19 oct. 2012

Satanás Werlen, el nuevo Malacho.

Marcelo Satanás Werlen.
Malacho es Solterman para quien no lo conoce, y Solterman es una parte gruesa de la historia de 9 de Julio de Rafaela. Esa porción en la vida juliense se la supo ganar con talento y una dosis similar de sudor, así se metió por siempre en el corazón del hincha del "9".

Marcelo Werlen es ese buen muchacho de barrio 9 de Julio, al que la cara se le trasforma cuando empieza a hablar del "9" de sus amores, es hincha del "9", es un tipo laburador, esforzado, multiple campeón en tiempos de futbolista donde se lo veía siempre fuerte y con marcados razgos de liderazgo. De a poco también es ganador como entrenador. Marcelo Werlen es el gran héroe de "9" de Julio en esto del torneo de entre casa, porque para quien no lo recuerda el club estaba tan mal que no tenía un peso partido por la mitad, entonces el bueno de satanás le puso el pecho a un proyecto increíble, si, consiguió fondos y gente para acompañar un puñado de apellidos desconocidos que se pondrían la camiseta del León para salir al ruedo casi en el anonimato, porque ese equipo no estaba para protagonizar nada, buenos proyectos de futbolistas, poco mas, y para que usted termine de redondear la idea que les acerco Werlen iba a dirigir un equipo con muchos jugadores con cara de nene, algo para nada aconsejable para encarar el futbol nuestro.

Sin embargo, por la pericia de Satanás ese "equipito" creció y fue grande, dió una vuelta olímpica en el torneo preparación, en Sunchales, y después se le animó al torneo importante y se metió en la final con vuelta olímpica incluída en el clausura.

Asteggiano y Solterman habla, Marcelo Werlen escucha
Las otras noches ante Ferro a muchos pibes les pesaron las piernas, no les salió una, no consiguieron dársela a un campañero casi nunca, y perdieron, y festejaron los otros, pero me pregunto ¿les hacía falta coronarse campeones para lograr el objetivo?, no, para nada, ese equipo ya logró la hazaña de meterse en la historia por ser el grupo de la refundación del club ya que no había otra opción, aquellos años donde los futbolistas encumbrados de la región llegaban al "9" a jerarquizarlo quedaron muy lejos en el tiempo, son cuestiones de un pasado que no encuentra la huella para volver, y debieron ser ellos, los pibes de Werlen los que le devolvieron la grandeza en el fútbol nuestro al viejo y glorioso León.

Miro el almanaque y veo con beneplácito la pila de años que hace que sigo de cerca este fútbol liguista, un fútbol de enorme riqueza individual, colectiva, y que como tantas otras competencias hacen camino día a día, y este fútbol liguista rafaelino como tantos otros tiene ganadores, tiene perdedores, y también tiene personas que aman un club en las buenas y en las malas, no son muchos a los que no se los ve solo en la foto de los festejos, es porque estos ídolos, referentes, héroes anónimos, solo aparecen cuando las llamas lo arrazan con todo, y una de esas figuras es Marcelo Werlen, una figura que aunque parezca no real en estos tiempos futboleros donde solo mandan los gandores se permite trascender a los resultados, ese nombre va más allá de una victoria o una derrota, va al mural de los grandes hacedores y punto, se trata de Marcelo Werlen, el Satanas, el que va camino a ser el nuevo Malacho Solterman.

0 comentarios: