11 mar. 2009

AD10S Román...


Román se bajó de un barco al que quizás nunca se subió, nunca se sintió parte de este proceso, y el grupo también lo sintió así
El grupo lo rechazaba, ya no lo querían, y en el entorno de Diego se temía por que los habituales caprichos de Riquelme perjudiquen un grupo que se dice está unido, que entendió el mensaje y que feliz por haberse liberado de los arcaicos y obsoletos métodos del técnico anterior esperaban ansiosos por esta segunda etapa de este proceso de “depuración”, se fue Riquelme, el de mas talento junto a Verón en el fútbol doméstico, aunque el menos sacrificado de nuestro medio como lo manifiestan hasta sus propios compañeros,

Se alzan algunas voces diciendo que optó por la mas decorosas de las salidas ya que ponerse a disposición de un entrenador que le iba a pedir que cambie algunas cuestiones de su juego era equivalente a acceder de manera pronta al banco de suplentes y quizas esto lo dejaría fuera de el inminente mundial.

Otros hablan de que fue una víctima del vestuario y de un grupo que se lo devoró ,en aquel vestuario dicen nació esto, luego de ganarle 1-0 a Escocia. "Hay que alentar, hay que alentar... Estamos todos, no llamen más", gritaban los jugadores. En ese partido faltaban Messi y Riquelme, así que la lectura era más difusa. Ya no en el micro en Marsella, donde se le ganó 2-0 a Francia. "Hay que alentar, hay que alentar. Ya vino Messi, no llamen más".

En el entorno del entrenador se hablaba de la preocupación de Diego por la posibilidad de que el ritmo cada vez mas cansino de Riquelme afecte el vértigo de Messi-Agüero-Tevez. , A esto debemos sumarle que Maradona lo llamó y Riquelme no lo atendió. Entonces dijo lo que dijo y Román se enojó. El otro capítulo se dio el lunes, cuando se juntó con su cuerpo técnico para armar la lista de citados para las Eliminatorias. Diego lo hizo llamar cinco veces sin ninguna respuesta. Le dejó mensajes. "Debe tener muchas cosas que hacer... Yo llamo a Demichelis a Alemania y en cinco minutos me contesta” , el romance se quebró.

Román se bajó de un barco al que quizás nunca se subió, nunca se sintió parte de este proceso, y el grupo también lo sintió así, Diego casi no dialogaba con el, esto no debiera sorprender, cierto es que la selección avanza y sin pausas continúa atravesando esa etapa de formación en la que no hay boletos para todos, como es el caso de Riquelme, de todas formas no quiero dejar de hacer esta lectura paralela, ¿no es demasiado lujo dejarlo a Riquelme en casa cuando la selección solo se afianzó en parte con un juego puesto a prueba en amistosos?, ¿el presente y el pasado cercano del equipo nacional tiene tanto de sobra como para dejar que se vaya un “distinto” sin levantar un dedo para impedir que esto ocurra?.

Demasiado poco transparente para emitir un veredicto sobre el tema, pero hay algo que está claro, en este nuevo proceso encontramos cosas nuevas, y de las otras, las que se repiten sistemáticamente, en la selección los nombres propios con sus correspondientes diferencias siguen estando por encima de la “celeste y blanca” y eso no es un dato que incluya buenos augurios



0 comentarios: