14 mar. 2009

Una auténtica humillación.


Los rafaelinos no reaccionaron nunca y es por eso que en el complemento, el Verde lo pasó por arriba a fuerza de toques, lujos y sobre todo goles
Da gusto ver una exhibición de fútbol como la que brindó ayer Ferro. El conjunto local aplastó y humilló futbolísticamente a un Atlético Rafaela sin vida, que terminó perdiendo nada más y nada menos que 5 a 0.

Después del tanto de Vicente Monje, figura estelar del juego junto a Marcelo Mosset, el choque se abrió y de ahí en más hubo un solo equipo en la cancha. La gente lo disfrutó a lo loco y gozó con el clásico “ole”. Además, cantaron “Vamos a volver”, ya que después de semejante partidazo, la ilusión de pelear por la Promoción de arriba está latente. El objetivo era mantenerse, pero los 14 puntos de los últimos 18 que consiguió el plantel, entusiasman a todos.

El partido comenzó sin ritmo y se jugaba sin arcos, ya que los dos se llegaban hasta tres cuartos de cancha. Todo era muy parejo y los que tenían que crear no aparecían. En ese lapso del encuentro, todo era muy ordinario y discreto, hasta que a los 23’ llegó un tiro libre de Diego Tonetto, que encontró la cabeza de Monje, para abrir la cuenta. La ventaja era realmente injusta, ya que nadie había hecho demasiado. Sin embargo la efectividad era la diferencia, y tras otra pelota parada, Mosset desvió un envío de Lucas Nanía y puso el segundo tanto de la tarde.

Los rafaelinos no reaccionaron nunca y es por eso que en el complemento, el Verde lo pasó por arriba a fuerza de toques, lujos y sobre todo goles. El mediocampo del verde jugaba realmente bien, dominando la pelota con pases cortos y precisos y los dos de arriba estaban enchufados. Justamente se juntaron ellos dos y tras una pared, Maxi Castano le cedió el tercero a Monje.

A esta altura la gente deliraba y cargaba a sus rivales al grito del “ole” constante. Hay que remarcar que los pases de los de Caballito no eran para mofarse de sus rivales, ya que eran toques para intentar avanzar. Y ante la pasividad de los jugadores de La Crema, lo consiguieron. Así llegó el grito de Mauro Algecira, quien terminó definiendo una jugada colectiva exquisita, después de que la toquen casi todos. A esta altura, el encuentro ya estaba más que liquidado y sólo faltaba ver cuántos goles más podían hacer los de Carlos Trullet.

Todo lo que hizo ese equipo en el segundo tiempo fue brillante. La eficacia y las ganas de Monje, la velocidad y el buen panorama de Castano, la línea defensiva que siempre estuvo segura y el medio que manejaba la pelota a voluntad, era demasiado para los de Marcelo Fuentes, que eran espectadores de lujo del “jogo bonito” de su oponente.

Además, todavía quedaba una perlita, ya que Mosset volvió a marcar, esta vez de penal, luego de que Darío Capogrosso lo bajara a Castano. Lo malo para la visita era que todavía quedaban 19’ de juego, pero el local sacó el pie del acelerador y se conformó con esta gran ventaja. Sí, el Verde jugó su mejor partido en la temporada y sueña con disputar la Promo de arriba. Después de lo de ayer, ¿quién le puede quitar esa ilusión?
fuente: Diario Popular



0 comentarios: