19 nov. 2009

A llorar a la iglesia...


Todo el mundo habla de la mano grosera de Thierry Henry, que derivó en el gol de la clasificación al Mundial de Sudáfrica. Al final, Francia empató 1-1 con Irlanda.

La imagen recorrió el mundo. Igual que la de Diego Armando Maradona ante los ingleses en el Mundial de México ’86. Pero esta vez en versión francesa: Thierry Henry acomodó la pelota no uno sino dos veces con la mano y le sirvió el gol a Gallas que le dio la clasificación a Francia a la Copa de Sudáfrica 2010.

Los diarios del mundo utilizaron casi todos el mismo paralelismo: Maradona-Henry. El deportivo francés L'Equipe tituló: "La Main de Dieu" ("La Mano de Dios"). The Sun de Inglaterra tomó el mismo camino y aquella famosa frase de Diego en el vestuario victorioso de México.

En España, los medios apuntaron con todo contra la polémica jugada del jugador del Barcelona. Para Marca, fue "La vergonzosa trampa de Tití". Y apuntó que "por favor, no caigamos en la trampa de los tramposos. No digamos aquellos de el fútbol es para listos”.

Según el diario El País, "Francia se salva con una trampa". "Henry durmió el balón de forma voluntaria con la mano izquierda por dos veces y sacó un centro a la llegada de Gallas, que sólo la empujó a gol. Para muchos fue la segunda versión de la mano de Dios, la de Maradona ante Inglaterra en México 1986".

Luego del encuentro, Henry se sinceró y declaró que “la pelota me pega en la mano, era infracción. Pero la seguí y el árbitro no cobró nada”. Otra “Mano de Dios” que quedará en la historia


0 comentarios: