13 abr. 2009

Angel Cabrera logró el milagro.


Para el golf argentino fue una revancha de la conquista que se le escapó de las manos a Roberto De Vicenzo en el Masters de 1968, cuando un error al firmar la tarjeta lo despojó del título.
Angel Cabrera logró el milagro. El cordobés ganó el triple desempate del Masters de Augustay así levantó el trofeo más prestigioso del mundo del golf.

El argentino nacido en Villa Allende ya había dado el golpe en el 2007 al ganar el US Open. Pero este domingo quedará grabado no solo en su memoria sino también en la historia argentina del deporte.

Cabrera llegó al desempate junto a Chad Campbell y Kenny Perry, después de terminar los 72 hoyos empatados con 276 golpes (12 bajo par). El primer eliminado fue Chad Campbell, en el primer hoyo. Y en el siguiente hoyo, dos malos tiros de Kenny Perry dejaron sin chances al norteamericano.

En el primer hoyo de desempate (18), el argentino logró el par tras una notable recuperación luego de una salida que lo había llevado a una zona arbolada, fuera del fairway.
En ese hoyo Campbell, quien firmó un bogey, quedó fuera de carrera y la pelea quedó reducida a un mano a mano con Perry en el hoyo 10.

En ese momento de definición, Cabrera soportó la presión con mayor templanza: sin errores, logró el par en cuatro golpes. En tanto, Perry volvió a naufragar, como le había sucedido en la definición de la ronda final, donde falló un "putt" por el título en el hoyo 18.

Para el golf argentino fue una revancha de la conquista que se le escapó de las manos a Roberto De Vicenzo en el Masters de 1968, cuando un error al firmar la tarjeta lo despojó del título.
Cabrera tuvo un rendimiento de menor a mayor en la jornada: arrancó como líder de la tercera vuelta(posición compartida por Perry) pero cometió bogeys en los hoyos 4, 5 y 10 que pusieron en riesgo su victoria.

El final de la cuarta ronda, con birdies en los hoyos 13, 15 y 16 (también había bajado el par en el 3), lo llevaron al desempate del torneo. Los números finales de Cabrera arrojaron un total de 276 golpes, con vueltas de 68, 68, 69 y 71.

Fue el segundo "Major" que Cabrera gana en su carrera, ya que se había consagrado en el US Open de 2007. Otro elemento que realza la labor del argentino fue haber resistido el empate final del estadounidense Tiger Woods, número uno del mundo, que tuvo un pasaje arrollador en la cuarta vuelta.

El moreno terminó con una tarjeta de 68 golpes (280), con un águila en el hoyo 8 y birdies en el 2, 13, 15 y 16.

Otro argentino participó en el torneo, el tucumano Andrés Romero, y finalizó en el puesto 48, con 297 impactos, tras lograr hoy un registro de 76 en la cuarta vuelta.

El Masters de Augusta, primer "Major" del año, corresponde al circuito de la PGA estadounidense y reparte premios por siete millones de dólares. Así, el cordobés se pondrá la "chaqueta verde" y será el nuevo rey del mundo del golf. fuente: http:minutouno.com



1 comentarios:

CALIGULA dijo...

Vaya si habrán buscado talle para vestir al gordo!!!!

Un saludo.