15 mar. 2009

Al mal tiempo buena cara.


Honda, víctima de la crisis económica mundial, se recicló en Brawn GP y ya aparece como una de las grandes favoritas para la primera carrera. ¿Los pilotos? Rubens Barrichello y Jenson Button

Por estas horas el mundo de la Fórmula Uno no sale de su asombro y hasta se resigna: según lo visto en las primeras pruebas oficiales, al equipo Brawn GP no hay con qué darle. De cara al debut de la temporada 2009, en Australia, el 29 de marzo.

A Rubens Barrichello y Jenson Button, los agraciados pilotos de estas sorprendentes máquinas, jamás se los vio tan entusiasmados. El brasileño, en realidad, puede recordar viejos tiempos como segundo piloto de Ferrari.

Ayer fue el más rápido en las pruebas de Jerez, seguido de Fernando Alonso. La semana pasada se había destacado su compañero, Button. El resto de los pilotos lo dice sin vueltas: "Son los favoritos para Melbourne".

"Todavía somos muy competitivos, pero estamos detrás de Brawn", admitió sin tapujos Felipe Massa. Su compatriota Barruchello está feliz: "Ver un coche tan competitivo de nuevo me tiene muy emocionado".

Button calmó la euforia al indicar que las verdaderas pruebas se verán en Albert Park dentro de dos semanas: "Esto es divertido, pero todavía nos queda mucho por recorrer y aún no sabemos en qué posición estamos".

El caso es que ya se le empezó a buscar la explicación a semejante fenómeno. Se habla de que, en estos entrenamientos, los coches del Brawn GP circulan con menos lastre y con un nivel de combustible diferente.

El jefe de Renault, Flavio Briatore, cuestionó el diseño del difusor de los coches. Los difusores traseros de tres equipos "no se ajustan a la regulación", fue la sospecha del directivo, en declaraciones que reproduce Thef1.com.

"La FIA tiene que disipar cualquier duda: esperamos que lo hagan rápido y de forma clara", sentenció. Las cartas comienzan a darse. Que los poderosos no sean favoritos genera, como mínimo, una risueña sensación de incomodidad.



0 comentarios: