1 abr. 2009

Se fue un "fana" de Independiente.


Raúl Ricardo Alfonsín jamás ocultó su amor por "El Rojo" de Avellaneda. Además, fue el jefe de Estado que le abrió el balcón de la Rosada a los campeones del mundo de México '86

Todo gira hoy en torno a la desaparición fisica del Dr Alfonsín, esta es otra forma de recordar a una persona de bien y gran estadista, a través de su pasión por el fútbol, Alfonsín nunca demostró un amor incondicional por el deporte, ni por el fútbol, pero jamás ocultó su sentimiento por el Club Atlético Independiente de Avellaneda.

Un recuerdo para los hinchas del "Rojo" emparentado con el gobierno de Independiente: Alfonsín se transformó en presidente y a los ocho días se fue al descenso de Racing y 96 horas más tarde Independiente ganó el Metropolitano. Siete meses más tarde el equipo consiguió la Copa Continental.

"Expongan toda la firmeza, pero demostrando que no somos agresores. No es cuestión que se tomen revancha de Malvinas", le dijo Alfonsín al entonces presidente de Independiente, Pedro Iso, antes del viaje a Japón para disputar la final del 83 ante el Liverpool de Inglaterra.

Otro dato que emparentó al ex Presidente con el fútbol fue cuando recibió a los campeones mundiales de México 86, en la Casa Rosada y les abrió el balcón para que festejasen con la gente que colmó la Plaza de Mayo.



0 comentarios: