3 may. 2009

Cuerpo sin alma.


...era un partido para jugarlo con el corazón caliente y no con tibieza y en puntas de pie, De La Fuente (foto) lo entendió así.

Soy de los que piensan que un equipo debe ser medido, analizado y criticado desde su perfomance exhibida en relación a lo estratégico o técnico siempre y cuando haya tenido la predisposición necesaria para disputar el encuentro, para llevar a cabo lo planeado, si ese equipo que debe ser analizado no se mostró todo lo versátil que debe ser a la hora de adaptarse al juego, no se comprometió con el mismo o no estuvo al nivel de las exigencias todo lo que podamos discutir en el terreno de lo estratégico se torna relativo, como ayer en la noche de Santa Fe, donde Atlético fue un equipo sin alma, sin espíritu de protagonista, sin el fuego que tenés que tener para pensar en alcanzar lo propuesto.

Cuando uno llegaba al estadio y veía el dolor que emana de los rostros de los hinchas del Tate por le momento que atraviesa el equipo y la institución de la avenida no podía pensar en otra cosa que no sea el negocio que podría llegar a hacer Atlético si capitalizaba esto en su favor, por que afuera se analiza todo y hasta se entiende todo, pero dentro de la cancha no se debe tener piedad del rival aunque esté en la mala, aunque no concentre o no cobre desde enero, pero al final el equipo que está al día en los sueldos y que se muestra ordenado institucionalmente y tiene sueños de ascenso fue el que pidió clemencia ante los sufridos muchachos de Catinot.

Los Tatengues plantaron la bandera de la vergüenza deportiva y en derredor de ella entregaron su sangre, su sudor y sus lágrimas, jugaron al ritmo de los canticos de sus hinchas contra la comisión y a favor de su corazón rojiblanco, a ese ritmo disputaron cada balón, se tiraron de cabeza mientras que por el lado de los rafaelinos solo entendieron que se debía jugar así Menghi, Carniello (uno de los mejores del terreno) y Zbrun, el resto miró, solo miró.

De la Fuente pareció jugar el partido con otra pelota, al menos pareció que tenía una solo para él, por que siempre la tenía él, Martín Zapata y Weinner al ingresar hicieron de su tarea un dolor insoportable para Atletico y Pereyra una pesadilla de la que la defensa del equipo de Fuentes no se despertó hasta el pitazo final. Algún centro perdido de Cravero y la lucha intrascendente de Visconti vienen después de una nota de no más de sies de promedio de los integrantes del fondo cremoso.

El entrenador albiceleste como lo dijo alguna vez bien podía repetir que solo faltó el gol para ganarlo, por que el resultado marca eso, aunque en realidad la penosa presentación de Atletico no entregó llegadas a los arcos, el pibe Ojeda no se despeinó y el fondo del Tate cuyos centrales eran de menor estatura que Visconti ganaron siempre.

Los hinchas de Unión dicen "…los jugadores deben oír… por esos colores tienen que morir…" y sus jugadores respondieron con una entrega conmovedora, los jugadores de Atlético podrán decir que no les salió una de todas las pensadas, pero también deberán hablar de su falta de predisposición para encarar un juego con otros ribetes, distinto, donde se debe jugar con el corazón caliente y no con tibieza y en puntas de pie.


Sintesis:

Estadio: 15 de Abril.
Arbitro: Mauro Giannini.

UNION: Luis Ojeda; Alejandro Pérez, Pedro Suárez, Fernando Fontana y Walter Yacob; Martín Zapata, Fernando De La Fuente, Nicolás Diez (83m Raúl Gorostegui) y Jorge Torres (73m matías Arrúa); Claudio Guerra (44m Germán Weinner) y César Pereyra. Suplentes: Carlos Kletnicki, Claus Gold Betig, Alexis Fernández y Fernando Taborda. DT: Ariel Catinot.

ATLETICO: Darío Capogrosso; Diego Menghi, Oscar Carniello y Martín Zbrun; Esteban Gil (56m Agustín González Tapia), Walter Serrano, Germán Cáceres y Fernando Cravero; Jorge Ribolzi (56m Iván Juárez); Aldo Visconti y Diego Fraire (85m Fabricio Fontanini). Suplentes: Gabriel Airaudo, Esteban García, Rodrigo Depetris y Santiago Malano. DT: Marcelo Fuentes.



0 comentarios: