7 may. 2010

Pueblo chico, infierno grande.


Por obligaciones con mi trabajo (el que me da de comer) no pude cumplir con mi compromiso vocacional (el que me llena el espíritu), es por eso que gracias a la internet en esa noche del 4 de mayo último me enteré rápido que en Rafaela algo no estaba bien, se jugó solo un tiempo entre la crema y la CAI, la otra mitad quedo en stad by, por teléfono profundicé la información de lo que había pasado, ¿conclusión?, una catástrofe

Es que esa piedra, hielo, encendedor o vaya a saber qué, esta vez cayó en Rafaela, ni en Buenos Aires, ni en Rosario, ni en la cancha de Chaca o la de Central, en Rafaela, en la cancha de Atlético y en la cabeza de Capogrosso, algo que se preveía podría ocurrir, y de allí toda una cuestión impresentable desde los medios de la ciudad, desayuné al día siguiente con los títulos de los medios de Rafaela y sentí poco menos que vergüenza, un auténtico horror.

Es hora de dejar de usar la camiseta en todo momento, es hora de poner en juego ese fin de semana en el río con los dirigentes, es hora de arriesgar la pérdida de ese beso al futbolista estrella a manera de saludo para que lo vean todos, es hora de ponerse los pantalones largos, si solo basta con mirar a la cara a aquellos que se graduaron en "chupamedias" de NZ,¿recuerdan?, pasó el "menemismo" del futbol de la ciudad, pasaron los nombres y hasta casi pasó el club.

Los medios de Rafaela están llenos de hinchas de Atletico,¡o al tablón o a los micrófonos muchachos! los medios desbordan de amigos de los dirigentes, están llenos de empleados del club por “dos mangos”, están llenos de obsecuentes, ahora, esta claro, el día que nos deje de importar la palmada del escribano o el guiño del empresario exitoso, ese mismo día habremos crecido, entonces sí, cuando la piedra caiga en el centro de Rafaela, en barrio Alberdi, nadie tendra MIEDO de decir, Atletico merece una sanción, ¿ tanto coraje se necesita?, ¡no!, lo que se necesita es profesionalismo y dignidad, cuestiones que hoy escasean queridos amigos (y colegas).

0 comentarios: