11 oct. 2009

Y al tercer día resucitó.


BUENOS AIRES (AFP) — La selección argentina de fútbol resucitó el sábado tras cinco partidos sin victorias en las eliminatorias sudamericanas al Mundial Sudáfrica-2010, al vencer a Uruguay 2-1, con dos aislados momentos de iluminación en un clásico rioplatense jugado sin dar ni pedir cuartel.

Las emociones estallaron con un gol de cabeza de Lionel Messi en una entrada a la carrera a los 6 minutos y un remate a quemarropa de Sergio Aguero al recoger un rebote en el poste a los 13, pero Diego Lugano descontó con un toque de amor propio en la puerta del área a los 40.

Argentina saltó al segundo lugar temporariamente con 16 puntos, Uruguay quedó relegado con 12, mientras que Brasil y Chile siguen con 13 unidades, detrás del líder Paraguay (17).

Ante 48.00 aficionados en el estadio Monumental, un aluvión de amonestaciones por juego brusco dejó a argentinos y uruguayos diezmados para enfrentar a Chile, en Santiago, y Bolivia, en La Paz, por la décima fecha.

Los celestes se habían plantado como un equipo más compacto, sin esperar a Argentina en el fondo y metiendo presión con sus hombres adelantados en el campo, con el propósito de ahogar la salida albiceleste.

La idea era impedir que la pelota llegase con comodidad al bastonero Juan Román Riquelme y evitar que pudiesen conectarse con el balón los tres mosqueteros de la ofensiva, Aguero, Messi y Carlos Tevez.

Argentina volvía a mostrar su falta de identidad de juego, sin armonía, sin una personalidad de equipo, más allá del potencial de sus estrellas, en un campo resbaladizo por lloviznas intermitentes.

Pero Uruguay probó súbitamente el poder de fuego argentino, con la velocidad y repentización de Messi y Aguero ante el talón de Aquiles que desnudaba el rival por el flanco derecho de Diego Godín y Martín Cáceres.

Fue cuando se encendieron como fuegos sagrados la calidad de Riquelme para colocar pases como con la mano, el oportunismo de Esteban Cambiasso, la calidad en la definición de Aguero y Messi.

Perder antes de los 15 minutos por dos goles en el estadio Monumental, cuando el esquema del DT uruguayo Oscar Tabárez era recuperar la pelota y contragolpear, parecía desbaratar los planes.

Jorge Fucile tenía que lidiar con un toro como Tevez, hasta que al lesionarse pasó a ocupar su lugar el volante Diego Pérez, en tanto Edinson Cavani ingresaba para imprimirle fervor al medio juego.

Pero los volantes Maximiliano Pereira y Sebastián Eguren sufrían porque les ganaban las espaldas con rápidas maniobras de ataque.

Sólo aparecía la presencia de titán de Lugano para poner orden y barrer como con una escoba a quien pudiera aparecer por el área celeste.

Pero había uruguayos que empezaban a enarbolar la bandera de la recuperación, como Sebastián Eguren, cuando no perdía la cabeza y lo traicionaba su vehemencia con infracciones violentas.

La valentía de Cristian Rodríguez, el empuje inteligente de Luis Suárez, y la astucia de Sebastián Abreu alcanzaron para poner a Uruguay a tiro del empate.

Argentina mostró de pronto, también, su lado vulnerable, el de los descuidos por el lateral que custodiaba Gabriel Heinze, en un equipo con tres delanteros y sólo Javier Mascherano como el gladiador que capturaba balones en el medio juego.

El amor propio y el orgullo del capitán Lugano afloró en su aparición en el área para descontar, cuando Argentina había bajado la guardia.

Unos 4.000 hinchas uruguayos alentaban con gritos y cánticos desde una de las tribunas de plateas del estadio, pero sus jugadores no podían jugar mejor, con limitaciones técnicas y de funcionamiento.

El partido había cobrado interés como varonil y áspero duelo rioplatense, sin dar ni pedir cuartel, con jugadas de hacha y tiza, donde nadie daba un centímetro de ventaja, aunque el espectáculo era deslucido, sin brillo.

Argentina seguía sin brújula, sin capitalizar la potencia de Tevez o la habilidad vertiginosa de Messi para desequilibrar, mientras que Uruguay, más entonado, procuraba ponerle dinamismo en el ataque.

Suarez se volcaba sobre la izquierda para meter algún centro al corazón del área, pero Uruguay carecía de profundidad, tanto como Argentina fracasaba en mostrar un juego asociado.

Tabárez movió el tablero al mandar a la cancha a Carlos Bueno y Javier Chevantón, quienes le dieron mayor agudeza al ataque.

En cambio, primó la prudencia del DT argentino Basile con la entrada de Diego Milito y Cristian Ledesma, pero la tónica del encuentro era siempre la lucha y el golpe artero.

Eliminatoria sudamericana al Mundial de Sudáfrica-2010 - Novena fecha

Argentina - Uruguay 2 - 1 (2-1)

Estadio: Monumental Antonio Liberti (Buenos Aires).

Espectadores: 48.000

Terreno: regular. Clima: Templado, con lloviznas (22 grados).

Arbitro: Carlos Torres. Líneas: Manuel Bernal y Tiburcio Gauto (terna de Paraguay).

- Goles:

Argentina: Messi (6), Agüero (13)

Uruguay: Lugano (40)

- Amonestados:

Argentina: Riquelme (49), Tevez (54), Heinze (60), Mascherano (63), Messi (83)

Uruguay: Eguren (27), Godín (32), Suárez (50), Bueno (78), Pérez (85)

- Formaciones:

Argentina: Juan Pablo Carrizo - Javier Zanetti, Nicolás Burdisso, Martín Demichelis, Gabriel Heinze - Javier Mascherano, Esteban Cambiasso - Lionel Messi (Daniel Díaz, 89), Juan Román Riquelme (Cristian Ledesma, 71) - Carlos Tevez y Sergio Agüero (Diego Milito, 71). DT: Alfio Basile.

Uruguay: Juan Castillo - Jorge Fucile (Edison Cavani, 24), Diego Lugano, Diego Godín, Martín Cáceres - Maximiliano Pereira, Diego Pérez, Sebastián Eguren, Cristian Rodríguez (Carlos Bueno, 73) - Luis Suárez y Sebastián Abreu (Javier Chevantón, 73). DT: Oscar Tabárez.


0 comentarios: