4 oct. 2012

A no perder la línea señores.


Se acortaron los tiempos en este fútbol, la paciencia de los hinchas, la de los dirigentes, los entrenadores, las de mis colegas, mi paciencia, la de todos. Para escribir sobre tiempos escasos y grandes presiones sería muy sencillo citar a Carusso Lombardi y sus barquinazos, A Falcioni, Almeida, Gallego y tantos otros, pero todos de allá, de cualquier lado, pero no, prefiero escribir de los nuestros, los menos fáciles de convencer, porque son los que una ciudad chica como Rafaela te los cruzas en el súper, o cargando combustible o en los cajeros automáticos mismos, y allí la cosa cambia, y si en realidad el protagonista pretende pisarte con el auto en este contexto puede hacerlo a diario.

Se le acortaron los tiempos a Ben Hur, que no ganó en tres partidos en el argentino b, y su gente hace una semana insultó a un dirigente que dejaba el estadio perdiendo la línea, y hasta su siempre correcto entrenador Racca me comentó en muy buenos término en un entrenamiento la no concordancia con una opinión vertida por mi en la radio -cosas que pasan-. Ben Hur parece ser otro club, mucho más ordenado que esas últimas penosas imágenes entregadas hace poco más de un año, es serio desde la conducción de un entrenador altamente profesional y todo pareciera estar en orden, menos, adivinen, los resultados, esos resultados importantes que no aparecen y entonces las caras y las opiniones cambian.

Se le acortaron los tiempos a 9 de Julio, las tribunas lo decían y no por enojo entre los presente, en realidad por las muchas ausencias, el público fue menos ayer en la tarde para el partido ante Defensores de Pronunciamiento que en la ocasión del debut donde no pudo ganar, a esto le agregamos una derrota en medio y entonces la cosa toma otro color. Pero ganó y respira, y sonríe, y compró un poco de tiempo más, algo que en estos tiempos vale oro. Su técnico es cauto, no se ilusiona y pasa el aviso de que le faltan jugadores, quiere refuerzos más allá de que para ese momento falta mucho, pero, compra tiempo, algo de tiempo que vale oro. Si el 9 no ganaba, el hincha perdía la línea.

En atlético los tiempos son cortos siempre, entonces están todos al filo de perder la línea, diría que se está siempre al filo, siempre, por eso cada vez que la suerte hace un mueca alguien pierde la línea, me refiero a los hinchas, aparecen rápidamente para pasar facturas de algo que uno ha dicho desde la razón sobre tal o cual protagonista por el solo hecho que ese protagonista (Carignano por ejemplo) terminaba de disfrutar de una buena alineación de planetas y nada más, porque queda claro que ante el primer bajón uno recupera la razón sobre el tema y el tipo , goleador, importante arquero o entrenador vuelve a ser puteado en el idioma que se le ocurra.

A no perder la línea amigos, pido mesura en pagos futboleros donde unos sabe no hay lugar para ello, la calentura y bronca mandan pero no olviden esto, lo señores no pierden la línea, no la pierden jamás.

0 comentarios: