3 jul. 2010

¡AD10S Argentina!


Un suicidio, esperar con tres en el medio a Alemania lo es, y el resultado lo re afirma, y debiera sorprender a pocos, más aún a aquellos que nos permitimos algo más que pintarnos la cara o abrazarnos ante algún grito de gol a la hora de ver fútbol.

Nunca logró descifrar los códigos que llegaban en los mensajes enviados por el destino, es lo mismo que encontrarte con Dios y te avise lo que te va a pasar el resto de tu vida, la oportunidad soñada, el mensaje anhelado, aquel que te permite evitar los errores capitales, es lo mismo que subirte al ring con Tyson y te avise donde y en qué momento te va a golpear, es decir, ese dato que te invite a no fallar, eso mismo es lo que le ocurrió a Maradona en el partido frente a México, el destino así como la vida misma le dieron la chance a este porfiado y golpeado aunque “mal aprendido” hombre de revertir lo propuesto en aquel juego donde perdió por paliza desde lo táctico, pero no, por el contrario, se empecinó en acercar el equipo y a todos nosotros que queremos estos colores al abismo mismo.

Un suicidio, esperar con tres en el medio a Alemania lo es, y el resultado lo re afirma, y debiera sorprender a pocos, más aún a aquellos que nos permitimos algo más que pintarnos la cara o abrazarnos ante algún grito de gol. Murió con Tévez en la cancha y sin Verón, murió con Otamendi y sin Chances para Clemente, Murió con Demichelis perdiendo delanteros todo el tiempo, con Di Maria no influyendo, con Messi no jugando a “ese” nivel, solo pasando la copa del mundo.

Morir en “la de uno” en estos tiempos casi siempre equivale a alguna derrota importante, ya no quedan porfías victoriosas, por que el fútbol es cada vez mas dinámico y se debe jugar tan solo por segmentos de 90 minutos, (¿recuerdan alguna?) el que no lo entienda así… se vuelve a casa.

Los cuatro goles debajo de los siempre duros Alemanes habla de un equipo cometiendo equivocaciones importante y totalmente carente de toda respuesta, eso fue la Argentina de un entrenador que muto entre el de un falso perfil bajo a un auténtico perfil arrogante y poco autocrítico , “maradoneano”, y está todo dicho, como decía mi querido amigo “Cherlo”,”cuando el muerto está muerto nada se puede hacer”, y acá
hay un velatorio largamente concurrido, quizás suena poco feliz lo reiterativo de la utilización del término “muerte” o sus diversas conjugaciones pero es que en realidad es una fuerte expresión de deseo, ojalá este sea el deceso de la historia de Diego y el equívoco a cargo de entrenador que ocupa en la selección.

Amigos del que suscribe, las porfías son inconducentes, quizás es una maldición de Basile (inventor del famoso “muero en la mía”), quién dicho sea de paso como entrenador “descansa en paz” y eso habla de un impostergable salto de jerarquía que Maradona y sus fieras no pudieron (o no quisieron) dar.

Así jugaron

Alemania: 1.Neuer, 3.Friedrich, 16.Lahm, 17.Metesacker, 20.Boateng (Jansen 71'), 6.Sami Khedira (Kroos 78'), 7.Bastian Schweinsteiger, 8.Özil, 10.Podolski, 13.Müller (Trochowski 83') y 11.Miroslav Klose
Argentina: 22.Romero, 2.Demichelis, 4.Burdisso, 6.Heinze, 15.Otamendi (Pastore 69'), 14.Mascherano, 20.Maxi Rodríguez, 7.Di María (Agüero 74'), 10.Messi, 11.Tevez e 9.Higuaín
Goles: Müller (2') Klose (67' y 88') Friedrich (73')
Árbitro: Ravshan Irmatov. Amonestó a: Argentina.- Otamendi (10’) Mascherano (78'). Alemania.- Müller (35’)
Estadio: Green Point, Ciudad del Cabo


0 comentarios: