13 jul. 2010

¿De qué identidad hablamos?


Maradona cerró la copa del mundo con aquella declaración en la que hace referencia al regreso a las raíces, al juego que la historia reconoce, al atacar siempre, se atribuyó tácitamente el título de eslabón perdido, ahora me pregunto, ¿Qué es volver a las raíces?, siento que Diego no sabe lo que dice, este no es nuestro fútbol, él pensó en un equipo con Riquelme y lo materializo, pero sin Román el castillo se derrumbó, solo fueron improvisaciones, tareas de bacheo, y el equipo ni próximo a aparecer, fuimos un puñado de jugadores que armaron una selección cosmopolita y sin la capacidad de idealizar un mismo objetivo, nunca lo logramos.

Fuimos un equipo lleno de futbolistas armados de buenos físicos para el choque aunque no chacamos a nadie, muy marcados físicamente, robustos, con físicos propios de rugbiers, Demichelis, Jonás Gutierrez, físicos propios de guerreros con un dato en contra importante, esto es fútbol, ¿hacia dónde van nuestros jugadores?, están más tiempo en el gimnasio que con la pelota en los pies, y a algunos se les nota, por eso querido Diego volver a las raíces es empezar a pedirle a los jugadores que se amiguen con la pelota, el gen del futbolista argentino debe contener indefectiblemente talento, técnica, picardía, chispa, fútbol, sobre todo fútbol, lo otro apenas acompaña.

Pienso en Bochini o Alonso, pienso en “JJ” o el Beto Márcico, pienso en Marcelo López, pienso en Cúper , Pasarella o Gallego, Merlo o el “cabezón” Ruata, pienso en un fútbol en el olvido, ahí están las raíces, nunca tan lejos sus físicos que de los modelos de estos tiempos, nunca tan lejos ese fútbol de este, la evaluación debe llegar al hueso, donde encontraremos que los entrenadores modernos mataron a los enganches y a los marcadores de punta, no será fácil, hasta habrá que construir tantos moldes rotos, habrá que enseñarles a los entrenadores de inferiores a enseñar a jugar y no a ganar, porque este país está lleno de campeones de inferiores y juveniles pero vació de jugadores y campeones mayores.

El fútbol argentino está herido, mal herido, y no es culpa de Maradona, la única responsabilidad que excede a las no siempre acertadas decisiones tácticas es algo que citó Victor Hugo Morales en su web hace algunos días, “De lo que seguramente tiene la culpa Diego es de haberle hecho pensar al mundo y a los argentinos que la Argentina está siempre entre los favoritos”, ya que muchos sabemos, y otros se niegan a hacerlo, que esto hace mucho tiempo que dejó de ser una realidad.

0 comentarios: