29 may. 2009

El nunca creyó


Foto: www.atleticoesrafaela.com.ar


Fue una noche de esas, en las que uno siente que se da contra la pared, aunque luego el desahogo de la autocrítica que dignifica pone todo en su lugar, saber que uno imaginó un desenlace de este tipo, que uno presagió un final de profunda desilusión, o al menos existió de manera segura el presagio de saberlo sorprendente si el desenlace entregaba un Atlético en primera, fue el 24 de junio del año pasado, estamos cerca ya de dar una vuelta al año futbolero cuando recuerdo haber escrito bajo el título de “El nombre menos pensado” lo siguiente …

“Fuentes fue sinónimo de gol, y un goleador impide que se lo critique de manera terminante, siempre se le debe dejar una vía de escape a los conceptos vertidos, por que? Por que en el último segundo del alargue es capaz de modificar para siempre un resultado y su puntaje personal que venia para nota baja termina con un “felicitado” , Fuentes dice ser sinónimo de trabajo en estos tiempos, hoy merece un crédito para el triunfo, claro está que triunfar en “la crema” al igual que su ya confirmdo nombre como entrenador “albiceleste” seguirán sonando a sorpresa por no tratarse de uno de los nombres que arrancan con el plus de conocer el camino a la meta.”

Y un día el entrenador falló… en el momento justo de jalar del gatillo, es ese dedo que no encuentra la caprichosa sortija en la última vuelta, ya pasó, no volverá, es que en realidad el torneo respetuoso de su trabajo puso frente a sí una valla más, y no pudo con ella, en el momento de dar la talla no la dio, fue el momento que el fútbol reserva para matar o para morir y mientras digo esto hay quienes están velando los sueños de ascenso.

Cuando hablo de autocrítica hablo del darme cuenta que si bien lo presagié en aquel momento del puntapié inicial la vertiginosidad del torneo y aquel lejano Atlético de la primera rueda se llevó todo por delante, hasta mi opinión que impulsada por un gran funcionamiento futbolístico del equipo se modificó hablando de ese, un andar casi arrollador, el árbol de los resultados a veces consigue tapar el bosque pero es el mismo árbol que a veces se hamaca por los propios vaivenes de este bendito deporte el que permite ver ese bosque que aunque oculto jamás dejó de estar.

Fuentes siempre estuvo a pruebas aunque nunca en un callejón sin salida como anoche en cancha de un triste, chiquito e inexpresivo Belgrano cordobés, allí donde la moneda callo "del lado de la soledad", ¿que decidir?, ¿aguantar un partido favorable con lo que se tiene aún siendo superior? o sacar el manual del entrenador conservador y aferrado a aquellos pensamientos solo sostenidos por una filosofía futbolera que cuando la cosa viene bien se destaca como una piedra preciosa en el barro y cuando viene mal es mentira en el estado mas puro. Clarísimo…el manual por sobre la Biblia misma de ser necesario.

El jugador supo que podía ganarlo, y Juarez es el ejemplo y emblema, justamente el jugador elegido por el técnico para salir y entregarle el campo a Belgrano, que moribundo y esperando por el tiro del final se puso de pie y lo ganó. El futbolista de la crema siempre creyó en si mismo, pero su entrenador no confió en sus jugadores, no creyó en el latir del corazón de Juarez aunque se trate del latido mas intenso que el de cualquier otro, lo sacó, lo extirpó de su hábitat en el momento que el bueno y sufrido de Iván se encaminaba a cerrar su obra maestra, pero alguien bajo la palanca, fue ese entrenador que aunque laborioso, fue terco y desconfiado, por no creer en el creer de su equipo y por no creer que creer era posible, no es más que un partido de fútbol, pero hay una razón que emerge entre otras, el de anoche ahogó el sueño de un barrio y gran parte de una ciudad. A Fuentes solo le queda saber que esto es así, que habrá revancha y quizás relegando porfías, caprichos y mediante el arrío de alguna bandera pueda creer en el creer de su gente y entonces si…la próxima vez será.

El partido.

Atletico lo ganaba por gol de Visconti en una bolea notable a centro de Juarez en una jugada de otro Atletico que no se cual es, aunque estoy seguro que al modelo 2009 no corresponde, poco menos que 15 minutos antes del cierre el entrenador quita al mejor de la noche, Juarez y tambien a RIbolzi, se replega y Belgrano lo gana en dos ataques y dos gritos de Berza y Vazques.
Se quedó sin nada, jugó el partido del año hasta la decisión mas errada del año y cerró el partido matando la gran ilusión del año. ¿Qué mas?, ¿verdad?.

Síntesis

Belgrano 2 - Atlético 1

Estadio: Gigante de Alberdi.
Arbitro: Jorge Baliño.

BELGRANO: Juan Carlos Olave; Gastón Turús, Marcelo Berza y Diego Novaretti; Martín Pautasso (74m Pablo Chavarría), Luciano Lollo (71m Mariano Aldecoa), Javier Lux (54m Franco Vázquez) y Guillermo Farré; César Mansanelli; Andrés Soriano y Héctor Cuevas. Suplentes: Jorge Di Giorgi, Juan Carlos Cárdenas, Adrián Maidana y Juan Pablo Zárate. DT: Omar Labruna.

ATLETICO: Darío Capogrosso; Diego Menghi, Oscar Carniello y Martín Zbrun; Iván Juárez (75m Fabricio Fontanini), Walter Serrano (60m Esteban García), Germán Cáceres y Fernando Cravero; Jorge Ribolzi (75m Esteban Gil); Jonathan López y Aldo Visconti. Suplentes: Gabriel Airaudo, Diego Fraire, Rodrigo Depetris y Santiago Malano. DT: Marcelo Fuentes.

Goles en el segundo tiempo: a los 19m Aldo Visconti (AR), a los 42m Marcelo Berza (B) y a los 46m Franco Vázquez (B).



0 comentarios: