12 sep. 2009

Las olas y el viento... le sientan bien


En la foto el arquero Guillermo Sara en el momento que recibe un golpe en la costilla flotante que en un momento puso en riesgo su aparición ante Quilmes.


Ojos que no ven... dice el dicho, no lo pudimos ver a Atlético fuera de casa sumando una buena victoria, por eso recurro a la crónica de un periodista que observó el juego y que en su web tituló "Aldosivi dejó una pobre imagen y cayó como local ante Rafaela".

Sin mostrar nada desde lo futbolístico y con una anemia ofensiva cada vez más preocupante, Aldosivi sufrió su segunda derrota consecutiva al caer en el José María Minella ante Atlético Rafaela por 1 a 0 y agudizó aún más el flojo momento que atraviesa el conjunto de Pablo Corti. Nicolás Castro, a los 9’ del complemento, marcó el único tanto del partido.

Que Aldosivi tiene problemas de gol, es más que sabido. El tema, es que ahora la principal falencia no pasa por las situaciones que desperdician los delanteros, ya que la pelota les llega poco y nada y no fue solución el ingreso de Cristian Cayetá que tuvo un debut intrascendente.

Las jugadas de peligro en la primera mitad, no abundaron. Apenas algunas insinuaciones de la visita que murieron en las manos de Pablo Campodónico, sacaron el encuentro de una apatía general, buscada en parte por el equipo de Carlos Trullet que se paró firme en el fondo y manejó la pelota en la mitad de la cancha de la mano de Cáceres y De La Fuente.

En el complemento, todo seguía igual. Aldosivi dependiendo en exclusividad de lo que podía hacer Paolo Frangipane (hoy fue muy poco) y el trabajo de Jorge Velázquez en el mediocampo, donde no desentonó, pero no le permitió aprovechar su dinámica, cosa que sí hace cuando juega por el carril izquierdo. Ellos dos, fueron los que tuvieron la situación más clara para el “Tiburón”, a los 2’ cuando un tiro libre del enganche encontró al volante en la boca del área pero no pudo definir.

Lo que no pudo aprovechar el local, lo hizo a la perfección la “Crema”. A los 9 minutos encaró Cáceres por el medio, abrió para la llegada de De La Fuente, toque al centro para el arribo de Nicolás Castro que, con el arco vacío, sólo tuvo que tocar al fondo de la red y salir a festejar.

Quedaban más de treinta minutos para el final y, sin embargo, Aldosivi no estuvo siquiera cerca del empate. La acumulación de delanteros (ingresaron Santiago Pérez y Rafael Viotti) no aportó soluciones y el tiempo se diluyó hasta que Maximiliano Stevenot pitó por última vez para que el “Tiburón” enfilara con la cabeza baja rumbo al vestuario.

La ilusión generada en el arranque del torneo y la victoria ante Deportivo Merlo ya parece lejana. Aquella vez no se jugó bien, pero el resultado tapa muchas veces el rendimiento. Desde aquel gol de Diego Martínez antes del final del partido, los hinchas portuenses no tuvieron oportunidad de festejar un tanto. Pero la culpa esta vez no es solo de los delanteros, la falta de generación de juego es, sin dudas, la principal falencia del conjunto de Pablo Corti que deberá trabajar mucho y muy rápido, de cara al encuentro del jueves a las 21 en San Juan, frente a San Martín.

AUTOR / FUENTE: Sebastián Lisiecki



0 comentarios: