25 may. 2009

"Fiesta a Orillas del Salado."


La calurosa noche de Santa Fe le sube el telón a Colón y Racing, luego no se sacarían diferencias

Tempranito en la tarde salimos para Santa Fe, había una buena promesa de fútbol en cancha de Colón, ya en la cancha y luego de que Clivati encontrase la cabina (cabina??) que Colón le cedió a Radio Continental y luego de cruzar los primeros conceptos con el “maestro de Rio IV”, Don Osvaldo Webhe, es hora de dar una vuelta por zona mixta para saber de las confirmaciones o no tanto de un equipo y otro.


El ultra mega mediático de Lombardi , otros lo llaman Caruzo, y otros no lo llaman ya que va solo, aparece atrayendo como por el efecto de un imán a todos los micrófonos del sector, son esos micrófonos que portan aquellos cronistas que dejan ver la mutación de sus rostros al enfrentarlo, es el anhelo de cada uno de ellos el que este personaje devenido en DT entregue alguna de sus pintorescas frases para poder saborear aunque mas no sea alguna migaja de toda esa fama que ostenta el ahora entrenador académico.



Es la espera por el partido y la gran mayoría de los futbolista de Avellaneda ingresan de manera ágil pero no menos cordial y respetuosa, salvo, salvo Migliore que portando un novedoso artefacto que entre otras cosas reproduce música, el arquero – barra brava (¿o barra – arquero?) irrumpe escuchando algun grupo de moda a un volumen impropio de un profesional y en un marco en el que no hay lugar para semejante desubicación , pero a el nada le importa, solo necesita demostrar que es capaz de llamar la atención y le importa absolutamente nada que club está representando, hasta los propios hinchas de Racing se avergonzaron impidiendo que no sea el único decepcionado en el lugar.

La fiesta a Orillas del Salado (copyright Osvaldo Webhe – AM 590 Radio Continental) marca la continuidad de la “Bichi Manía”, es hora de que un grupo de pibes diseminados por el verde césped formen luego con particular disposición una figura (100 Bichi) y agasajen de esta forma al tipo mas querido en el “Cementerio de los elefantes”, son los primeros 100 goles del bichi... traigan vino por que motivos sobran.

Luego un partido, Lunati dio el ok y todo arrancó, con un Colón mas activo mas metido, el pibe debutante de San Jose de la esquina, Bertoglio, le armó un tiro libre bárbaro al Bichi a infracción de Sosa, Fuertes no logra abrir el partido como tampoco podrá Guerrero tiempo después a centro de “Pirulo”.

Poco de Racing, menos que lo que propone Colón que dicho sea de paso es escaso. Algo, tan solo algo mas del sabalero como para empujar a Racing a generar una mano que Lunati vio pero no considero penal, quedó tiempo para alguna mala intervención del silbado Migliore y un sin fin de imprecisiones de un lado y otro, es hora del pitazo del entre tiempo con Colón de pie y su gente gritando por un gol que estaba al caer pero que no llegó, Racing dejó poca mas que alguna pose televisiva de Lombardi y una enorme deuda pendiente para con su gente que acompaño y copó la cabecera del “Fonavi” en el único cementerio donde no se llora, Se alienta (frase que aparece en la entrada al estadio para aquellos que no lo conocen)

El complemento fue ciertamente raro, Colón tuvo la pelota, “La acade´” generó poco y nada pero fueron las mejores, hasta hubo un remate de Zuculini de treinta metros que dio en el poste zurdo de Pozo, de hombre de la era del Diego a hombre de la era del Diego, algo de Tito Ramirez, un cruce entre el Bichi y Migliore, una expulsión en Racing y algunos cambios que no cambiaron nada en Colón.


Aquella fiesta a Orillas del Salado de la que hablaba “el turco” en el arranque de la tarde no mostró mas que reverencias para con el máximo idolo de todos los tiempos del pueblo sabalero, ese Dios pagano del pueblo “sangre y luto”, y no mucho mas, quizas suficiente para el hincha aunque esperaba que el equipo sume de a tres, no pudo ser, por limitaciones propias y por que ese personaje poco descifrable que dirige a la academia “no come vidrios”, y cuando vio que no lo ganaba no lo quiso perder.

A Colón se le fue la punta del campeonato, Lanús , Velez y el bueno de Huracán están en otra, la campaña es buena y el sueño no se termina, como tampoco se termina la pasión por Colón, una pasión que estando allí, en el “brigadier”, se siente, se respira, se vive y se disfruta como una hecho tan único como irracional.



0 comentarios: