27 ago. 2008

La Lesión mas temida



La lesión más temida por los futbolistas, la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla, esta vez le tocó a Martín Palermo, quien fue operado anoche y se quedará afuera de la cancha aproximadamente entre seis y ocho meses.

El ligamento cruzado anterior es el estabilizador más importante en la rodilla y es considerado como la columna central. La función de estas cuerdas es dar estabilidad a la rodilla, evitando que la pierna se mueva hacia adelante o hacia atrás, cuando la sometemos a un esfuerzo. Este ligamento es el que con más frecuencia se rompe, y les sucede normalmente a los deportistas que sufren una torcedura, muchas veces por desplazar el cuerpo bruscamente respecto a la pierna que está fija en el suelo.

Así fue que se lesionó Palermo: el goleador saltó a cabecear una pelota y en su descenso cayó con todo el peso de su cuerpo sobre la pierna derecha. Enseguida se agarró la parte posterior de su rodilla, aguantó un par de minutos en cancha y fue reemplazado en el entretiempo. El mal movimiento terminó en una operación que fue realizada con éxito anoche.


¿En que consiste la intervención quirúrgica? Básicamente en la creación de una “nueva estructura”. Para ello se usan dos materiales de sustitución: el tendón femoral (tercio central del tendón rotular) y el tendón "semitendinosus" (tendón procedente del dorso del muslo). La decisión sobre cuáles de las técnicas se van a aplicar depende de varios factores, como la edad, el sexo, la actividad deportiva, la altura, el peso y la estructura de tejido.

Pero la operación no resuelve las cosas mágicamente: el tiempo de recuperación demanda cerca de seis meses. Aunque eso es sólo un promedio, ya que también puede llegar a costar ocho meses de tratamiento. Por ejemplo, en su anterior lesión, Palermo tardó 203 días en volver a una cancha.

Ahora, el delantero tendrá para 15 días de muletas y a las seis u ocho semanas comenzará a nadar y andar en bicicleta. Lo primordial es fortalecer los cuádriceps para que la rodilla gane estabilidad (esencial también para evitar este tipo de lesiones).

Así, lo que tiempo atrás hubiese significado el fin de la carrera de un deportista hoy lleva un tiempo largo de recuperación . La gran incógnita es si se puede volver a jugar al mismo nivel. Varios ejemplos dan una respuesta positiva. El de Palermo es uno de ellos: el goleador sufrió la lesión a fines de 1999 y pudo volver con todo. Otro es el de Maxi Rodríguez, quien regresó en muy buen nivel en el Atlético de Madrid. Distinto es el caso de Gabriel Milito, quien se está recuperando de la rotura de ligamentos. El defensor se lastimó en abril del 2001 jugando para Independiente, y eso impidió que fichara para el Real Madrid en 2003. Sin embargo, pasó al Zaragoza, tuvo un gran nivel y terminó en Barcelona. Pero este año sufrió nuevamente esa maldita lesión. Y hoy está en recuperación.

0 comentarios: