en el que trabajaba por aquel entonces, recuerdo haber dicho “no hay lesión en el hombro como se presagiaba, el golpe es en el rostro y es severo, es en el ojo derecho, entiendo que está comprometido el globo ocular”, tan temeraria afirmación por parte de este periodista que de medicina sabe nada habla de lo desgarrador del cuadro que pude observar en aquel instante.
Hoy Gabriel Alejandro Airaudo está de pie y luchando por no claudicar ante una larga recuperación, y en medio de ese combate no se bajó de un proceso al que no podía aportar como futbolista activo, pero si como pieza clave y movilizadora de un grupo llamado a conseguir grandes logros, hoy Airaudo aún golpeado subió a primera división y disfruta de un momento que lo invita a compartir algo que pareció imposible de alcanzar, y de lo que es parte importante.


¿Suena difícil pensar en formar parte de un plantel de fútbol sin estar en condiciones de entrar a la cancha?, vos lo lograste en este proceso, ¿Cómo hiciste a conseguirlo?

G.A. - La verdad que en mi situación me costó sentirme parte del grupo, los visitaba una vez por semana o solo en los partidos de locales pero la verdad es que los chicos del plantel, mis compañeros, los dirigentes, el cuerpo técnico y todos me hicieron sentir parte de esto en todo momento en todo este año y me lo demostraron el otro día con tanto afecto dedicándome el ascenso.

¿Cuántas veces te preguntaste porque a mí?, ¿encontraste respuestas?

G.A. - Y uno siempre se lo pregunta, hay días que estoy mejor y hay días que estoy más caído pero esa pregunta cuando tengo más tiempo, o cuando estoy aburrido vuelve, cuando apoyo la cabeza en la almohada me vienen muchas cosas a la cabeza, obviamente que la pregunta siempre vuelve, por eso trato de estar bien, trato de no de tirarme a la cama por que se que así no ayudaría a toda la gente que me apoya y reza por mí.

¿Te preguntaste si tanto cariño recibido era una muestra genuina de afecto? ¿O si quizás era lástima por la situación que atravesabas?,¿ te da miedo dar lástima?.

G.A. -No, sinceramente no lo pensé así, a mi me empezaron a leer todos los mensajes una semana después del golpe y todavía estaba bastante conmocionado, estaba bajo el efecto de los calmantes y la verdad es que cuando me empezaron a leer los mensajes de apoyo y a contarme acerca de las cadenas de oración que había, fue muy emocionante y me dio mucha fuerza para afrontar la recuperación, pero siempre supe que eso era cariño y mucho afecto.

¿Cómo fue el cambio de pasar de ser un deportista sano, habitante de vestuarios, objeto de entrevistas a ser un tipo común que comenzó a “pasear” por consultorios y quirófanos?

G.A. -Fue un año atípico y complicado, yo estaba acostumbrado a una rutina, a un día a día en el club con los compañeros y un día para el otro cambió todo empecé a viajar cada quince días a ver médicos para controles en Buenos Aires, hoy por hoy son un poco más espaciados, voy cada un mes y medio. Pasar de ser una figura pública, por llamarlo de alguna manera, a no serlo es algo que no sufrí porque si bien hoy no me toca estar jugando la gente sigue con el apoyo para conmigo, los periodistas siguen llamando y yo sigo en el club y eso hace que siga metido en esto y el hecho que me sigan apoyando me da fuerzas y es algo que me pone muy contento.

Creo saber en parte lo que perdiste en este tiempo, tu vida cerca del fútbol y disfrutar de algo que amas, ahora, ¿Qué otras cosas perdiste a partir de aquello de La Plata?.

G.A. -Me pierdo estar cómodo en mi vida diaria, me molesta mucho la luz así que yo siempre digo que si esto fuera igual pero sin esa molestia de la luz natural como la artificial sería al menos un poquito más llevadero, perdí estar con mis compañeros, jugar al fútbol que es lo que hice toda mi vida, pierdo ser ese privilegiado de trabajar de lo que me gusta, por ejemplo el otro día en Tucumán llegue en la mañana del partido y pasé todo el día con ellos –el plantel-, almorcé, dormí la siesta, todo eso fue muy lindo y me trajo hermosos recuerdos pero lo que más extraño es el estar cómodo en el día a día .

¿Sentís haber sido recompensado por la vida de alguna manera después de todo lo que te pasó?

G.A. -Si, sé que tengo una familia que me banca a muerte, mi novia, mucha gente detrás, muchos amigos de verdad y saber que en la vida hice bien las cosas, eso me lo hace sentir la cantidad de gente que se acercó a tenderme una mano para lo que necesite, eso me deja claro que me manejé bien en la vida. Me visitaron Andujar -de regreso del mundial-, Campestrini, Monzón, Migliore y muchos otros que aunque anónimos me acompañaron de la misma forma.

 Yo lo vi allí, en una camilla mientras una ambulancia esperaba por él, en el peor estado en el que se puede encontrar a un futbolista, lastimado, es el instante en el que el jugador de fútbol choca con la realidad de saberse solo un ser humano, descubre que su coraza es de mentira, es el momento en el que el traje de súper hombre que lleva cae y desnuda al simple mortal que está debajo.

Le propongo a Gabriel Airaudo volver imaginariamente a la cinco y media de aquella tarde del 23 de mayo de 2010, en la en la que el sol nunca asomó, él acepta sin reparos, le acerco la llave, es la posibilidad soñada de poder modificar aquel momento en “el bosque”, y por el centro Castro viene lanzado una vez más, ya pudo con Serrano y Fontanini, y otra vez vos ahí, teniendo que decidir, ¿salis igual que aquella tarde?, en realidad el final del interrogante queda inconcluso porque Gaby se anticipa, interrumpe enégicamente.

G.A. -Salgo igual, salgo igual, porque cada cual tiene su forma de atajar y esa es mi forma, si bien yo no me acuerdo de nada de la jugada, de ese momento, sé que mi decisión fue la de salir a achicar, fue así, y tomaría la misma decisión otra vez, yo se que ante la misma jugada y mil rodillazos más en la cara jamás me dejaría las secuelas que me dejó ahora. Ante la posibilidad tomo la misma decisión otra vez.

¿Hoy como te sentís de salud, cuál es el pronóstico de la recuperación?

G.A. -Hoy por hoy mi ojo viene bien y se viene recuperando pero es todo muy lento, tengo que estar muy agradecido a los médicos del hospital Italiano, en un principio se sabía que todo iba a ser así de lento, todo es de a pequeños pasitos, quedan muchas cosas por hacer, hoy por hoy transcurrió un año, y hace dos semana entré al quirófano nuevamente donde me extrajeron algunos puntos del ojo, y queda muchos más todavía y bastantes cosas por hacer aún. Respecto del fútbol, el futuro es impredecible, no se sabe y faltaría mucho tiempo, si pudiera retomar la actividad tendríamos que analizar en profundidad los riesgos pero en mi cabeza hoy está recuperar bien el ojo y encontrar esa tranquilidad que en la vida diaria hoy no tengo.

Si el final no es el que anhelas, ¿estás preparado para decir Adiós, dar media vuelta e irte?

G.A. -Hoy sigo siendo jugador de fútbol, me costó y me cuesta pensar así, pero me propuse pensarlo así y mis compañeros me hacen sentir cada día que soy un jugador de fútbol, se verá más adelante si se puede volver o no, el día del golpe estaba todo muy complicado, ese día estaba todo perdido pero al día después los médicos del Italiano hicieron una operación milagrosa y me devolvieron las esperanzas, ellos mismos dijeron que no descartemos nada, es muy difícil. No se si estoy preparado para dar media vuelta e irme, hoy tengo claro que el mayor porcentaje de posibilidades está del lado de no volver a atajar, soy consciente y está en mi cabeza el saber que me pueden decir “hasta aquí se llegó” y que no pueda volver a jugar, no sé cómo reaccionaría pero se que puede ocurrir.

¿Cómo es hoy tu relación con Dios?

G.A. -No estoy enojado con él, pero cuando te pasan estas cosas te preguntas porque a mi, habiendo tanta pero tanta gente me pasa a mi, porque a mi jugando al fútbol si siempre hice las cosas lo mejor posible, me cuidé muchísimo para jugar, siempre dejé todo para poder llegar, me sigue chocando todo esto, es muy complicado, si bien yo rezaba seguido antes de esto lo que pasó me chocó muy fuerte y me costó volver a hacerlo, me llevó tiempo entender que si se dio así por algo será, recién ahora sé que si me tocó a mí es porque yo podía afrontar la situación y salir adelante.

Cuando miras hacia adelante en el tiempo,¿ cómo te ves, haciendo que actividad, siendo quién?.

G.A. -Prefiero no mirar hacia adelante, después de lo que pasó prefiero disfrutar el día a día, antes del partido en La Plata me sentía muy bien, estaba disfrutando mas de los partidos, jugando con Marcelo Fuentes vivía demasiado el partido en la semana y eso me jugaba en contra, en ese momento me empezaba a relajar y disfrutar lo que estaba haciendo, estaba ilusionado mirando para adelante con un ascenso y el destino cambió de un segundo a otro, más adelante me encontraré con lo que me depara el destino, lo que pasó aquel día no me permitió ni siquiera lamentarme por perder el ascenso, pero un año después mis compañeros y yo nos sacamos esa espina y gracias a Dios Atletico está en primera.


13 jul. 2011

Messi, entre el fracaso y el deber cumplido.

Messi resucitó… dice la tapa de un diario que encuentro en un hotel donde estoy de paso, apenas profundizo en la nota me entero de que se trata de un titular extraído de un medio español, acto seguido me pregunto si en algún momento murió y yo no me enteré. Muerte, resurrección y por ende calvario, no son términos que pertenezcan al idioma del fútbol, pero parece que por estos lados si, donde todo se lleva al dramatismo extremo, donde Messi pasó a ser tema de discusión por todo, por su juego, su físico, su familia, su condición sexual, porque no canta el himno, por tantas cosas más, oí decir “que se vaya y no vuelva más” e imagino que en algún momento al pibe le pasó por la cabeza.

El tipo juega en un club donde todo está en su lugar, los inodoros en el baño, la tostadora en la cocina y la cama en la habitación, un entrenador por tiempo prolongado plasmando una idea y política de juego, una dirigencia destinada a conducir solo éxitos, una prensa que critica civilizadamente siempre y “un” hincha racional, eufórico pero protector y paternal en su trato con él por reconocerlo de la casa y asociarlo a esa figura que levanta tantas copas como torneos se disputan.

El tipo llega a la Argentina –donde no le sobran ganas de estar- y alguien le quiere dar una trompada, se suma a un equipo que no es tal, que espera de él la magia que suavice las aberraciones dirigenciales de estos tiempos, la tostadora está en el placard y juega con jugadores que para evitar note el cambio de hábitat intentan ser Xavi, Iniesta, Villa o Puyol, pero no lo son, el inodoro está en el living y la prensa olvida el descenso de River o declaraciones de la siempre impresentable Carrió contra algún político, el caso Shoklender y hasta la huelga de docentes en el sur, lo olvida todo por perseguir a Messi, es una persecución de la que él no puede escapar, porque lo enfocan lamentarse, apoyarse sobre sus rodillas, lo muestran angustiado, y así habrá más horas del tema Messi por vender, la gente grita que no es argentino, que es una mentira, pero nadie habla de Banega, que juega a los toquecitos intrascendentes, que la cama está en la cochera o que Tevez choca todo lo que se mueve en el campo, muy pocos hablan de la mesita de luz en el baño o que Lavezzi llama más la atención por sus tatuajes que por sus definiciones, que Milito solo jugó cinco partidos en los últimos tiempos y que el mediocampo solo cuenta con volantes capaces de trabajar por el centro aunque improvisados aparecen diseminados por distintos sectores, le pasó todo, hasta se debió bancar a Burdisso diciéndolo en Santa Fe “ponete las pilas pendejo”.

De pronto el incordio llamado selección llega a Córdoba, una noche algo fría, y al pibe puteado y descuartizado en la mesa de las dudas el público lo cobija, lo hace sentir propio, argentino, un ser solo preocupado por ganar un partido y ya no el encargado de cambios en la historia nacional , y a eso se le suma Gago y su buen pie para los pases de treinta metros, la presencia de Higuaín y un enérgico Agüero, pero no se trata de azar ni casualidad, los eligió un entrenador alejado de los compromisos marketineros, un entrenador por fin pensante por si mismo, abandonando aunque parcialmente su condición de marioneta de Grondona, y las situaciones de ofensiva se suceden y los goles aparecen y la taba cae del lado de la suerte, el rival no deja que la victoria tome vuelo, pero la victoria es realidad indesmentible. Y en pocas horas el pibe pasa a ser otra vez objeto de comparación con Maradona, es el mismo que estaba sentado en el umbral del inferno, es el mismo que ahora ríe revoleando las llaves del cielo, somos nosotros, no es él, el fútbol solo es el medio, es el camino por el que se toma para dividir aguas, para dramatizar y utilizar términos siniestros en un ámbito que no lo es, aunque de seguir así pronto lo será.

La victoria en Córdoba no es el final, porque no vamos a cambiar, esto recién comienza, vivimos así, y las crónicas de una no campeón Argentina están escritas y el título en rojo dice FRACASO, y otra con una historia triunfal apenas titulada “En cumplimiento del deber”.


6 jul. 2011

El “tercer hombre”, lo explica Xavi.

Tomé este post para compartirlo con ustedes, lo escribe un amigo fanático del Barza y creador del Blog "trouro Blaugrana", hemos generado una excelente relación y por eso su blog acompaña el mio desde hace años, los invito a leer este artículo, es atrapante.

En "Senda de campeones" de Martí Perarnau se encuentra este texto. Recomiendo encarecidamente a cualquier culé que lo lea. Ha salido de mí colgar esto aquí. La única razón, lo considero interesante. Os dejo con la conversación de Xavi y Martí:

Xavi es un símbolo que no quiere oír hablar de la duración de su carrera como futbolista, pero lleva marcado en el rostro que algún día le veremos ocupar el banquillo del Camp Nou. Con una pasión desbordante, sólo igualada por ese perpetuo movimiento que mantiene con el balón en los pies, se concentra en explicar esos detalles que diferencian el juego blaugrana, tan opuesto al clásico.

"El tercer hombre es imposible de defender, imposible... Te explico lo que significa. Imagina a Piqué queriendo jugar comigo, pero yo estoy marcado, tengo a un marcador encima, un tío muy pesado. Bien, pues está claro que Piqué no puede pasármela, es evidente, con lo que yo me aparto y me llevo al marcador conmigo. Entonces, Messi baja y pasa a ser el segundo hombre. Piqué es el 1º, Messi el 2º y yo el 3º. Yo tengo que estar my al loro, eh.
Piqué, entonces juega con el 2º hombre, Messi, que se la devuelve, y en ese momento aparezco yo, dejo clavado a mi defensor, que se ha despistado, y Piqué me pasa la pelota totalmente desmarcado. Si el que me defiende está mirando el balón, no puede ver que me desmarco entonces aparezco y soy el tercer hombre. Ya hemos conseguido la superioridad. Esto es indefendible,es la escuela holandesa, es Cruyff. Es una evolución de los triángulos holandeses."

Xavi mueve los dedos con la misma agilidad que emplea en el campo para girar sobre sí mismo como una peonza : "El hombre libre significa que siempre puedes buscar la superioridad, por más que el fútbol sea un deporte de 11 contra 11. Hay sías que buscamos esa superioridad a partir de Víctor Valdés y eso aún tiene más mérito. A veces, os rivales nos aprietan tan arriba, y de manera tan intensa, que hacemos el 3 contra 2 incluso dentro del área con Valdés, Piqué, Busi o yo. Y, a partir de ese punto, ya puedes atacar con superioridad.

Buscar el hombre libre es, por ejemplo, que los centrales tengan el balón y uno de ellos siempre quede libre porque siempre tienes un defensa más que delanteros contrarios. En ese caso, Puyol sube, sube y sube hasta que le sale al paso un rival. Si quien le intenta frenar es mi marcador, entonces el hombre libre paso a ser yo. Si le sale al paso le marcador de Iniesta, Andrés es el hombre libre.Y así buscamos la superioridad en cualquier zona del campo. Haces un tres contra dos, lo ganas y ya tienes el hombre libre. Avanzamos posiciones".

En cualquier equipo y en todas las escuelas, los entrenadores enseñan a los niños una idea básica, pero en el Barça también enseñan su opuesto. Xavi explica el por qué: "Mira, hoy en día el futbol es movimiento constante porque todo el mundo está muy bien físicamente y hay una intensidad muy alta. Si yo paso el balón y me quedo parado y tú me marcas, entonces no hay salida. Por eso se dice siempre lo de “pues no”, “A veces es” , pero “a veces, no”. Por esta razón, cualquier jugador que viene a Barça tarda un mínimo de cuatro meses en adaptarse. Porque a veces es una cosa, pero a veces es la contraria, je je".

5 jul. 2011

TC en Rafaela, ¿el principio del fin?

El "puma" Aventín es un hombre de poco hablar, por poder y caudal de negocio que maneja bien se puede hablar de un empresario de perfil “Grondoniano”, su negocio en el automovilismo equivale a tenerlo todo en ese rubro en la Argentina, sucede que el tipo maneja la Asociación Corredores del Turismo de Carretera, esa asociación que se gestó con el fin de puentear toda organización que pretenda llevarse “algo” de la más insólitamente popular categoría, ese circo necesitaba carpa propia, y los corredores se quedarían con las ganancias del circo de los circos en el automovilismo nacional, y así nació la famosa ACTC.

Sin embargo el ex piloto responsable de la asociación hoy y con ganas de instalarse a perpetuidad –más parecido a Grondona aún- se refirió en declaraciones a la presentación del TC en Rafaela, donde se cuenta que después de muchos años la gente no acompañó como era de esperar, entradas de $150 más la decisión de los organizadores en cobrarles ingreso a las damas y jubilados –hecho inédito para la categoría- serían los motivos de la notable baja en la convocatoria que desembocó en un tire y afloje con cruces de información entre los organizadores y Atlético –recuerden que Atlético no organiza, solo alquila el escenario- 
la ACTC habla de 35.000 concurrentes y Atlético comunica que cortó tan solo –para la magnitud del espectáculo- 14.500 tickets, ¿los otros 20.500 espectadores ingresaron sin pagar?, ¿tantas entradas de favor entrega la organización?, ¿o no hubo “otros 20.500” y apenas fueron unos pocos más?.
La misma tarde del domingo se hablaba de una marcada decepción por parte de los organizadores, esperaban más, mucho más, y un “caliente” Aventín rompió el silencio con duras acusaciones, de entrada le hechó en cara al club que “la única categoría que lo acompañaba en Rafaela era el TC¨ y agregó, ¨queremos seguir acompañándola, nos gusta este circuito, pero no me gusta el restaurante tirando los fideos ahí en la tierra, recién lo acabo de llamar al Dr Tettamenti, que es un amigo, y un señor en todo el sentido de la palabra, a quien respeto muchísimo por su señorío y hombría de bien, pero justamente estuve recorriendo y no me gusta lo que veo¨.

Habló de lo obsoleto de las instalaciones aunque diplomáticamente diciendo “creo que Rafaela tiene una historia riquísima, han trabajado muchísimo en los principios del siglo pasado, pero obviamente el tiempo pasa para todos”, al escenario le falta una fuerte inversión, es lo que se desprende de lo siguiente, también dicho por el Grondona del automovilismo, “Yo no quiero ofender, quiero aportar, como venimos haciendo en estos últimos 10 años, que hay una inversión de 100 millones de dólares en infraestructura en Argentina en los autodromos, algunos con obras privadas y particulares, otras con dineros municipales, otras con dineros oficiales”, y no podía faltar la referencia para el romance de estos tiempos, su amor por al ACA con quien en un tiempo no “comulgaba” y ahora dice… “hemos hecho un trabajo muy bueno acompañados por el ACA, a través de Diego Mesa que está con nosotros permanentemente, pero hemos empujado nosotros como punta de lanza para que esto ocurriera, y esto quisiera que ocurra en Rafaela”.

En su enojo Aventín hasta se metió en un terreno difícil de presentar, dijo que los coches no tienen las cubiertas ideales para correr en el óvala –el circuito de Rafaela sin chicanas que reduzcan la velocida final- y es cierto, solo hasta allí, pero lo que continuó diciendo es poco serio, esto respondió ante la pregunta de si se puede volver a ver el TC en el ovalo de Rafaela… “puede ver que esto nos es un óvalo tampoco, un óvalo es un óvalo, esto son dos rectas con dos cabeceras, que no se ustedes que son periodistas, que tienen estudiadas las cosas como se puede denominar, esto no es un óvalo, está mal llamado óvalo, un óvalo es un óvalo, un circuito oval, esto es un circuito que tiene dos cabeceras, peralte, pero no es un óvalo de ninguna manera, pienso ¿no? .

A la ACTC, Aventín y compañía les importa nada venir o dejar de venir a Rafaela, los pilotos tienen miedos de salir lanzados contra un paredón y la historia solo ocupa un lugar en el archivo de los recuerdos, nada más, Aventín no quiere a Rafaela, desde aquella tarde en la que la “brea” de la grietas del piso del trazado no permitía girar normalmente y los organizadores junto al fogoneo creado por la prensa al servicio de Aventín –Calí por ejemplo- juraban no volver que la idea está instalada, la sostienen, no quieren pisar Rafaela, porque no hay un Gobernador dispuesto a poner tanto o mas de lo necesario, o un sponsor que crea ciegamente en estos conquistadores vendedores de espejitos de colores, es decir, Rafaela dejó de ser negocio y Aventín se caga en el record del “nene” Garcia Veiga, la victoria de All Unser o el carrerón de los Di Palma, se caga en toda la historia misma de Rafaela, y se entiende claramente, Rafaela no deja plata y punto, por que cuando la dejó no importó si la lechuga se lavaba en el inodoro, si los fideos se tiraban en la tierra o sin el óvalo era “cuadrado”, solo importó la plata.

Hay una respuesta que un dirigente de Atlético me entregó hace un par de años, le pregunté, ¿cuál es el valor y la importancia que hoy tiene el autódromo para ustedes, para el club?, y me entregó una línea nacida en la más profunda de las sinceridades, HISTÓRICO, SOLO TIENE UN VALOR HISTORICO, quizás me equivoque, y si así sucede me alegraré, pero entiendo que el domingo 3 de julio de 2011 en Rafaela se asistió a uno de los últimos grandes eventos automovilísticos que se hayan podido ofrecer allí, porque todo indica que este fue el principio del fin.