25 oct. 2012

¿Que les pasa a los cremosos?

El término cremosos para identificar a los hinchas de Atlético sufre una variación en la adjudicación del mismo en estos tiempos, la empresa láctea que sponsorea a Atlético empuja, sobre todo a aquellos que ven el tema a la distancia, a relacionar ese término a "los crema", o "el equipo crema" por una cuestión "lechera", cuando en realidad el término está claramente asociado a la condición de gente distinguida, componentes de un sector elitista de la sociedad rafaelina, de gente económicamente bien y generalmente profesionales, claro que en tiempos de Atletico en primera división del fútbol argentino la cuestión cambia y ahora vemos un grupo de seguidores más heterogéneo.

Antes, ahora y siempre los malos resultados desnudan miserias. Hacen que uno no distinga entre empresarios que se mueven en coches importandos de otros que apenas van en una ratosa bicicleta, son lo mismo, son aquello de lo que habla Serrat cuando dice "hoy el noble y el villano,el prohombre y el gusano bailan y se dan la mano sin importarles la facha",son doctores desaforados y panaderos perdiendo los estribos, abogados enfurecidos y albañiles desesperados, todo porque el equipo no convierte, o no juega bien o no gana y dicen tener derecho para manifestarse por el solo hecho de pagar su entrada o su distinguido abono.

Pregunto,¿alguien se acuerda de que el equipo al que le piden todo eso es Atlético de Rafaela?, pareciera ser que no, porque le exigen cosas de un equipo encumbrado y con historia coronada con laureles y solo se trata de un equipo chico en la categoría, con un entrenador que le da mucho más que una orientación táctica, le da la vida, como tantos otros elementos genuinos del club que no entregan menos que él. Rafaela está aprendiendo esto de tener un equipo en primera, el club lo está haciendo también, ¿y el hincha?, ¿cuando va a madurar?, ¿cuando va a entender esa gente la diferencia entre aliento e insulto?, porque si no lo saben perjudican el proceso que solo necesita de empuje y no de palos en la rueda.

El domingo ante Lanús la gente jugó en contra, porque se cansó de putear a sus jugadores y hasta agredieron a un paciente Delfino (el árbitro) que bien pudo levantar campamento y suspender el juego, y no lo hizo otorgando ahí un achance más, como cuando a concurrente de un importante palco se le volcó el cafecito (¿recuerdan?).

El cremoso en estos tiempos es gente que se golpea el pecho porque dice saber de fútbol, y algo de razón tiene, perder promociones, campeonatos cantados y más atrás hasta un ascenso en un escritorio por una moneda que cayó del otro lado son argumentos y sufimientos que curten la piel, les pasó todo, y tiene la experiencia necesaria para poner la cabeza sobre los hombros y acompañar porque el equipo lo precisa, ahora, ¿cuando lo hará?, ¿cuando el equipo se encuentre otra vez en la BN?, esperemos que sea antes, ojalá.

0 comentarios: