12 ago. 2010

Sin volver la vista atrás.


Habrá fútbol y hasta un duelo tácito imposible de postergar, gritos, algarabía y lágrimas que no serán de emoción, habrá banderas celestes y blancas y brazaletes negros, habrá cánticos y algún silencio prolongado
(foto, http://diegojappert.blogspot.com)

Volver a empezar, de eso se trata, es muy cierto que Atlético ya arrancó la presente temporada de la “B” Nacional pero el rencuentro con su gente seguramente generará un hecho que nadie se puede ni quiere perder en este viernes, ese público que en algún momento fue tildado de inexpresivo y hasta de frío mutó (cambio generacional mediante) en los últimos años a un público que aunque reticente a estar siempre mucho más demostrativo y apasionado, en un público que espera por demostrar que es capaz de acompañar por la Argentina su ilusión, su sueño y a su equipo, es que creció y maduró como hincha en la única universidad que existe en el fútbol, la del sufrimiento, la del dolor, la de los sueños relegados y hasta maltratados, creció de golpe, porque en La Plata en dos años consecutivos a través de una burla del destino vio como se transformaban en girones sus anhelos de fútbol grande, ese dolor es algo que no se le desea ni al más odiado de los rivales, y por esa desgracia futbolera aún transita mal herido el equipo de “Alberdi”.

Habrá fútbol y hasta un duelo tácito imposible de postergar, gritos, algarabía y lágrimas que no serán de emoción, habrá banderas celestes y blancas y brazaletes negros, habrá cánticos y algún silencio prolongado, habrá expectativas renovadas y emociones a montones y de eso se trata esto, sin ese juego y esas sensaciones no hay dolor y sin ese dolor que solo conoce un hincha caído en desgracia no hay fútbol, el que todo lo puede, el que nos moviliza, el que nos invita a comparar al “10” de Holanda con el de Merlo, ¿es posible?, lo es, en el fútbol todo lo es, ¿ahora entiende de lo que hablo?, es la única forma de interpretar como un equipo al que dos veces le arrancaron el corazón cargado de sueños se pone de pie y va… quizás hacia el mismo destino.


0 comentarios: