16 sep. 2010

Ese equipo no le pertenece, ¿verdad?.


"...y ese fútbol de alta ingeniería puede pasar a ser de -un solo plumazo- el mismísimo ANTIFUTBOL."

Me niego a imaginarlo, ni siquiera por error me atrevería a pensar que ese equipo que pasó por la cancha de River hace unas pocas horas, ese Arsenal de Sarandí, ese equipo que desplegó una estrategia que rayó lo escasamente digno desde los futbolístico tiene como adiestrador a Gustavo Alfaro, no lo creo, y créanme que no me van a convencer aún viéndolo a “Lechuga” delante de su gente haciendo docencia con esta impresentable “táctica” futbolística -¿futbolística?- entre sus partituras, no me van a convencer ni aún diciéndome que se trataba de “enfriar” un juego que le desfavorecía, ni me van a convencer desde el argumento de intentar que el equipo de Cappa pierda la paciencia, claro que tampoco me creo aquello de un extremado nivel de tranquilidad puesta de manifiesto en cada acción deinterrupción, no hay forma

Vi lo que todos, es verdad, vi un equipo que dio vergüenza ajena en cada saque de arco en el cual Campestrini demoró más de cuarenta segundos de promedio en realizarlo contando con el árbitro -como casi siempre- como cómplice, vi demorar todo el tiempo “del mundo” a aquellos encargados de reponer el juego con las manos en cada saque de costado, vi un equipo hablar, caminar, pelear -a las piñas-,vi todo menos a un equipo de Alfaro, no vi esas cualidades tácticas que están a la vista hasta de los que menos saben o de los que no quieren ver, no vi ese trabajo que te deja con la boca abierta, no vi a ese equipo hibrido y ganador, lejos de la pasión de numerosos hinchas pero jugando como si lo empujara “la 12” o “los borrachos”, no vi a ese equipo que despierta preocupación en sus rivales al mismo tiempo que una profunda admiración, no lo vi, vi una "cosa rara", vi un equipo que derrapó, que dejó una pésima imagen y que por suerte para el fútbol PERDIO.

Sigan, no me van a convencer, ese equipo que llenó la cancha de hilos de alambre de púas al mismo ritmo que de futbolistas sin vocación ofensiva no es de Alfaro, estoy plenamente convencido que no es de “Lechuga”, estoy persuadido -diría ese gran hincha que tuvo “el Rojo”- de que Alfaro no saldría a jugar un partido solo cuando lo está PERDIENDO, no lo van a lograr, aquí me detengo, condeno duramente a los autores materiales de esa aberración futbolística que perdió ante River 0-1 –debió ser por más- y ordeno una fuerte investigación para conocer quién fue el autor intelectual, ya lo sé, para todos ustedes Alfaro es el primer sospechado, ¿verdad?, bien amigos, deberán demostrarlo.

Cuando uno transita por el límite sabe que en cualquier momento lo puede atravesar sin que eso signifique el alcanzar un logro, todo lo contrario,a veces comoen este caso significa caer, desbarrancarse, y ese fútbol de alta ingeniería puede pasar a ser de -un solo plumazo- el mismísimo ANTIFUTBOL.

0 comentarios: