29 jul. 2008

Y el amor por la camiseta?


Me pregunto, que dirían aquellos futbolistas que nacieron en un club y tambien vieron como se quedaba sin vida su carrera futbolistica siempre “luciendo” la misma camiseta, las ofertas llegaban, dinero tambien habia, más?, quizas no, pero las ofertas chocaban contra el inquebrantable “amor a la camiseta”, ese amor que ya no existe, por que ese amor no permite llegar a una camioneta importada o el tan soñado piso en libertador, con ese amor no tenés un yate ni te transformas en la cara de alguna marca deportiva, el amor a la camiseta no te lleva a ningún lado, esto que emerge como conclusión de un repaso por el hoy de un deporte que muto de juego a negocio parece ser un mandamiento del andar comercial de un circo que no para de funcionar y facturar.

Cuando Carrizo dijo aquello que enojó tanto a la gente de River no hacia otra cosa que hablar desde adentro, y no desde el cassette, “Carrizo juega por la plata” era el murmullo generalizado en el centro del “mundillo”, la pregunta impostergable es, quien no?.El que no lo haga, entonces que arroje la primera piedra, pero esa piedra nunca se lanzará.

Cuando los padres de “Lio” Messi decidieron optar por Barcelona F.C., club que le ofrecería experimentar con su hijo, tratar de hacerlo crecer a través de un tratamiento médico, usarlo de conejillo de indias con un resultado que traía pronósticos favorables, en ese mismo instante le entregaban un producto comercial, los padres de Messi le entregaron todo al “Barza”, y el club catalán hoy posee todo derecho sobre él, todos son del Barcelona, el club hace lo que quiere, “los jugadores son como autos, y con ellos hago lo que quiero” dijo el representante Bernabé Mautino a Radio el Espectador de Rafaela (fm 106.1), bueno, en base a esto Messi sería un Aston Martin que el club tiene en su cochera, pero Argentina lo necesita, pero tiene dueño, y el dueño no es la Argentina, y la camiseta?, en estos tiempos… dice poco.

Hay un costado mas para profundizar, porque el futbolista Diego si pudo plantar al Werder Bremen, el brasileño, de 23 años, se tomo la foto oficial del plantel luego se reunió con Klaus Allofs, manager del club, y le dijo tajante, “me voy a Pekín”, le pegó un portazo al club que le paga dos millones de dólares en carácter de haberes, por eso uno entiende que lo que dice Maradona merece ser atendido, “el Diego” manifiesta, “no le dieron la diez por que tiene la cara de Brad Pitt” sintetizando de esta muy buena forma aunque poco diplomática las responsabilidades de Messi, “El Diez” y todos nos preguntamos porqué Messi no pega el “portazo” que pego el brasileño y se va a Pekín, y la respuesta que encontramos es que en aquel momento en el que los Messi le entregaron una potencial mega estrella al “Barza”llamada Lionel, también le entregaron el corazón de una persona que ama ser el centro de grandes negocios y que tiene claro que amar a la camiseta le permite estar en el centro de la escena… pero fuera del negocio.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo pienso de otra manera pues, has elegido una forma hasta casi agraviante para referirte al tema.
Juan de Barcelona